Muse – The 2nd Law

Martes, 2 de Octubre de 2012 | 12:24 pm | Comentarios (5)
Muse – The 2nd Law

Artista:

Muse

Álbum:

The 2nd Law

Año:

2012

Sello:

Warner

“Todos los procesos naturales y tecnológicos proceden de tal forma que la energía restante disminuye. En todos los intercambios de energía, si es que nada entra o sale de un sistema aislado, la entropía de ese sistema se incrementa. La energía continuamente fluye de estar concentrada hacia estar dispersa, esparcida, gastada e inútil. Nueva energía no puede ser creada y energía de alto nivel está siendo destruida. Una economía basada en crecimiento ilimitado es insostenible”.

Esta es una interpretación de la Segunda Ley de la Termodinámica, pero también es la letra de “The 2nd Law: Unsustainable”, primer bocado que llegó del sexto álbum del trío británico Muse. Y aunque todos se preocuparon de la evidente presencia de sonidos dubstep al más puro estilo Skrillex, en realidad lo que presentaron fue otro concepto grandilocuente, a la altura de la sinfonía “Exogenesis” de “The Resistance” (2009) o “Knights Of Cydonia” del exitoso “Black Holes And Revelations” de 2006.

El concepto, eso sí, ahora tiene más de realidad que de ficción, por muy de película sci-fi que suene. La preservación del planeta, centrándose en que, tal como indica la segunda ley de la termodinámica, el crecimiento ilimitado es insostenible dadas las propiedades de los recursos naturales y la energía.

Quizás por eso en lo musical Muse haya frenado sus ansias de crecer de forma épica en los hechos. Sí, el concepto es gigante, pero en lo musical debe ser el álbum más compacto de los británicos. Además, es el disco donde más se notan las influencias, más allá de la propia inventiva que habían pulido bien dentro del rock de estadios. “The 2nd Law” es un álbum irresoluto en la práctica por las constantes experimentaciones a lo largo de este, con una tendencia a mezclar sonidos más pesados con un pop mucho más exquisito en lo melódico. El problema, como se puede adivinar, es que estos mundos colapsan en vez de complementarse.

“Survival” apareció después de “Unsustainable” y demostró que el rock sinfónico y el concepto de ópera-rock no estaban muy lejos, aunque el aire R&B no abandonaba del todo la estratósfera cuando Muse mostró lo que realmente sería el primer single, la subvalorada “Madness”, que sí logra la mezcla de buena forma, sin esforzar demasiado la épica de Muse, sino que generando una buena canción de pop con un solo de guitarra de Matt Bellamy digno de Guitar Hero.

Pero con el disco en mano vemos que las referencias externas sobreabundan. En el inicio de la rockera “Supremacy” se mezcla “Horsepower” de Justice con “Kashmir” de Led Zeppelin. En el epic disco de “Panic Station” el bajo no puede dejar de recordar el “We Care A Lot” de Faith No More, mientras que el ritmo suena a “Another One Bites The Dust” de Queen. En “Explorers” se instala una mirada a sí mismos con estrofas similares en estructura a “Undisclosed Desires” y un coro tan solemne como “Invincible”. El tema con tantas referencias, es cuánto pertenece a la canción nueva y cuánto a la referencia. A veces saca de la lectura de la interpretación dado lo evidente del “homenaje” que se realice. Esto no quita que sean buenas canciones, pero su desarrollo saca de eje en una mala manera.

Quizás donde mejor suene el temido dubstep es en “Follow Me”, donde Muse se deja producir por Nero, conocido grupo que domina el estilo y eso se nota, porque junto con “Madness” y “Save Me” (escrita y cantada por Chris Wolstenholme) debe ser de lo más genuino del disco.

Pese a este evidente problema de rumbo en la identidad que deja desorientado a ratos, “The 2nd Law” vuelve a la dinámica de un disco entretenido, lleno de variaciones y con emociones para todos los gustos, y aunque la segunda ley de la termodinámica diga que la energía no se crea, sino que baja su nivel dando paso al desorden de la entropía, por lo menos en este registro se ve algo con claridad, que no es más que un trío de músicos de Devon que quieren entretenerse tocando sus canciones. Al menos algo que sea sustentable.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:
(5)
  1. Javier Æøå says:

    Como te comentaba en Facebook, mientras oía el disco, escuché Led Zeppelin, Savage Garden, Skrillex, Queen (mucho queen hahaha) y My Bloody Valentine; pero de una manera que no sonaba ni a plagio ni a tributo, sino que sólo se “percibe” la influencia.
    Pero ojo que el resultado de este disco no es meter a todos los artistas que mencioné antes, darle el “toque característico de Matt”, meterlo a la juguera, echarle dos cucharadas de azúcar y tenemos 2nd Law. El trabajo está mucho mejor logrado que eso. Quizá por eso a varios en la primera oída destacamos a lo más dos temas, y repudiamos otros tres. Porque es un disco sólido y “bien batido”, pero para los nostálgicos de la era Absolution-Origin Of Symmetry hay poco Muse al cual aferrarse y muchas “otras cositas” que oír acá. Y vamos! Siendo honestos, este no ha sido un disco TAN extraño que produjo Muse. Los que han oído los B-Sides, saben que hay cosas bien raras que podrían perfectamente tener espacio aquí, como Forced In o el Remix de Knights Of Cydonia.

    Personalmente, me gustaría que Muse volviera a los gritos locos de Micro Cuts o las guitarras agresivas de Stockholm Syndrome o Assassin, …pero este disco DEFINITIVAMENTE me gustó más que The Resistance, y agradezco eso.

    (gracias por la mención en Twitter <3 xD)

    • Paola says:

      no puedo estas más de acuerdo.

      • Matías says:

        Este comentario es super acertivo, para mi ha sido genial conocerlos desde el 2002 y ver como han crecido. de las buenas bandas hoy en día… y como dato extra, esta gira trae los mejores setlist de su carrera

  2. jano says:

    Este es el disco del año. Corta.

Comentar

Responder