My Bloody Valentine – m b v

Martes, 5 de Febrero de 2013 | 11:41 am | Comentarios (3)
My Bloody Valentine – m b v

Artista:

My Bloody Valentine

Álbum:

m b v

Año:

2013

Sello:

Independiente

22 años es toda una vida. Hace 22 años, Nirvana estaba con “Nevermind”. Hace 22 años Michael Jackson estaba en el apogeo de su carrera. Hace 22 años muchos ni existían y, en ese 1991, salía la última novedad de My Bloody Valentine, el inolvidable “Loveless”.

Mucho se ha escrito, planteado y elucubrado acerca de esta, la piedra angular del shoegaze, y mucho más sobre el destino incierto que siempre tuvo MBV con una separación nunca oficializada y un regreso hace algunos años que parecía ser más un llamado a la nostalgia que otra cosa. Nadie se esperanzaba, pero Kevin Shields iluminó el camino con cándidos dichos de que habría nuevo álbum. Meses después, esto se concretó. “m b v” (en minúsculas deliberadamente) se lanzó de improviso, y la sorpresa se empapó de ansiedad con el colapso de la web de MBV. Así, la mayoría se lanzó ávida de ese sonido tan propio de una banda a estas alturas legendaria.

MY BLOODY VALENTINE 01Lo más destacable de “m b v” es que pareciera estar dividido en tercios. El primero de ellos mucho más acorde al sonido lleno de capas que se podría esperar del sucesor de “Loveless”, con poco riesgo pero mucha identidad propia. El segundo tercio es el más experimental, con sonidos limpios, órganos y pocas percusiones, o con una vibra un poco más pop. Mientras, la tercera parte de “m b v” es la más brutal y desconcertante, pero también la que denota que la actitud del cuarteto, lejos de apagarse, está muy viva.

“she found now” es una oda a “Loveless”, en la que sus aparentemente relajantes y oníricas voces no dejan de hacer que se sienta esa incomodidad de lo desconocido, inexplicable o sobrecogedor que resulta el aura de las guitarras que suenan como sólo MBV lo puede hacer. Es que este disco logra tener composiciones aún más complejas que “Loveless”, sin perder de vista la necesidad de que las canciones y sus melodías deben ser memorables, más allá de que el estilo y el “ruido” logren dominar la escena muchas veces.

Por eso no es extraña la presencia de “new you”, una canción que suena nueva, limpia, con la voz de Bilinda Butcher como ente claro y dominante, y no una capa más en el entramado inescrutable de MBV. “is this and yes” tiene sólo órganos que suenan, empujando a los oyentes a descubrir los detalles, esas capas que se esconden pero que están ahí, casi como un desafío de Shields a la gente. “in another way” con su frenesí recuerda a los parajes más desquiciantes de “Soon”, con unas armonías muy bien llevadas, mientras que el dúo de “nothing is” y “wonder 2” traen la locura con ritmos más al límite y con un final lleno de drum ‘n bass, mezclado con rock de una forma que nadie había logrado con tal nivel de armonía.

MY BLOODY VALENTINE 02De todas formas, cabe destacar que hemos escuchado este disco en mp3, lo que, a la luz de la calidad de sonido, debe ser un sacrilegio. El álbum debe ser una tromba en CD o en vinilo. Porque “m b v” es más que una continuación de “Loveless”. Es una declaración de principios, una declaración que indica el compromiso por la propia obra y el respeto a la propia creación. En vez de hacer un pastiche de sí mismos, que habría redituado mucho y con pocos riesgos, con su tercer disco lograron llevar sus ideas varios pasos más allá, haciendo propios sonidos ajenos como el DNB o el pop sin perder el halo de misterio o inexplicabilidad de su obra.

Sí, pasaron 22 años, o un poco menos que eso, y es toda una vida, pero un regreso de esta forma mereció la espera. Pese a la teleserie en la que se convirtió todo el anuncio y a la furia que a muchos les produjo que el tiempo corriera sin nada a cambio, “m b v” es mejor de lo que se podría haber esperado. No es “Loveless”, es algo más, y ya por eso hay que celebrar. La calidad de este disco es un regalo extra, y merece la atención que le quitamos a MBV por más de dos décadas.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:
(3)
  1. Javier Carrizo says:

    disco del año

  2. Claudio says:

    Como seguidor de la banda (eso no me da autoridad, ni nada), no puedo estar más de acuerdo con la revisión del disco. Buena.

  3. Javier Æøå says:

    22 es años es toda una vida. Yo tengo 21. Y valió la pena esperar :3 Por muy románticamente posero que pueda llegar a sonar. Bloody se volvió a coronar como una de las bandas más trascendentales del shoegaze.

Comentar

Responder