Linkin Park – Living Things

Martes, 26 de Junio de 2012 | 2:17 pm | Comentarios (10)
Linkin Park – Living Things

Artista:

Linkin Park

Álbum:

Living Things

Año:

2012

Sello:

Warner

Los años de gloria del sub género musical conocido como nü-metal, han quedado en el pasado. Sus más grandes exponentes, tales como Limp Bizkit o Korn, han sobrevivido durante esta década a base de los éxitos que cosecharon a principio del milenio, o  aventurándose en experimentos musicales, cuyo éxito mediático ha sido bastante irregular. Sin embargo, Linkin Park, sigue ocupando las cabeceras de cartel de los festivales más prestigiosos del mundo, y a pesar de que ya no cuentan con la misma recepción de hace unos años, han sabido manejar su carrera de manera muy inteligente, ya sea interpretando el tema central del blockbuster de turno, o dando un vuelco a su sonido e imagen como grupo, marginándose del estigma de “banda adolescente símbolo de MTV”, para aspirar a palabras mayores. Pretensión, puede ser la palabra que mejor define al Linkin Park de esta época, tratando de demostrar que son más que un montón de riffs pesados, scratches sintetizados y letras emocionales con sabor teenager, que a fin de cuentas, son el principal atractivo de los californianos.

Hoy, Linkin Park busca seguir la senda que cosecharon con “A Thousand Suns” (2010), jugando a ser una especie de Pink Floyd del siglo XXI, a base de composiciones que buscan la creación de espacios y atmósferas, y la idea de un álbum como concepto, más que un conjunto de canciones. A su vez, las guitarras quedaban en un segundo plano, para dejar a los sintetizadores como instrumentos principales, mientras que la repetida –pero efectiva- fórmula de temas como “In The End” o “Crawling”, era remplazada por la pomposidad épica de tracks como “The Catalyst” o el pop de “Waiting For The End”, demostrando la necesidad de no encasillarse en un estilo en particular, pero también, dejando patente su desorientación en cuanto al camino que debían recorrer para llegar a su ambiciosa meta. “A Thousand Suns” significó el cambio de dirección oficial y contundente por parte de la banda, el cual provocó opiniones disímiles en su fanaticada, entre los que apoyaban este nuevo viaje, y los que decidían pasar de este “experimento”, añorando que en un próximo lanzamiento regresaran a sus raíces. “Living Things” llega para reavivar la disyuntiva, como una confirmación de que Linkin Park avanza hacia nuevo norte, o enfrenta su inevitable camino hacia el olvido. Depende, obviamente, del lugar desde donde se mire.

“Living Things” comienza con “Lost In The Echo”, donde los sintetizadores de Joe Hahn conforman el 90% de la canción, eso sumado a los fraseos de Mike Shinoda y los coros de Chester Bennington, terminan por condensar el sonido de la placa. Brad Delson (guitarra), Dave Farrell (bajo) y Rob Bourdon (batería), funcionan como mero acompañamiento para las saturadas capas de efectos, reemplazando incluso a la batería por bases sintetizadas, tal como ocurre en “In My Remains” y en “Burn It Down”, primer single del disco, muy en la onda de temas como “What I’ve Done”, esta vez dotando de mayor relevancia a la electrónica, consiguiendo un tema bastante pegajoso.

Una suerte de híbrido entre el Linkin Park de antaño y su encarnación actual, se da lugar en  “Lies Greed Misery”, donde potentes bajos acompañan el fraseo de Shinoda, para terminar con los desgarradores gritos de Chester. “I’ll Be Gone” vuelve a las reminiscencias de los primeros discos, en la línea de temas como “Somewhere I Belong” o “Numb”, y que seguramente estará presente en los próximos setlists de la banda.

La nueva faceta de los americanos se deja caer con “Castle Of Glass”, encontrando un balance en cuanto a la línea del disco, y dar forma a un tema que logra ser solvente por sí mismo. No ocurre lo mismo con “Victimized”, la canción más pesada del LP, cuya corta duración la transforma en un fragmento de la segunda parte de “Living Things”, segmento en donde se vuelve a caer en los vicios de “A Thousand Suns”.

