Mumford & Sons – Babel

Viernes, 28 de Septiembre de 2012 | 12:32 pm | No hay comentarios
Mumford & Sons – Babel

Artista:

Mumford & Sons

Álbum:

Babel

Año:

2012

Sello:

Island Records

Cuando se ha tenido un debut tan exitoso como “Sigh No More” (2009), resulta inevitable no generarse grandes expectativas respecto a si Mumford & Sons será capaz de superar todo lo bueno que logró en su presentación. Es quizás debido a esta presión que el cuarteto, oriundo de Londres, decidió tomarse un tiempo prudente antes de lanzar su segundo álbum de estudio, cuyas letras se comenzaron a escribir durante la gira del grupo por Norteamérica en 2011 y que tienen como resultado las doce canciones que componen “Babel”. Para este trabajo también existirá una edición de lujo que contendrá 3 tracks adicionales: “For Those Below”, “The Boxer” y “Where Are You Now”.

Las sesiones de grabación de la placa fueron realizas en varias ciudades, tales como Londres, Devon, Somerset y Northhamtomshire, y contaron con la producción de Marcus Dravs, quien ya se hizo cargo del primer trabajo de los ingleses, y que también ha colaborado con artistas de la talla de Arcade Fire y Coldplay, además del apoyo del ingeniero Robin Baynton.

El disco comienza con “Babel”, canción que da nombre a la placa y que de inmediato ofrece el característico sello de los ingleses, con ese particular tinte folk de la voz de Marcus, acompañada a la perfección por la instrumentación que lidera el exquisito sonido del banjo. “Whispers In The Dark” baja las revoluciones en base a la delicada melodía que marca la guitarra acústica, pero que crece en intensidad a medida que es ejecutada. Llega toda la energía y dinamismo de “I Will Wait”, el primer corte que se desprende del álbum y cuyo video muestra imágenes de la presentación de la banda en el anfiteatro Red Rocks de Colorado. Una pista que es fiel exponente de toda la potencia que es capaz de transmitir Mumford & Sons. Los sonidos suaves retornan con “Holland Road”, donde el pulso del bombo marca la estructura musical y las cuerdas adornan la exquisita melodía. “Ghosts That We Knew” es la canción más extensa del disco, y también una de las más hermosas y sensibles, donde el riff es apenas perceptible, asumiendo la voz el total protagonismo de la pieza. El cierre de la primera mitad del disco corre por cuenta de “Lover Of The Light”, que sube la apuesta en la intensidad mediante una mayor presencia del teclado, la batería y la mandolina.

La segunda parte del álbum parte con toda la sensibilidad de “Lovers’ Eyes”, otra demostración de que no es necesario incorporar tantos elementos para construir una hermosa canción, bastando sólo con la potencia de un banjo bien ejecutado. “Reminder” se mantiene en la línea de los sonidos delicados, con un tema breve y preciso, un diálogo íntimo entre la voz y la guitarra acústica, proyectando más sentimiento que todos los instrumentos juntos. “Hopeless Wanderer” tiene un comienzo un tanto dubitativo, el cual de inmediato se aclara con un frenético rasgueo de las cuerdas del siempre efectivo banjo, acompañado en perfecta sincronía por la mandolina. Los suaves acordes de “Broken Crown” evocan una época medieval, y de a poco se hace presente toda la energía y potencia del folk rock, que llega en ráfagas de velocidad fundamentadas en una atractiva melodía. “Below My Feet” llena la atmósfera de tintes melancólicos, sonido tan propio del estilo de los ingleses, matizado con algunas esporádicas apariciones de secuencias repletas de fuerza e intensidad. El final del recorrido lo marca “Not With Haste”, canción que cierra el círculo con una melodía fiel al estilo de la banda, que se mueve naturalmente entre pasajes sensibles y la energía que proporcionan los instrumentos de cuerda.

Mumford & Sons es en la actualidad, sin lugar a dudas, el mayor exponente del folk rock a nivel mundial, con un estilo que no tiene punto de comparación y que explota al máximo la energía e intensidad de su género. En “Babel” nos volvemos a encontrar con ese característico sonido que sólo Marcus Mumford y compañía saben transmitir, con canciones que lejos de aburrir dejan siempre con gusto a poco. Una exquisita fusión de melodías, lentas y aceleradas, que fluyen con total naturalidad y en donde cada acorde contiene un pedazo del alma del cuarteto, estructurando lo que a la larga se convertirá en uno de los discos imprescindibles de este 2012. Degustar “Babel” es un lujo más que una obligación, ya que pocas veces tenemos la posibilidad de estar en presencia de un álbum carente de puntos débiles y donde ninguna pista está demás.

Después de haber escuchado el nuevo material de los ingleses y ser testigo de toda la potencia que conllevan sus presentaciones en vivo, sólo queda esperar que dentro de poco se den una vuelta por Sudamérica para que nos deleiten con su singular genialidad.

Por Gustavo Inzunza

Enlace corto:

Comentar

Responder