Judas Priest – Redeemer Of Souls

Lunes, 28 de Julio de 2014 | 12:24 pm | No hay comentarios
Judas Priest – Redeemer Of Souls

Artista:

Judas Priest

Álbum:

Redeemer Of Souls

Año:

2014

Sello:

Sony

Hay momentos en la vida de los héroes en los que deben atravesar un camino angosto, donde una línea sutil divide el éxito del fracaso y donde es fácil perder el equilibrio, incluso para quienes lo han caminado tantas veces, que se han convertido en leyendas. Es en medio de esta angustiante situación que entran en escena sus detractores, esperando escuchar el veredicto oficial sobre el destino de aquellos héroes. Esta es una situación en la que Judas Priest se ha visto involucrado muchas veces a lo largo de su carrera, y donde se encuentra otra vez haciendo equilibrio entre sufrir una demolición como a principio del siglo XXI o reafirmar su nivel como metal gods. Esa delgada línea que separa la gloria del infierno esta vez se llama “Redeemer Of Souls”.

JUDAS PRIEST 01El disco número 17 de los ingleses nos ofrece trece canciones que logran renovar el estilo y el sonido de la banda, porque manteniendo su clase y categoría nos demuestran que, a pesar del paso de los años, aún tienen la capacidad de sorprender produciendo nuevo material, alejándose de recurrir a un revival de sus glorias pasadas. Es verdad que el sonido de esta placa es bastante parecido a lo que conocimos del Judas ochentero, con algo de los setenta, pero tiene la potencia y las ganas refrescantes del carácter moderno. Un ejemplo de esa potencia renovada son “Dragonaut” y “Redeemer Of Souls”. Sin revelarnos demasiado lo que está por venir, nos hacen recordar un heavy metal clásico con los riffs característicos de la banda, y un Halford que no logra llegar a las notas más exigentes, pero que consciente de sus nuevos límites, se concentra en sacar lo mejor de su característico timbre, entregando incluso agudos que suenan simplemente a tachas y cuero, como en la majestuosa “Halls Of Valhalla”, canción que tiene todo el potencial para transformarse en un nuevo clásico y entrar a la lista de sonatas épicas, sin duda el plato fuerte del disco.

Si algunos no se imaginaban a Judas Priest en el estudio grabando sin K.K. Downing, y mucho menos que con su ausencia saliera del horno algo tan sabroso como lo es este disco, al escuchar las guitarras en canciones como “Metalizer” y “Crossfire”(con un inicio muy parecido a “Painkiller”), no les quedará duda alguna del increíble desempeño de Faulkner. La evolución de solos y riffs rápidos a ritmos clásicos con aires de antaño, es quizás el secreto de la inmortalidad que expele el álbum, la que nos ilusiona y reconquista. Como en “Sword Of Democles”, que nos hace viajar en el tiempo con el riff estilo años 70 con el que inicia y que se repite de manera certera en distintos momentos. No es casualidad que “March Of The Damned”, “Down In Flames” y “Hell & Black” estén juntas en el tracklist, porque tienen mucho en común, especialmente las primeras dos. Guitarras clásicas con distorsión y solos adictivos marcadas con el sello del hard rock  de los 80’s, acompañan a un Halford que suena bastante similar a trabajos como “Stained Class” (1978) o “Point Of Entry” (1981).

JUDAS PRIEST 02Con esto Judas Priest nos demuestra una vez más que está al mando y sabe jugar sus cartas, porque es capaz de crear temas sombríos, tenebrosos y casi proféticos, como “Cold Blooded” y “Secrets Of The Dead”, reviviendo el lado más oscuro de los metal gods, mezclándolo con algo de sicodelia en las guitarras, y porque después de 40 años aún logran dejarnos congelados, con la boca abierta y agotados, con un disco que nunca baja las revoluciones.

Aunque hacen una finta tremenda al inicio de “Battle Cry”, la batería y un riff incendiario se encargan de dar vida al que es sin duda el tema épico del disco. Finalmente, al término de la batalla, llega el descanso del guerrero con “Beginning Of The End”, una melancólica balada digna de esta banda. Con guitarras acústicas y el mejor desempeño de Halford, cierran un disco adictivo, que se candidatea para convertirse en uno de los mejores del año, y dentro de la discografía de Judas Priest gana terreno con la calidad y madurez que acompañan las nuevas ideas.

Por María José Frazzoni

Enlace corto:

Comentar

Responder