“Roads Untraveled” y “Skin To Bone” son monótonas y repetitivas, sostenidas sobre una base electrónica, donde las voces del dueto de cantantes se limitan a rellenar con estrofas y coros majaderos con aires existencialistas, que en este tono, no logran cuajar. El letargo continúa con “Until It Breaks”, que contiene un par de matices, pero no es capaz de levantar el vuelo. “Tinfoil” es la introducción para “Powerless”, última canción de la placa, cerrando un disco que se desinfla a lo largo de la escucha.

Linkin Park parece tener las cosas claras en cuanto a sus ambiciones, no así en cómo lograrlas. “Living Things” suena a repetición, y no sólo en lo musical, sino que también en los defectos de su propuesta. Un quiero y no puedo, que hasta el momento no ha presentado problemas, ya que la fascinación de los músicos con su material es absoluta, y sigue entregando dividendos favorables. Quizás acertaron en el camino, y ahora están haciendo la música que siempre han querido hacer. Quizás somos nosotros los que no hemos sabido comprender su nueva faceta. Lo cierto es que la tenacidad y frescura que expelían sus primeros trabajos, que aunque adolescentes e impulsivos, siguen pesando mucho más que este intento de sofisticación y madurez.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:
(10)
  1. Pablo says:

    ufffffff mal!

  2. José says:

    Por mi parte lo encontre un gran disco, un renacimiento, una mezcla entre lo nuevo y lo viejo de Linkin Park como dijo Mike utilizaron todas las herramientas que han ido juntado en su carrera.

  3. Marco Moya says:

    No lo he escuchado aun, ni tengo ganas… sinceramente creo que deberian hasta cambiar de nombre, ya que ni reminiscencias de Linkin Park original quedan desde a thousand suns…. mal mal mal

  4. Alex says:

    En lo personal me atrevo a decir que me gusta más este material que el de ATS o MTM.
    Los anteriores eran un estilo lento, casi depresivo y aburrido, pero Living Things es más “dramático”, más dinámico, Ruidoso…
    No volverán a ser lo que eran antes, aceptemoslo, pero son de esas pocas bandas que no son repititivas como en su tiempo fueron Korn, Limp Bizkit, Deftones etc. que ya no logran componer nada decente.

    • R! says:

      Deftones no logra componer nada decente? Vaya a lavarse la boca mejor y escuche “Diamond Eyes” que no es 1 ni 2 ni 3.. 1000 veces mejor disco que éste.

    • Felipe says:

      Jajajajajaj Deftones nada decente? Viejo porfavor, dese el tiempo de escuchar su ultimo disco. Asuma que linkin park no es lo que era.

    • Mutan Rashen says:

      En serio? Es broma? DEFTONES logra hacer lo que ninguna otra banda puede hacer, que es sorprender y superar sus trabajos anteriores, hay una “madurez” en la composición, en las letras y en todo, Diamond Eyes y el homónimos son obras de arte.
      Cotonitos para ud. Alex.

      • Cristian says:

        compadre el Diamond eyes es un Pedazo de Disco… creo que el Koi no Yokan no lo supero.. Deftones esta en una liga aparte.. lo unico que hecho de menos son los temas antiguos que hacia coro Chi Cheng 🙁 , Vega parece ke tiene miedo de gritar en Engine n°9 o My oh Summer.

  5. PXN says:

    Ya lo escuche completo 10 veces y coincido que Me gusta este material más que los dos anteriores

    Lo mejor: Lost In The Echo representa el Linkin Park que se vendrá en los próximos años.
    Lo Peor:I´ll Be Gone, no se por qué me recuerda una canción de Britney Spears (la odio pero siempre esta en la radio)

  6. Pablo says:

    TIENE EL GUSTO EL EL POTO SEÑOR

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...