Mr. Big – “Defying Gravity”

Martes, 1 de Agosto de 2017 | 12:33 am | No hay comentarios
Mr. Big – “Defying Gravity”

Artista:

Mr. Big

Álbum:

Defying Gravity

Año:

2017

Sello:

Frontiers Music SRL

Es conocido por cualquier fan de Mr. Big que la banda es mucho más que sus baladas de superventas, como “To Be With You” o “Just Take My Heart”. Es una aplanadora de hard rock clásico, con toques bluseros y abundante virtuosismo, que ha tenido la capacidad de reinventarse de manera sobresaliente a través del tiempo, todavía sonando fresca. A tres años de su última producción de estudio, Eric Martin, Billy Sheehan, Paul Gilbert y Pat Torpey vuelven a juntar fuerzas con el productor Kevin Elson, responsable de la mezcla de su material más clásico. En un período de seis días grabaron “Defying Gravity” junto al apoyo de Matt Starr en la batería, quien ocupa ese rol durante las presentaciones en vivo de la banda desde 2014, debido al mal de Parkinson que afecta a Torpey.

Arranca “Open Your Eyes” con un riff directo, muy vieja escuela, y con un coro ganchero que se cataloga como uno de los puntos altos de este trabajo. Caso similar ocurre con “Defying Gravity” y “Everybody Needs A Little Trouble”, donde se escucha a una banda sonando de forma natural, como en su época más clásica. Lo que más llama la atención de este nuevo trabajo es que no sigue la línea de un sonido más moderno, como fue el caso de “What If…” (2010) y “…The Stories We Could Tell” (2014). Acá la mezcla es más cruda, muy al estilo del rock setentero, lo que permite escuchar de manera muy clara cada instrumento. Otro cambio que se nota de manera inmediata es la batería. Matt Starr le da un estilo más duro a los parches, que quizás descoloque a algunos fans acostumbrados más al groove que transmitía Pat Torpey. Sin embargo, este cambio le da un nuevo aire a la banda, con bases que recuerdan un poco a Led Zeppelin.

“Damn I’m In Love Again” y “Mean To Me” le colocan paños fríos a esta producción; la primera –con un estilo cercano al country– carece de inspiración y finalmente pasa casi desapercibida, mientras que la segunda resalta el virtuosismo por parte de Billy Sheehan y Paul Gilbert, pero no termina de convencer del todo. La diversidad de estilos que presenta Mr Big en su repertorio es algo que le sigue sentando muy bien. Además del hard rock más blusero, es posible encontrar canciones cercanas a lo que hacía Van Halen en su época, o ir más allá con estilos como el country y las baladas. Todavía se siente la energía al combinar todos estos elementos en un solo trabajo.

Sigue la semiacústica “Nothing Bad (Bout Feeling Good)”, la cual es más compleja, pero muy lograda, con unos potentes coros en segundo plano que logran envolver de manera magistral, catalogándola como el punto más alto del disco. Continúan “Forever And Back” y “She’s All Coming Back To Me Now”, la primera la gran balada de este álbum, que ya fue estrenada como adelanto y que, con una delicada lírica de Eric Martin, aspira a convertirse en un nuevo clásico de la banda. La segunda es un registro más orientado al pop, algo que le acomoda bastante bien a la banda. Entrando a la recta final del disco, “1992” destaca por su sonido al estilo Van Halen, que le da bastante fuerza, junto con el trabajo de ese monstruo de las seis cuerdas llamado Paul Gilbert y el demoledor bajo de Billy Sheehan. Por último, “Nothing At All” y “Be Kind” presentan esa vibra muy bluesera, cerrando con un pequeño pero desenfrenado jam entre Gilbert, Sheehan y Starr.

En términos generales, el regreso discográfico de Mr. Big cumple a cabalidad, con un sonido más crudo al que nos tienen acostumbrado, pero que seguramente dejará satisfecha a su fanaticada. A pesar de las adversidades que han tenido que enfrentar en el último tiempo, se percibe que la banda aún tiene mucho por entregar y que la inclusión de Matt Starr ha sido un acierto.

Por Matías Alarcón

Enlace corto:

Comentar

Responder