METZ – II

Martes, 1 de Septiembre de 2015 | 2:12 am | No hay comentarios
METZ – II

Artista:

METZ

Álbum:

II

Año:

2015

Sello:

Sub Pop

El segundo álbum siempre marca un precedente para la historia de una banda, ya que es aquí donde pueden reafirmar su sonido, o bien encaminarse hacia nuevos estilos. Esto último, claramente no es lo que le sucedió a METZ con la publicación de su segundo LP, “II”, que sucede al homónimo “METZ” (2012), donde los canadienses apelaron a un manifiesto de etiqueta notoriamente post-punk, el cual dejó a la crítica y a los fans expectantes por un nuevo trabajo. Siguiendo esta premisa, el nuevo álbum del trío entrega una sucesión de canciones con un sonido controlado por la distorsión, muy en la línea de aquel “ruido orquestado” que hizo populares a muchas bandas en la década de los 90.

METZ 01El bajo de Chris Slorach da un comienzo lleno de potencia en “Acetate”, canción que abre el álbum con una tónica bastante post-punk y unos acordes en plan noise que son una verdadera patada sonora en el cráneo. Alex Edkins, encargado de la guitarra y voz del conjunto, pone sobre la mesa de inmediato la influencia vocal de Joe Strummer y John Lydon, elemento que ya había estado presente en el anterior álbum de los oriundos de Toronto. Sin pausa alguna, la distorsión de la guitarra sirve como puente para “The Swimmer”, donde la batería se encarga de marcar el ritmo durante su breve duración. Por un momento pareciera sonar como una canción de los Sex Pistols en pleno siglo XXI, puesto que la potencia sonora y actitud punk de Edkins se entremezcla perfectamente con los agresivos redobles de Hayden Menzies, encargado de las baquetas. Es él precisamente el que no da tregua para iniciar “Spit You Out”, más pausada que las anteriores, pero igual de potente que el resto del álbum. La cuota de desesperación agregada por Edkins en este track deja entrever muchas de las influencias de la banda; está más que claro que, bajo el alero de Sub Pop Records, se han mantenido en un sonido que recoge elementos de las más famosas bandas que han pasado por el sello.

“Zzyzx” no es más que un interludio de ruido que sirve como antesala a “I.O.U.”, otra descarga de agresividad y ruido. Apelando a la objetividad, se hace un poco cansino el ritmo del álbum en esta canción: pareciera ser casi idéntica a las anteriores, aunque si puede defenderse en algo, es en el bestial ritmo de la batería, con un Menzies mostrándose notablemente más acelerado que en otros tracks. Tal como toda la obra, “Landfill” llega sin previo aviso, con 2:42 minutos  de pura actitud punk, al igual que “Nervous System”, con liricas llenas de odio y con una instrumentalización en el plan desesperado del grunge. La batería nuevamente destaca, con una pequeña sección casi al final de la canción.

METZ 02Edkins y su guitarra dan comienzo a “Wait In Line”, para ir adentrándose en la parte conclusiva del álbum, con esas reminiscencias del “ruido orquestado” con que alguna vez Sonic Youth introdujo la distorsión en la escena independiente. Otra descarga de furia se presenta en “Eyes Peeled”, track con guitarras saturadas y la desgarradora entonación vocal de Edkins, con el combo final, “Kicking A Can Of Worms”, que entrega el cierre en este viaje sonoro de ruido, desesperación, furia y distorsión.

Está claro que METZ no descubrió la pólvora con el sonido de este álbum, ni mucho menos le dio un giro a lo que hicieron en su primer larga duración. Lo logrado en este disco es la demostración del revival que está teniendo el noise y el post-punk últimamente, ejemplos de bandas como Savages o Viet Cong pueden dar muestra de ello y METZ logra, en cierta forma, ratificarlo. Aunque se van un poco más por la vereda del grunge, los canadienses supieron tomar las influencias de Nirvana, Dinosaur Jr. o Melvins, y transformarlas en un estilo adaptado a los nuevos tiempos, donde pareciera que el sonido de los 90 vuelve a tomar protagonismo.

Por Manuel Cabrales

Enlace corto:

Comentar

Responder