Long Distance Calling – “Trips”

Martes, 7 de junio de 2016 | 11:25 am | No hay comentarios
Long Distance Calling – “Trips”

Artista:

Long Distance Calling

Álbum:

Trips

Año:

2016

Sello:

InsideOut Music

Existen artistas que sin tener el más mínimo talento llegan a ser excesivamente populares y hasta admirados, casos en los que naturalmente nos cuestionaremos las razones de su éxito. Pero es aún más impresionante cuando músicos verdaderamente hábiles pasan desapercibidos, incluso cuando ya tienen una extensa carrera a cuestas. Algo como esto último sucede con Long Distance Calling. Esta banda de post rock, oriunda de Münster, Alemania, ha cimentado una trayectoria donde el carácter instrumental ha sido su distintivo compositivo principal. No obstante lo anterior, en cada producción publicada se han permitido adicionar elementos que han contribuido a una evolución paulatina –casi natural– dentro de su estructura general.

LONG DISTANCE CALLING 01Una muestra de aquello se evidencia en “The Flood Inside” (2013), donde por primera vez se oficializó la inclusión permanente de un vocalista, encarnado en aquella ocasión por Martin Fischer (Pigeon Toe). A tres años desde el lanzamiento de aquel último álbum de estudio, nos encontramos con “Trips”. La primera particularidad de este trabajo radica en el cambio de vocalista, ya que Martin Fischer decidió dar un paso al costado y concentrarse en su vida personal, no sin antes, desde luego, colaborar en la grabación de teclados y efectos de sonido en esta producción. El noruego Petter Carlsen, quien anteriormente participó en la sesión de “The Flood Inside” aportando su voz en la canción “Welcome Change”, es ahora la voz oficial de la agrupación germana.

Una propuesta diferente es lo que encontramos en la pista inicial de este viaje. “Getaway” se presenta con una base retro pop, donde sintetizadores y distorsiones robóticas evocan articulaciones sonoras ochenteras, algo muy a lo Rocky Balboa. Hasta el momento, es lo más exótico que podremos encontrar entre sus obras. Y aunque lo regular es que la primera canción revele la fórmula de un disco, esta introducción está ni cerca de plasmar lo que sigue en esta lista de reproducción. “Reconnect” aparece con un ritmo de batería constante y sonidos más cercanos al rock progresivo, los que se logran complementar satisfactoriamente con la cadenciosa voz de Carlsen. La voz de este último en “Rewind” se luce en todo su esplendor, en una power ballad donde un piano y sonidos de ambiente completan una atmósfera lúgubre y espiritual.

Potencia es lo que encontraremos en “Trauma”, una canción puramente instrumental, donde los intensos riffs que salen de las cuerdas de Florian Füntmann y David Jordan, configuran una pieza visceral que, en conjunto con el synth y el furioso bajo de Jan Hoffmann, constatan un sesgo industrial, algo muy semejante a lo que podemos encontrar en “Mein Teil”, de sus coterráneos Rammstein. A la mitad, los exquisitos acordes de Füntmann retoman el universo melancólico, algo característico de Long Distance Calling. Siguiendo con este mosaico de estilos que se ha ido exhibiendo en “Trips”, “Lines” toma su lugar y se instala a través de una pegadiza melodía, culminando en un vertiginoso coro tipo power metal, que da paso a “Presence”, un breve, cálido y sideral interludio.

LONG DISTANCE CALLING 02Con el pulso constante de las percusiones de Janosch Rathmer emerge “Momentum”, pieza que presenta, además de un dinámico juego de cuerdas, un magnífico solo de guitarra. “Plans” con una configuración semi-sinfónica antecede a “Flux”, la canción más larga de este registro, atributo que posibilita la diversidad dentro de este mismo track. De alguna forma aquí convergen todos los elementos que se exhibieron en cada pieza de “Trips”: la armonía del post rock instrumental, los arreglos retro pop, parte metal, parte blues, todo esto podemos encontrar en esta última canción, que concluye con un spoken word citando al escritor e historiador galáctico, Douglas Adams y su obra “Dirk Gently’s Holistic Detective Agency” (1987).

El nuevo enfoque creativo que la banda estampó en esta obra, ya sea producto de sugerencias de su nuevo sello discográfico o no, y considerando los casi diez años que esta agrupación lleva conservando su tan representativa esencia progresiva, ha marcado un hito compositivo, donde la estrategia comercial afortunadamente no logró opacar la excelencia de estos músicos. La sustitución vocal mencionada al principio quizá sea la que haga más ruido en este disco, más aún tratándose de un conjunto instrumental. Martin Fischer, de algún modo, se complementaba tan majestuosamente con el sombrío mundo sonoro de Long Distance Calling, que es inevitable imaginar cómo sería esta placa con su aporte vocal. Pero lo cierto es que la incorporación de la diáfana voz de Petter Carlsen, lejos de ser una apuesta arriesgada, era el ingrediente perfecto que Long Distance Calling necesitaba en esta nueva fase, donde la luz sobrepasó su tradicional y nostálgica firma característica.

Por Carolina Velásquez

Enlace corto: