Mother Falcon – You Knew

Sábado, 18 de Mayo de 2013 | 11:00 am | No hay comentarios
Mother Falcon – You Knew

Artista:

Mother Falcon

Álbum:

You Knew

Año:

2013

Sello:

Creme Fraiche

¿Qué pasa cuando juntas a varios músicos prolijos y comienzan a tocar baroque pop? Lo que muchos van a decir es “obtienes a Arcade Fire”. Y sí, esa es una respuesta correcta. Una banda que con instrumentos electrónicos, cuerdas análogas, acordeón y mucha elegancia, componen su música en ese estilo. Como su nombre bien puede sugerir (pop barroco), es un estilo lleno de matices, instrumentos sonando al fondo, de cosas que cuesta percibir hasta una tercera o cuarta oída. Pero no todo es Arcade Fire. Este 2013, aparece un nuevo disco proveniente de Austin, Texas: “You Knew” de la banda Mother Falcon. Más de veinte personas están involucradas en esta agrupación. Violín, cello, saxofón, guitarra, trompeta y más, crean un tracklist de once canciones y poco más de cuarenta minutos, en que los cambios de ritmo y vaivén de emociones son la tónica. Y como resultado, “You Knew”, un disco que suena fresco, divertido y, por supuesto, barroco. Si Vivaldi estuviera vivo, le encantaría este trabajo.

MOTHER FALCON 01El primer encuentro es una tímida guitarra acompañada de violín y voz, que de a poco nos van elevando. Al primer coro, otros sonidos llegan y parece que todo reventará. Falsa alarma. Un giro en el compás, un pequeño puente con clarinete y la segunda estrofa comienza. El cerebro no tiene mucho tiempo para reaccionar cuando la canción da otro vuelco, y ya estamos metidos en el enérgico tema que se reinventa a sí mismo durante toda su ejecución. A veces parece que estamos en una Venecia del Siglo XVIII, con música de cámara sonando con elegancia y dulces voces femeninas abrazadas en instrumentos de viento. Los dedos que tocan los instrumentos a duras penas acarician las cuerdas. Entonces, los cariños se hacen golpes y todo se convierte en energía; las percusiones y bronces hacen sinergia y el ambiente es un solo sonido que suena superlativo. Si se es de esas personas que gusta percibir cada instrumento que está sonando, tendrá serias dificultades acá. Ningún sonido es protagónico, todos se suben al carril del otro, se empujan, bailan juntos y luego cambian de pareja.

Los músicos de Mother Falcon probarán que no sólo la energía y la alegría son lo suyo. “Sleep”, en sus cálidos y siempre variantes sonidos, es una linda balada pop. “I don’t know what I could do” susurra al oído en un instante de silencio, y el piano abre la parte instrumental donde luego violín y batería entran en comunión. Cuando la percusión aparece de sorpresa hacia el final de la canción, ya estamos bailando. Algunos pensarán en Arcade Fire y Broken Social Scene con “Sleep”, y la comparación es muy acertada. Las tres bandas crean sus ambientes en capas de varios instrumentos, tanto electrónicos como análogos, y parece que nadie lleva la batuta, es la canción la que los controla a todos. Alguien toma un minuto para respirar y otro instrumento aparece creando una atmósfera nueva. ¿Monotonía? Es el mejor antónimo de “You Knew”.

MOTHER FALCON 02La melancolía es otro elemento con el que juegan. Los mismos instrumentos que nos abrigan el alma en varios pasajes del disco, nos provocan un viaje introspectivo poco después. “My Majesty” y “Blue And Gold” suenan muy distinto al resto de los temas, pero no se escuchan fuera de lugar. Las voces que alegraban e invitaban a bailar, ahora están tristes, lacónicas y más distantes. Interesante resulta que la existencia de estos temas (y el lugar dentro del disco que ocupan) tengan una función oculta: permiten al cerebro descansar. Tanta energía barroca puede agotar si ya han pasado dieciocho minutos de Mother Falcon. Allí aparecen temas tranquilos, lentos y en los que no hay sorpresivos cambios de ritmo, todo para hacer de la experiencia lo más grata posible.

Ya avanzado el disco, parece que han mostrado todos los trucos y sonidos que son capaces de crear. Y ahí estarán ellos para decir lo contrario. “When It Was Good” inicia con nada menos que guitarra eléctrica, batería y bajo. Ímpetu que no tiene nada que envidiarle a los rockeros, Mother Falcon ataca con todo. Si existe y se puede tocar, entonces se puede usar en el álbum.

Mother Falcon está formado por más de veinte músicos y eso ya da una idea de la cantidad de cosas que pueden pasar en sus canciones. Pero son simpáticos. No cansan, no marean ni dan ganas de bajar el volumen. Invitan a una experiencia memorable en cuarenta y cuatro minutos. Invitación que nos envían golpeándose la cara en el video de su primer single.

Por Javier Godoy

Enlace corto:

Comentar

Responder