Mac DeMarco – Salad Days

Viernes, 28 de Marzo de 2014 | 11:30 am | No hay comentarios
Mac DeMarco – Salad Days

Artista:

Mac DeMarco

Álbum:

Salad Days

Año:

2014

Sello:

Captured Tracks

Su reciente paso por Chile no nos dejó dudas de que Mac DeMarco atraviesa el mejor momento de su carrera. El jovencito de Montreal que nos sorprendió en 2012 con dos exitosos álbumes de estudio (“Rock And Roll Night Club” y “2”), no detuvo su máquina de irreverencias hasta dar forma a uno de los discos más esperados de este año, “Salad Days”, el que claramente ha sido pensado para satisfacer el oído insaciable de una creciente fanaticada que pedía a gritos una muestra más del talento que el músico ya había desplegado en sus trabajos anteriores. Es decir, DeMarco nos dio lo que queríamos escuchar, lo que si bien en algunos casos puede resultar arriesgado cuando se ha generado tanta expectativa, sí es eficaz y admisible cuando se quiere conservar el estado de efervescencia de un público que ya se ha rendido ante los pies del artista.

MAC DEMARCO 01Es por eso que, en este tercer trabajo, al canadiense le puede estar permitido no tomar demasiados riesgos, lo que queda en evidencia desde el comienzo con el tema que abre y da nombre a la nueva placa, el que nos remite de inmediato a la atmósfera característica de sus discos anteriores y a esa fórmula lo-fi que impecablemente ha sabido explotar. Los agudos riffs de guitarra continúan armoniosamente con “Blue Boy”, sin atreverse todavía a presentarnos nuevos atisbos de experimentación, sin embargo, con “Brother” nos invita a  un primer acercamiento al paisaje ensoñador evocado por la suave melodía que da vida a uno de los temas más exquisitos de su repertorio, sólo comparable a “Dreamin’” o “Boe Zaah”. Aun dándole un final desconcertante y, por tanto, prometedor, el tema parecer ser solamente un aperitivo de lo que DeMarco guarda celosamente para minutos más tarde, dejándonos en suspenso durante los próximos tres temas. “Let Her Go”, “Goodbye Weekend” y “Let My Baby Stay”, se enmarcan dentro de la faceta más melosa del artista, siendo, sobre todo este último tema, una muestra clara de que el talento no se agota ni en las propuestas más transparentes, como queda comprobado en el video grabado para la televisión portuguesa –por Hiro Murai- en donde se ve a un solitario DeMarco guitarreando en los lugares más insólitos de la ciudad de Guimarães.

Ya con la aparición del sonido estruendoso de los sintetizadores en el séptimo tema, descubrimos que se ha acabado la espera. “Pas­sing Out Pie­ces” deja atrás las armonías de carácter íntimo para dar paso a nuevos e invasivos matices que juegan y se retuercen con sonidos vetustos, para manifestar de golpe la conflictiva relación del músico con el éxito: “Seems that every time that I turn, I’m passing out MAC DEMARCO 02pieces of me”. Pero el arte nos ha brindado más de un ejemplo para demostrar lo bien que se llevan la fama y la decadencia, y es eso lo que probablemente más nos atrae de Mac DeMarco, en la medida en que lucha inútilmente por mantenerse al margen de lo célebre mediante la imagen de chiquillo rebelde y provocador, lo que claramente su público agradece, puesto que es justamente en ese espacio de obstinación en donde se produce su evolución musical.

Acabado el trance, volvemos a las melodías más romanticonas con “Treat Her Better”, una balada simple que, del mismo modo que las anteriores, nos remite a la ya clásica “Still Together” de su segundo disco. Pero una vez ambientados, “Chamber Of Reflection” nos devuelve a ese sonido alucinógeno, hipnótico y aletargado que nos transporta a lugares inhóspitos, a islas desiertas habitadas por espejismos. Con este noveno tema, el clímax del disco comienza a decaer paulatinamente hasta terminar con “Go Easy” y “Johnny’s Odyssey”, tracks que a través de un medio tempo consiguen dar un cierre redondo a este álbum que, a pesar de no ser lo suficientemente caprichoso, sí nos da luces de que Mac DeMarco está cocinando algo bueno y que su reciente trabajo puede configurarse como un puente para futuras experimentaciones que no pueden más que llevarlo a un progreso que, en su caso, parece inminente.

Por Francisca Torres

Enlace corto:

Comentar

Responder