King Tuff – King Tuff

Viernes, 13 de Julio de 2012 | 2:05 pm | No hay comentarios
King Tuff – King Tuff

Artista:

King Tuff

Álbum:

King Tuff

Año:

2012

Sello:

Sub Pop

El segundo disco siempre se ha considerado como una de las etapas fundamentales en la trayectoria de cualquier banda o artista. Es en ese preciso instante donde las expectativas creadas por el trabajo debut, pueden alzar al artista a un sitial de reconocimiento, o bien, pueden condenarlo a la temida y rehuida intrascendencia. Obviamente, no siempre se da en términos tan absolutos, pero esta crucial etapa ayuda a entender de mejor manera cual será el rumbo que la banda o artista tomará en el desarrollo de su carrera. En el caso de King Tuff, la apuesta es clara y concisa: bajar las revoluciones, y entregar una obra madura y aterrizada. La pregunta que cabe hacerse es la siguiente: ¿Puede el alter ego de Kyle Thomas entregar un disco que cuente con dichas características? Y la verdad es que todos los indicios nos llevaban a pensar que lo anterior sería prácticamente imposible. En primer lugar no se podía obviar lo hecho en su primer disco, “Was Dead” (2008), el cual nos entregó increíbles dosis de rock garage, con sutiles (y a veces directas) infusiones de psicodelia y rock playero. Es más, el EP lanzado este mismo año, “Wild Desire” (cuya canción homónima es sin lugar a dudas una de las mejores lanzadas este año), no hacía más que confirmar lo que para muchos era una verdad absoluta: “King Tuff” sería locura pura. Pero, para sorpresa de muchos, el plan de Kyle Thomas nos deparaba unas cuantas –valga la redundancia- sorpresas.

“King Tuff” se mueve en un espacio donde las guitarras de The Mooney Suzuki se unen a la psicodelia de MGMT. ¿Contradictorio? Quizás, pero funciona. “Anthem” da inicio a la obra, con un riff digno de bandas como Rocket From The Crypt o The Night Marchers. El ritmo es pausado y ayuda a dejar bien en claro el tono de la obra. “Alone & Stoned” posee una dulce impronta, donde la voz de Thomas pasa a transformarse en una versión casi infantilizada de la de Rober Levon Been de BRMC. “Unusual World” destaca como uno de los mejores temas de este disco, entregando una vibra relajada, donde las guitarras acústicas se transforman en protagonistas, dejando de lado la locura y el desenfreno.

Y si lo mencionado hasta el momento asusta a quienes buscan una buena dosis de rock garage, “Bad Thing” y “Stranger” ayudan a calmar las ansias de buenos guitarreos y de ritmos frenéticos. Si bien, no modifican la impresión general que este disco busca dejar, ambos temas destacan gracias a un sonido rockabilly que despertará hasta al más incauto.

“Hit & Run” es el tema encargado de cerrar el disco, y lo hace con un sentimiento fiestero, que ayuda a olvidar aquellos momentos del disco que quizás puedan parecer un tanto monótonos. Y es que “King Tuff” contiene notables pinceladas de maduración, pero es a la vez una obra un tanto ligera, quizás demasiado.

De todas formas, aquí hay una propuesta rocanrolera que no debería dejar a nadie con gusto a poco. Y es que es sin lugar a dudas un disco netamente veraniego, que hará que hasta el más crudo de los inviernos se sienta un poco más caluroso.

Por Emilio Guerrero

Enlace corto:

Comentar

Responder