Melvins – Hold It In

Martes, 25 de Noviembre de 2014 | 10:36 am | Comentarios (1)
Melvins – Hold It In

Artista:

Melvins

Álbum:

Hold It In

Año:

2014

Sello:

Ipecac

Cuando se habla de Melvins, hay que unificarlos en un grupo selecto que incluye, por ejemplo, los por ahora difuntos Sonic Youth o Mudhoney; esto es, bandas que han cimentado el camino para centenares de agrupaciones alrededor del mundo y que han sabido navegar, tranquilamente y sin aspavientos, los avatares que han implicado los estilos que, durante estos últimos treinta años, han gobernado las listas del mainstream, porque de una forma u otra, ellos son quienes los han cimentado e influenciado. El nutrido catálogo de los nativos de Washington ha servido para que bandas como Nirvana hayan podido asentar su sonido y del que “Bleach” (1989) es ejemplo fidedigno. 27 años han pasado desde la publicación de su primer trabajo, “Gluey Porch Treatments” (1987), y este año regresan campantes y ruidosos con “Hold It In”.

MELVINS 01Si el sludge metal pudiera tener una definición en una canción hoy en día, esa sería “Bride Of Crankenstein”, el riff oscuro y viscoso que da inicio al álbum, que poco tiene que ver con “You Can Make Me Wait”, track que le prosigue. En realidad no tiene mucho que ver con la mayoría de su catálogo, pero surge precisamente para darle un punto de inflexión, guitarras luminosas y letras de amores no correspondidos envasadas en vocoder. El rumbo vuelve a retomarse en “Brass Cupcake”, porque si bien conserva el tiempo de la que le precede, modifica la densidad de los ataques de guitarra. “Barcelonian Horseshoe Pit” es una ensalada de ruido y efectos que no tiene en ningún momento un fin claro, aunque igualmente es un nuevo quiebre en el disco.

Una de las características a resaltar en “Hold It In” es la cantidad de ritmos e intenciones que conviven en un solo álbum. Por ejemplo: “Onions Make The Milk Taste Bad” junto con “Sesame Street Meat” y “Piss Pistophersson”, son sin duda las canciones más allegadas al sonido clásico de Melvins; sludge no tan metálico, amenazante y sincopado, y por momentos muy ralentizado. Y en el otro lado, el característico tono de voz de Paul Leary en “Eyes On You” y “I Get Along (Hollow Moon)”, forman una dupleta vivaz y rockandrollera casi al ritmo del boogie.

MELVINS 02Si es que a mitad del año existía alguna suspicacia respecto al destino musical de Melvins, dado el lanzamiento del disco solista de su líder Buzz Osborne, “This Machine Kills Artists”, más acústico y reposado, “Nine Yards” destruye las sospechas con un batatazo que combina punk hecho y derecho con hard rock. El álbum baja la cortina con “House Of Gasoline”, un ladrillo por ratos intragable de casi trece minutos, en que su bajista JD Pinkus vomita fracciones de bajo y Dale Crover, su baterista, golpea los cueros con vehemencia. Cabe destacar que Pinkus y Leary fueron en algún momento miembros de Butthole Surfers, quienes junto con Melvins fueron punta de lanza del movimiento alternativo de fines de los ochenta, al que curiosamente nunca pertenecieron de facto.

“Hold It In” ciertamente no es la opera magna de Melvins; está por debajo, en términos de originalidad y propuesta, de trabajos como “Ozma” (1989) o “Houdini” (1993), sin embargo, gana mucho a la hora de unificar por primera vez, de forma íntegra, guitarras que juegan sin prejuicios con ganchos poperos junto al clásico sonido sludge, hermano del doom metal, opresivo y lento. Es agradable ver cómo treinta años de carrera no han hecho mella en la capacidad creativa de Osborne y compañía.

Por Danny Arce

Enlace corto:
(1)
  1. crudocrust says:

    Discaso, se espera el dia de su presentacion en rockout. cambio y fuera!

Comentar

Responder