New Order – Music Complete

Martes, 27 de Octubre de 2015 | 11:07 am | No hay comentarios
New Order – Music Complete

Artista:

New Order

Álbum:

Music Complete

Año:

2015

Sello:

Mute

En la actualidad, la crítica hacia las bandas catalogadas como “viejas glorias” se hace notar constantemente. Los argumentos son varios, desde la calidad de sus composiciones, hasta los continuos cambios de alineación. Si bien, New Order supo mantenerse alejado de esos estigmas, tarde o temprano serían mirados con la misma lupa, algo que le sucedió con “Lost Sirens” (2013), compilatorio hecho a partir de los descartes de “Waiting For The Sirens’ Call” (2005), su último real trabajo discográfico. Ya sin el bajista Peter Hook, miembro fundador tanto de New Order como Joy Division, todas las miradas estaban puestas en Bernard Sumner y compañía, ya que muchos querían saber cómo sonaría la banda sin las características líneas de bajo ejecutadas por “Hooky”. Fue así como los oriundos de Manchester incorporaron en el estudio a Tom Chapman, encargado del bajo en vivo en los últimos años, además del regreso de Gillian Gilbert en teclados, quien, a pesar de estar girando con la agrupación, no grababa desde “Get Ready” (2001). Bajo este contexto, el vocalista Bernard Sumner y el baterista Stephen Morris, principales artífices de la banda, refrescaron su sonido para entregar “Music Complete”, un disco actualizado, moderno y, a la vez, clásico, manteniendo el sello sonoro que el conjunto cultivó en los años 80.

NEW ORDER 01El teclado y los sintetizadores manifiestan su predominancia desde el principio con “Restless”, canción donde Sumner canta de manera muy calmada y dedicada, marcando un tibio inicio, donde la guitarra lleva la canción sigilosamente. Rescatando un sonido claramente renovado por la banda, el bajo de Chapman marca el comienzo de “Singularity”, canción llena de teclados y efectos sintetizados que la transforman en un hit instantáneo, tal como la tripleta que la sucede, apoyada por Elly Jackson, integrante de La Roux. “Plastic” se impone con un prolongado ritmo de baile, con los coros de Jackson complementándose con la voz de Sumner, otorgando de muy buena manera esos pasajes instrumentales que la banda acostumbra a integrar en sus canciones.

La fiesta llega con “Tutti Frutti”, cuyo ritmo ochentero la convierte en un verdadero hit; muy bailable y con un pegajoso coro cantado a dueto por Jackson y Sumner. Phil Cunningham, quien apoya a Bernard como guitarrista, ejecuta ritmos funk en “People On The High Line”, con Morris marcando de una manera impecable el ritmo de la canción, dominado en gran parte por el hi-hat que se complementa con el teclado de Gilbert, haciendo de esta una de las mejores interpretaciones del matrimonio, quienes se entienden casi con un lenguaje propio dentro de la banda.

El único punto oscuro dentro de todo el color encontrado en el álbum, es la canción “Stray Dog”, que cuenta con la colaboración de Iggy Pop, quien recita tétricamente sobre la base instrumental de este interludio, evidenciando un cambio desde este espacio en adelante en el disco. Lo anterior se refleja en “Academic”, track que profesa un sonido como New Order en sus mejores tiempos, con una melancólica interpretación, haciendo de esta una canción hermosamente estructurada, y seguida por “Nothing But A Fool”, amparada en la misma línea sonora, con la guitarra siendo más participe, entregando un coro más pop-rock, y una interpretación sólida y llena de matices. Luego de aquellos momentos, la fiesta debe continuar, y eso la banda lo deja claro con la notable “Unlearn This Hatred”, donde se entrega una concisa mezcla entre lo antiguo y lo moderno, apoyada con el teclado, hilo conductor de la canción que se luce con una base rítmica hecha para la pista de baile. “The Game” NEW ORDER 02desarrolla un sonido más indie, dando protagonismo a las guitarras con solo incluido, y una esencia más dura que el resto de los tracks. Ya llegado el final, “Superheated” es la composición más moderna de todo el álbum, con una estructura que se camufla acorde a la época. Su coro le da la atmósfera precisa de cierre, casi como una despedida, con una pequeña colaboración de Brandon Flowers, vocalista de The Killers, quien canta la parte final de la canción y nos deja claro que todo ha terminado.

En tiempos donde la mayoría de las bandas veteranas no hace más que lanzar autoplagio, o una versión “modificada” de lo mismo, New Order se luce entregando un álbum sin limitaciones, donde se nota que la agrupación quiso manifestar su energía compositiva, y que no necesitan recurrir a los descartes para lanzar un nuevo disco. La salida de Hook fue una prueba para el quinteto, quienes no escatimaron en recursos sonoros para refrescar su característico sonido y entregar uno de los mejores trabajos de su discografía; un disco plagado de hits que quedarán marcados como imprescindibles en el catálogo de la banda.

Por Manuel Cabrales

Enlace corto:

Comentar

Responder