Manic Street Preachers – Futurology

Miércoles, 23 de Julio de 2014 | 11:39 am | No hay comentarios
Manic Street Preachers – Futurology

Artista:

Manic Street Preachers

Álbum:

Futurology

Año:

2014

Sello:

Columbia

Hablar de la actualidad musical de Manic Street Preachers, una banda que hace ya más de dos décadas experimentara su punto álgido de popularidad y creatividad, obliga a pensar en el leitmotiv de esas ganas por seguir vigentes y haciendo música hoy, en pleno 2014. Lo extraño en todo esto, no es precisamente que una representativa banda de la movida alternativa de la década de los noventa haga música en un ya avanzado siglo XXI, sino que más bien la interrogante apunta a si esencialmente esa acumulación de experiencia de bandas con notorios pergaminos en el mundo del rock, se traduce en un aporte para la renovación de una algo alicaída escena musical actual.El caso de “Futurology”, doceava placa de estudio de la banda, está muy lejos de representar un hacer por hacer, y si bien el MANIC STREET PREACHERS 01disco sigue el patrón sonoro que caracteriza a los Manic desde hace años, se adentra de manera bastante consistente en temáticas sociales actuales cuestionando fuertemente el futuro y devenir de la propia humanidad. De ahí el –irónico- título del trabajo.

Es “Futurology” un trabajo sugerente debido a la bien razonada arquitectura sonora que presenta, pese a que no es un trabajo en sí mismo original considerando la trayectoria musical de la banda. Pero por sobre todo, el valor del disco se encuentra en el fuerte mensaje de crítica política y cultural que porta. Lentamente, y de manera casi imperceptible, con “Futurology” la energía de la música rock, fuertemente inspirada por la crítica contracultural, vuelve a tejer su vínculo con la sociedad y los nefastos hechos de nuestro tiempo.  Es este un trabajo que nace de la mano de la reflexión como de la experiencia.

La placa abre con “Futurology”, una canción simple aunque adornada de sintetizadores, guitarras y un coro bien definido que conecta con “Walk Me To The Bridge”, un tema sutilmente autobiográfico que, con una batería profunda y pesada y unos efectos de sintetizadores bien marcados, a ratos da la sensación de concebir una balada de la movida glam ochentera. “Let’s Go To War”, es una aventura sonora que planta una guitarra y un bajo bien delineado, en medio de una satírica letra que nos recuerda que, en el mundo moderno, el tradicional mecanismo de solución frente a las discrepancias de diversa índole ha sido regularmente la guerra y la violencia desatada. “The Next Jet To Leave Moscow”, cuya letra recuerda el revuelo causado por la banda al tocar en Cuba, es una composición que resume el gusto de MSP por la utilización y mezcla de efectos de todo tipo. Su sello distintivo.

MANIC STREET PREACHERS 02Un rotundo quiebre sufre el disco al sonar “Europa Geht Durch Mich” (Europa pasó a través de mí), cuyos coros están a cargo de la actriz alemana Nina Hoss en medio de una melodía ecléctica y una cadencia irresistible. Una delicada “Divine Youth”, apología a esa edad inmaculada, cantada en compañía de la artista galesa Georgia Ruth, le pone paños fríos al disco con una canción que apuesta por una suave y pausada melodía. En “Sex, Power, Love And Money” la banda vuelve a encender sus guitarras para dar paso a la no menos animada introspección instrumental titulada “Dreaming A City (Hugheskova)”, que bien enlaza con una eléctrica “Black Square”. Por su parte, “Between The Clock And The Bed” y “The View From Stow Hill” son composiciones que apuestan por la experimentación y los efectos sonoros altamente encendidos. El disco cierra con “Mayakovsky”, una canción llena de distorsión y samples que terminan por dejar muy arriba en esta inesperada clausura y despedida.

Manic Street Preachers muestra con “Futurology” que la vigencia y vitalidad de una banda no es patrimonio exclusivo de los años de juventud. Tampoco este es el caso de un desesperado y nostálgico intento por revivir viejos momentos de gloria ya extintos con los años. Desde luego, este disco está lejos de ser uno de los tantos clímax musicales alcanzados por la banda a mediados de los noventa, sin embargo, es un trabajo que, producto de una identidad bien definida, proyecta energía, renovación  y audacia.

Por Javier Mardones

Enlace corto:

Comentar

Responder