Manic Street Preachers – Rewind The Film

Sábado, 28 de Septiembre de 2013 | 11:00 am | No hay comentarios
Manic Street Preachers – Rewind The Film

Artista:

Manic Street Preachers

Álbum:

Rewind The Film

Año:

2013

Sello:

Columbia

Desde su debut a principios de los noventa, Manic Street Preachers desarrolló un sincero repertorio inspirado en la clase trabajadora británica, influenciado en el punk y el metal de la época. La autenticidad de esta tendencia confrontacional fue cuestionada por la prensa, pero de inmediato reprochada por el presuntamente fallecido letrista Richey James Edwards (1995), con el mítico manuscrito con navaja que hizo en su brazo en medio de una entrevista: “4 Real”. En las siguientes décadas fueron matizando hacia el rock alternativo y el pop, y aunque algunos motivos compositivos se enmarcaron en la desaparición de Edwards o pasajes biográficos de artistas y literatos que admiraban, la voluntad lírica inspirada en los conflictos sociales permaneció.

En “Rewind The Film” parecen haber compuesto desde el desenlace de esta larguísima disputa músico-política. El disco es triste y cautivante. Reposados en el folk, el aire de las trompetas y las cuerdas análogas, los galeses depositan sus últimas consignas en el amor, el origen y la trascendencia. “This Sullen Welsh Heart” es el prólogo, un exordio comienzo en arpegio que, con la colaboración de Lucy Rose, dramatiza entre la rendición y la esperanza: “ya no puedo luchar en esta guerra (…) puedes seguir luchando, cuando estás solo”, similar argumento del single “Show Me The Wonder”, que pide una última persuasión tras la pérdida de credibilidad en el entorno. De clásica estructura, jubilosos vientos la moldan de manera radiante y animosa.

MANIC STREET PREACHERS 01“Rewind The Film”, en el podio del larga duración, alude al deseo del pasado y la resignación del futuro. Graves y melosas, las estrofas son entonadas por el ex Pulp, Richard Hawley, para luego ascender con un espléndido punteo acústico mecido con violines y el ingreso del frontman, James Dean Bradfield, para clamar y defender la opción de abandonar una contienda, de esconderse en la vejez tras un vivir corajudo. “Builder Of Routines” retorna al folk para confirmar el postulado (“cansado de ser real”) y sugerir que integrarse al sistema es una solución para sentirse seguro, siempre cuando se esté dispuesto a ser crucificado y no sangrar, una rutina eterna y doliente. En la voz de Cate Le Bon, la serena “4 Lonely Roads” invita a mantener la cabeza en alto y unirse con dignidad y confianza en medio del “infierno más oscuro”, mientras que la poco ambiciosa “(I Miss The) Tokyo Skyline” es lo más alejado del patrón sonoro de la placa, junto con la instrumental y sugestiva “Manorbier”.

Otra merecedora de ser coronada es la balada “Anthem For A Lost Cause”, grabada para conseguir lágrimas con una interpretación en vivo. Perpetuando acústicos y trompetas, relata la potestad de las composiciones musicales para sacudir corazones y mentes, transformándose a sí misma como un tema inmortal: “toma, es tuyo, un himno para una causa perdida”. De acordes redundantes, “As Holy As The Soil (That Buries Your Skin)” anhela de vuelta el amor de pareja que comparte paradigmas de vida, tal como el que Lennon y Ono exteriorizaron en favor de reformas sociales.  Curiosamente, el George Harrison de “Isn’t It A Pity” parece sonar a continuación en “3 Ways To See Despair”, con punteos armónicos y melodías en ascenso, mientras Bradfield exhala “estoy tan agotado como John Lennon cantó, transmitiendo cansancio como nadie más puede hacerlo”.

MANIC STREET PREACHERS 02“Running Out Of Fantasy” es voz, guitarra y piano, mutando de dulce a amargo en sincronía con el texto: “soy viejo (…) me estoy quedando sin imaginación (…) no sé si reír o llorar”. Recurriendo a los ornamentos digitales y con enérgica revelación, la concluyente “30-Year War” salvaguarda y describe con melancolía los sufridos años que inspiraron la música del grupo, disparando contra bancos y medios de comunicación, y memorando la tragedia de Hillsborough (1989) en la que 96 personas fallecieron aplastadas durante un partido de fútbol entre Liverpool y Nottingham Forest, o la sangrienta Batalla de Orgreave (1986) provocada tras la orden que Margaret Thatcher dio a la policía de enfrentarse por la fuerza contra huelguistas mineros británicos.

“Rewind The Film” es una antología vivencial que espera empatía y respuesta. Debe ser concebida como el desenlace –no sabemos aún si es el fin- de más de dos décadas de cuanta impotencia y tortura anímica han contenido al convertir las parcialidades y los conflictos en un puñado de canciones. Hacerlo durante años, y además sufrir la desaparición de un integrante, es duro. En múltiples injusticias se ha adentrado la banda, y no esforzarse en corresponder la obra no merece ser una más. La vejez no puede terminar en solitario, más aún si se espera el fin desde la resignación. El álbum es vejez y una última conversación que espera ser concretada.

Por David Guzmán

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...