Mogwai – Raves Tapes

Martes, 4 de Marzo de 2014 | 1:16 pm | No hay comentarios
Mogwai – Raves Tapes

Artista:

Mogwai

Álbum:

Raves Tapes

Año:

2014

Sello:

Rock Action Records / Sub Pop

Hablar de los escoses de Mogwai es algo difícil, siempre lo fue. El encasillarlos en un estilo es y siempre será complicado. Se han desarrollado con una fórmula que parece simple de aplicar, manteniéndola por casi dos décadas de forma efectiva; algo realmente plausible. En la actualidad se percibe que la incorporación de sintetizadores a sus piezas han sumado a la ya conocida composición –que los llevó a ser una de las bandas mas innovadoras y trascendentales en los noventas-, un esbozo de una nueva receta que quizás los lleve al próximo nivel. En comparación con su placa anterior, “Hardcore Will Never Die, But You Will” (2011), disco de alto calibre, que dejó la vara muy alta, llegamos a un punto por el cual pasan todas las bandas, con o sin perjuicio: la reinvención; el traspasar límites sin traicionar las propias raíces.

En este nuevo disco, Mogwai nos encamina a punta de sus clásicas cascadas de guitarras. “Heard About You Last Night”, tema de apertura, es una mezcla entrañable y melancólica tal como Mogwai lo sabe hacer, y que delinea de manera perfecta lo que se vendrá mas allá de las nubes invernales escocesas que se aproximan. “Simon Ferocious” es una creación ajena a lo que ya se conoce de estos europeos. Nos traslada a un mundo paralelo y de ensoñación que, al escucharlo, provoca esa sensación de estar en un mundo que simplemente no existe. Le sigue “Remurdered”,  la propuesta de lo que el post-rock en esta época representa: sonidos clásicos y modernos, cargados de arreglos electrónicos que armonizan y conspiran a la perfección en un solo universo.

Continuamos con “Hexon Bogon”, tema que podría perfectamente ser parte de cualquiera de los trabajos anteriores de esta banda. Sólo basta escuchar dos riffs para darse cuenta de que continúan estrujando sus viejas glorias y que, de algún modo u otro, cumplen con su objetivo. “Repelish”, track que incorpora voces en estilo Spoken Word, habla sobre “Stairway To Heaven” de Led Zeppelin, en cómo se convirtió en la canción más popular de la historia del rock, y que luego nos relata sobre los supuestos mensajes satánicos y subliminales que algunos álbumes suelen tener escondidos entre líneas. Un tema delirante y con una exquisita atmósfera. Ya pasando la mitad del disco, nos encontramos con “Master Card”, un tema que nos recuerda un poco a “Shellac” en un par de riffs, sólo que, como ha sido la tónica en esta nueva creación, contiene el agregado de los sintetizadores.

El viaje continúa y se vislumbra el final. Acá las revoluciones no paran. “Deesh” es un tema tenso, donde la batería se torna protagonista y suena como si se tratase de una marcha militar. Este ambiente rígido se ve interrumpido con la siguiente composición. “Blues Hour” es un tema cantado sin vocoder y que impone el lado inteligente del disco. Un tema que por sí solo se destaca entre el resto, MOGWAI 02ya que es el único que cuenta con canto y letras. Algo triste y melancólico, una fórmula emocional que siempre le ha dado buenos resultados a Mogwai. “No Medicine For Regret” es una composición más que destacable, trasladando a un lugar distinto, casi mágico. La música traspasa sentimientos y no se necesitan líricas para influir explícitamente en ello. El disco cierra con “The Lord Is Out Of Control”, tema escogido como single, y el cual nos deja con esa sensación tétrica y de incertidumbre.

“Rave Tapes” puede jactarse perfectamente de ser el nuevo punta de flecha de un sonido que no sabemos dónde va a terminar, pero que sí nos pone en conocimiento que estos escoceses están en constante exploración. Una fórmula quizás agotada, pero que se renueva cada vez y nos deja siempre con ese miedo sobre el qué vendrá en el horizonte. Deja gusto a poco, pero la vara a superar estaba alta, ya que su trabajo anterior fue potente. Se compensa de sobremanera al entregar un abanico de temas distintos y cautivadores; reinventarse o morir en el intento es algo que se percibe a gritos en el disco y lo han logrado. Mogwai puede seguir tranquilamente haciendo lo que siempre supo hacer, infinitos crescendos con arreglos de guitarras que nos llevan a lugares distintos e impensados cada vez. Por ahora permaneceremos seguros en este lugar esperando con ansias la siguiente parada de este largo viaje. Se han ganado el sitial de ser la banda ícono y más trascendente del post-rock, trono que no está asegurado, y que por lo mismo debe ser defendido cueste lo que cueste.

Por Daniel Guajardo

Enlace corto:

Comentar

Responder