Keep Of Kalessin – Epistemology

Martes, 7 de Abril de 2015 | 2:16 am | No hay comentarios
Keep Of Kalessin – Epistemology

Artista:

Keep Of Kalessin

Álbum:

Epistemology

Año:

2015

Sello:

Indie Recordings

El miembro fundador de los noruegos Keep Of Kalessin, Arnt “Obsidian C.” Grønbech, supo desde un principio que esta propuesta estaba para grandes cosas. Es por eso que a lo largo de su historia, que se extiende desde 1993, el guitarrista y hoy vocalista ha hecho todos los esfuerzos para reclutar músicos de excelencia que ejecuten esta música compleja, donde prima lo extremo y el riesgo. Esta nueva apuesta 2015 llamada “Epistemology” continúa con la tendencia mostrada en su anterior larga duración, “Reaptitlian”, del año 2010, donde si bien la base es un potente y virtuoso black metal, contiene otras texturas y matices, ampliando el espectro sonoro y posicionándolos dentro de la elite en la escena del país escandinavo, cuna del género.

KEEP OF KALESSIN 01La pista de la obertura es “Cosmic Revelation”, una pieza instrumental grandilocuente que anticipa un comienzo brutal, el que llega con “The Spiritual Relief “, de partida veloz y preciso, deja en claro que estamos en presencia de un trabajo muy ambicioso. Furia, velocidad y otros elementos, incluyendo progresivo, se aprecian a lo largo del extenso corte, que recuerda  en cierta medida a otros músicos que experimentan a este nivel, como Emperor, Dimmu Borgir o incluso Devin Townsend. Contiene una sección intermedia muy melódica que amplía el horizonte abarcado, y no sólo acá, sino a lo largo de todo el álbum, algo que en ciertos pasajes diluye un poco la idea principal, adornando o alargando canciones innecesariamente. A pesar de lo anterior, la estructura final resulta muy interesante.

“Dark Divinity”, igual de afilada que el tema anterior, aunque un poco más breve, es una demostración de virtuosismo y violencia, amalgamados perfectos en el estilo que KOK plasma en esta pieza. Mucho más dinámica que la anterior, se alza como uno de los puntos más altos. Por su parte, “The Grand Design” posee una introducción larga, propia de un metal más clásico, que luego deviene en una creación con mayor influencia thrash que el resto del disco, aunque roza el death metal melódico, matizado siempre con el progresivo, elemento cada vez más preponderante en la obra de los europeos. Ya en la mitad del trabajo aparece “Necropolis”, parecida a la anterior en términos de un sonido más clásico, que tiene mayor énfasis en la melodía y en el ritmo de marcha que de manera habitual se aprecia en composiciones así. Desentona un poco en comparación a la complejidad y contundencia del resto, por lo tanto queda esa extraña sensación de que “sobra”. Excesiva extensión que lo lapida como el punto más bajo de la obra, mermando  el resultado del análisis final.

KEEP OF KALESSIN 02Sin duda, “Universal Core” retoma el camino más apropiado para este nuevo registro. De duración más corta, es un golpe en esencia de black metal, pero con toques que van un poco más allá, sobre todo en lo vocal. Los arreglos calzan perfecto en la intención. Es tan rápido e intenso, que casi no se notan los casi 4 minutos que dura la canción. Lo que viene a continuación constituye la mejor parte de este nuevo opus. Primero, “Instrospection” está muy bien concebida y lograda, representando a cabalidad la intención que hay detrás. El flujo de ida y vuelta entre lo extremo y la melodía resulta muy natural, producto de la constante experimentación del grupo. Luego “Epistemology” (probablemente lo mejor  del disco), se desenvuelve con mucho éxito al rótulo de homónimo, ya que conjuga todos los elementos mostrados hasta ahora, de forma contundente y épica. Si bien es extensa, responde a una necesidad de dejar fluir las ideas, algo que no ocurre en un tema más corto, por lo tanto, en esta ocasión, no es gratuito.

Detalles aparte, “Epistemology” es un gran disco de metal extremo. Sin embargo, se ve difícil que se posicione dentro de los candidatos a lo mejor del año en esta materia, porque, a pesar de toda la experimentación y énfasis en generar un registro lleno de tecnicismo, carece de ese toque innovador y fresco que lo diferencie del resto de los lanzamientos habituales de metal, debido al uso excesivo de componentes manoseados en este “mundillo”. Se convierte, así, en un arma de doble filo: por una parte llegan a un público más amplio, pero en desmedro de re-encantar a una fanaticada (y crítica) cautiva.

Por Hans Oyarzún

Enlace corto:

Comentar

Responder