Mikal Cronin – MCIII

Martes, 4 de Agosto de 2015 | 1:52 am | No hay comentarios
Mikal Cronin – MCIII

Artista:

Mikal Cronin

Álbum:

MCIII

Año:

2015

Sello:

Merge Records

Después de un breve período de 2 años de silencio, Mikal Cronin vuelve a irrumpir en la sólida escena del indie norteamericano para buscar su merecida consolidación. Acompañado de su inseparable distorsión descuidada en la guitarra y sumando ingredientes de un pop vintage que lo caracterizan como un potencial integrante de The Beatles que se equivocó unas cuantas décadas en aparecer, ahora, tras dos álbumes solistas en el cuerpo y un sin fin de colaboraciones con otros artistas, las expectativas son altas. ¿“MCIII” estará a la altura de la discografía del artista?

MIKAL CRONIN 01La primera canción de un disco es siempre de vital importancia, cumpliendo el rol de tarjeta de presentación en donde se debe captar la atención del receptor para generar un enganche a través de la experiencia del disco, y “Turn Around” comienza con firmeza, marcando de manera indudable el carácter positivo de la actual propuesta del álbum, afirmándose en progresiones de notas que tienden frecuentemente a los tonos cálidos. Luego sorprende la propuesta del tema “Made My Mind Up”, ya que es primera vez que el artista incursiona con una guitarra principal que dirige la melodía de la canción, guardando mucha influencia del rock alternativo de los 90. Los matices rítmicos de “Say” inician una canción que no llega a los oídos, sino que directamente al cerebro a través de un track irrefrenable que no suelta al oyente hasta los últimos segundos, culminando con un excitante clímax de instrumentación, y convirtiéndose en uno de los temas más vertiginosos. En cada larga duración de Cronin existen canciones que nos conectan con la melancolía y sentimentalismo, como lo denota “Feel Like” y “I’ve Been Loved”, siendo el primero un grito áspero de desahogo, y el segundo más bien un lamento taciturno.

Desde el track seis en adelante es donde se presenta una propuesta distinta, siendo canciones con una continuidad temática y con mucho apoyo orquestal, destacando la mayor complejidad en la composición del álbum, logrando demostrar una madurez evidente y que definitivamente se agradece. Este experimento dentro del disco despega con el susurro inicial de “i) Alone”, que finaliza con una movida atmósfera instrumental, acompañada de la infaltable guitarra fuzz del artista. “ii) Gold” nos vuelve a poner los pies en el suelo demostrando que el noise sigue siendo parte de la propuesta del solista norteamericano. Sorprende en este track la utilización de un interludio interesante, utilizando cigar box guitars, al puro estilo de Alain Johannes.

“iii) Control” nos devuelve ese feel de folk  playero que se hace tangible en muchas de las composiciones de Cronin y su grupo. Nada nos ha preparado para este salto radical llamado “iv) Ready”, el cual pareciera ser un tema extraído directamente del primero disco de Mikal, teniendo una atmósfera minimalista y en donde la guitarra eléctrica se apodera de manera absoluta del control. Todo esto hasta que aparece el freno de mano a través de “v) Different”, en donde explora la música orquestal acompañada de una lírica confesional, que ayuda a conocer en concreto el proceso personal creativo detrás de los temas del larga duración. “vi) Circle” conserva el feel general de “MCIII”, teniendo una clarísima influencia de la música popular británica de los 60. Cabe destacar que es una MIKAL CRONIN 02manera modesta de finalizar el disco, ya que se ve opacado por las canciones que dieron término a sus dos primeros trabajos de estudio, siendo “The Way Things Go” y “Piano Mantra” verdaderas obras de cierre que otorgaban la sensación de epílogo.

“MCIII” resalta la gran virtud de Mikal Cronin, que es la de ser un artista indie altamente versátil, quien, pese a sus aguzadas guitarras con distorsión, es capaz de cautivar a todo tipo de público, y no debiese dejar a nadie indiferente. La gran variable presente en este disco es la gama de colores que se obtienen en las progresiones musicales con la presencia marcada de bronces y cuerdas orquestales, otorgando mayor dramatismo en la transmisión del mensaje. Respecto a la producción, a diferencia de la anterior placa, “MCIII” destaca por el regreso a un sonido sucio, que de manera intencionada nos recuerda el disco debut del artista, a diferencia del segundo álbum en donde se optó por una ecualización limpia y más ajustado al indie pop.

En resumidas cuentas, “MCIII” es un disco sólido, que no se arriesga a grandes cambios, pero tampoco permanece inamovible. Si bien Mikal Cronin aún debe recorrer y explorar más su capacidad de composición para lograr consolidarse del todo, es innegable que la convicción del artista se refleja en la comodidad de buscar un sonido familiar y que logra transmitir el trabajo puesto en cada uno de los tracks, dejando la interrogante respecto a qué es lo que se puede esperar en el siguiente trabajo del californiano.

Por Andrés Pino

Enlace corto:

Comentar

Responder