Killswitch Engage – “Incarnate”

Miércoles, 27 de Abril de 2016 | 1:10 am | No hay comentarios
Killswitch Engage – “Incarnate”

Artista:

Killswitch Engage

Álbum:

Incarnate

Año:

2016

Sello:

Roadrunner Records

El mundo del metalcore se enfrenta a muchos prejuicios a la hora de calificarlo como un estilo trascendente. Quizás algunos pueden ser más justificados y ciertos que otros, pero es indiscutible que son muy pocas las voces las que lo definen como un género que alberga a grandes baluartes. ¿Será la época en la que nació, o que el rock ha ido envejeciendo rápidamente? ¿Será el conservadurismo integrista del público metalero? Lo concreto es que es discutible si estas bandas se escucharán en treinta años más como hoy se escucha a Black Sabbath, Venom o Slayer, por nombrar a algunas.

KILLSWITCH ENGAGE 02A pesar de lo anterior, es menester hacer justicia en algo. A juicio de este redactor, el año 2011 se produjo el hito más importante de este especie: Adam Dutkiewicz y Jesse Leach (ambos hoy en Killswitch Engage) dieron vida a Times Of Grace, y editaron “The Hymn Of A Broken Man”, un LP que demostró que el metalcore es capaz de producir verdaderas obras artísticas, que traspasan los cánones del tiempo y se instalan en el acervo colectivo del rock, aún cuando los custodios de la “pureza” del metal digan lo contrario. “The Hymn Of A Broken Man” es descollante en todos los sentidos; por su emotividad, su crudeza y sus ambientes musicales logrados gracias al desplante y la conexión cuasi espiritual de sus miembros. Por eso, para la gran mayoría, “Disarm The Descent” (2013), el álbum que marcó la vuelta de Leach a las voces en Killswitch Engage, fue un trabajo correcto, pero cuya su austeridad con la creatividad no satisfizo las expectativas que generó Times Of Grace dos años antes.

En el disco que convoca este texto, “Incarnate”, las perspectivas señaladas en lo precedente se integran casi en su totalidad, puesto que, sin temor a equívocos, en el plano musical es el mejor trabajo de Killswitch Engage en años, superando a su predecesor, pues retoma la senda dejada por Times Of Grace hace un lustro. En específico, el presente disco viene en pagar la deuda que tenía el quinteto de Massachusetts en lo que dice relación con recrear algo que es vital en la música: la conexión con el oyente. En tal orden, y en términos generales, el álbum es tributo de las bondades de Times Of Grace, destacándose una vez más a Leach y Dutkiewicz como el corazón que bombea el líquido vital en la banda. “It Falls On Me”, para ejemplificar, es un corte que perfectamente pudo ser incluido en “The Hymn Of A Broken Man”, ya que sus texturas ambientales, las guitarras y voces limpias se conjugan con tal naturalidad, que demuestra una sinergia compositiva de esencia innovadora inclusiva de quién escucha. Eso, en estos tiempos, se aplaude. En menor medida, pero de igual sublimidad, se encuentran temas como “Strengh Of The Mind” o “Just Let Go”.

KILLSWITCH ENGAGE 01Pero, además, la banda tomó riesgos: “Cut Me Loose” (lanzada con anterioridad al álbum) dio pábulo para especulaciones en torno a cómo venía la mano en “Incarnate”, dejando un manto de dudas sobre si el metalcore más tradicional sería dejado de lado por una apuesta más tranquila. Y es que este track, acumulando con sinceridad trazos de Alice In Chains, resultó ser una apuesta ganadora totalmente, marcando un hito dentro de los casi 44 minutos que dura el opus. Otras coplas más agresivas pero que toman similar veta en sus coros –dicho sea de paso, todos excelsos en calidad– son “Hate By Design”, “We Carry On”, “Embrace The Journey… Uprising” y “Until The Day”. Reconociendo que lo siguiente puede caer dentro de la crítica negativa insignificante, la producción no contribuye  a esta etapa más madura de Killswitch Engage. En cortes como “Alone I Stand”, “Reignite” o “Loyalty” faltó crudeza en las perillas, lo cual hubiese concedido un perfecto acople entre la gutural performance de Leach, el freno de las cuerdas y la batería machacante de Justin Foley. Pero en esto la banda no pierde, sino que simplemente dejó de ganar.

En suma, estamos ante un muy buen disco, que reúne en su seno la madurez compositiva de sus integrantes, pero complaciendo sus mejores cualidades, que alcanzaron una órbita superlativa en Times Of Grace. Es cierto, “Incarnate” no respira aquellos aires, pero sí asienta algo que es muy importante: el metalcore, por más manoseado que esté, es un estilo al cual todavía le queda fulgor significativo que pueda instalar a alguna de sus bandas dentro de los imprescindibles de los millennials. Y, en dicha carrera, Killswitch Engage está corriendo con ventaja.

Por Pablo Cañón

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...