Kendrick Lamar – “DAMN.”

Miércoles, 3 de Mayo de 2017 | 2:01 am | No hay comentarios
Kendrick Lamar – “DAMN.”

Artista:

Kendrick Lamar

Álbum:

DAMN.

Año:

2017

Sello:

Top Dawg / Aftermath / Interscope

Semanas llenas de misterio rodearon al rapero Kendrick Lamar desde que lanzó la canción “The Heart Part 4”. Todo esto, debido a que en su letra advertía sobre la fecha 7 de abril como el momento de algo grande. Fue así como, una vez llegado el día y luego del estreno de “HUMBLE.”, el oriundo de Compton anunció los detalles de “DAMN.”, su cuarto disco de estudio, que llegaba para suceder al críticamente aclamado “To Pimp A Butterfly” (2015), el que se transformó de manera casi indiscutible en el mejor álbum de su carrera. Esta vez, con “DAMN.”, Lamar intenta ratificar ese sentimiento de justiciero social que enmarcó su placa anterior, con canciones de carácter quizás no tan político, pero igual de comprometidas con la comunidad afroamericana.

En este álbum encontramos la forma en que el rapero hace su manifiesto frente al mundo, ya sean sus seguidores o detractores. El inicio a modo de intro con “BLOOD.” expone de inmediato las críticas que Lamar recibió por parte de Fox News, en un sample que recuerda cómo la letra de su canción “Alright” fue duramente criticada por su contenido, mientras que “DNA.” expresa una verdadera declaración de principios respecto al orgullo que siente por su raza, con rimas violentas, abrasivas y directas, mescladas con un pegajoso sample de “gimme some ganjah”, la frase característica que el músico Rick James solía gritar antes de interpretar su clásica canción “Mary Jane”, argumentando el respeto de Kendrick por los principales iconos de la cultura afro. Una vez llegada “ELEMENT.” nos enfrentamos a una realidad muy diferente a su álbum anterior, donde la obra funcionó a modo de disco conceptual, con una temática interconectada y pareja; acá, muy por el contrario, existen canciones que funcionan individualmente más que en conjunto, un elemento que no necesariamente transforma a “DAMN.” en un disco falto de calidad. “Kung Fu Kenny” expresa todos los sentimientos más profundos de su ser en “FEEL.” -de los puntos más altos dentro del álbum- con muchos samples de pistas y bases hip hop, complementando muy bien las exigentes rimas que entrega la canción.

Existen un par de colaboraciones durante el álbum, tal como “LOYALTY.” en conjunto con Rihanna, que no está de más, pero francamente eclipsa un poco el ambiente por su carácter demasiado radial y plano en contraste con las furiosas composiciones del resto del álbum. Sorprendentemente, luego de eso nos encontramos con la tremenda “PRIDE.”, altamente superior a su predecesora, con una letra que, al igual que en gran parte de las composiciones, entrega los pensamientos más internos del rapero, desde la nostalgia y la introspección, preparando el terreno para “HUMBLE.”, la carta abierta de Lamar para toda la sociedad, en especial para sus pares raperos y para toda la industria en general, arremetiendo contra la política, los cánones estéticos de la actualidad, la religión, entre otras entidades de poder.

Una de las sorpresas cuando se anunció el álbum, fue la colaboración junto a U2 titulada “XXX.”, que terminó siendo una muy agradable canción inspirada en Estados Unidos, donde casi ni se siente la presencia de los irlandeses debido a la perfecta incorporación que lograron en el estilo del rapero. Ya acercándonos a la conclusión, “DUCKWORTH.” pone el punto final al álbum como una sentida y dedicada canción que cuenta la historia entre su padre y Top Dawg, su productor, quienes tuvieron algunos altercados en el pasado, cuando el primero era uno de los criminales dentro del área donde ambos vivían. Increíblemente, según el mismo Kendrick afirmó, esta historia es completamente real, y se entrega en una forma muy cinematográfica, didáctica y con tintes policiales, llevando las rimas hacia otro nivel de cuenta historias, incorporando además los samples de canciones tan dispares como “Atari” de Hiatus Kaiyote o “Be Ever Wonderful” de Ted Taylor, track que se lleva gran parte del protagonismo durante la canción.

Más allá de la mitología que afirmaba un segundo álbum inmediatamente después de este, “DAMN.” es una obra que no está a la altura de “To Pimp A Butterfly”, pero que sí está cargada de muy buenas canciones, con quizás las mejores rimas del rapero a la fecha. Este álbum es una muestra de madurez y experimentación, algo así como el día después de la cúspide que Lamar alcanzó con su tercer LP. Cuando ya lo has hecho todo, la única manera de demostrar tu vigencia y calidad no es con más obras maestras, sino más bien con discos como este, donde no importa hacer una épica canción de 15 minutos o una historia llena de interludios y paralelismos musicales. En “DAMN.” encontramos un manifiesto directo, un libro abierto con los pensamientos más recónditos de King Kendrick, donde cada canción es una página más en la perturbada y contestaría mente del rapero.

Por Manuel Cabrales

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...