Juan Pablo Abalo – Como Un Animal

Jueves, 7 de Agosto de 2014 | 12:11 pm | No hay comentarios
Juan Pablo Abalo – Como Un Animal

Artista:

Juan Pablo Abalo

Álbum:

Como Un Animal

Año:

2014

Sello:

E28 Recordings

Nos hemos malacostumbrado a pensar en la música chilena en códigos estrictos y sencillos, donde importan más los sonidos que la estructura de las canciones, donde un párrafo con letras interesantes importa más que los trazos melódicos de una composición. En síntesis, queda la espectacularidad de un detalle por sobre el armado de algo tan complejo como es una obra musical. Por ello, el trabajo de Juan Pablo Abalo no sólo es refrescante, sino que necesario para problematizar a la música popular chilena.

JUAN PABLO ABALO 02Formado como un compositor docto y teniendo en la batería a su instrumento formativo, Abalo ha mostrado diferentes tipos de materiales, desde una opereta (“El Participante”, 2010) hasta la exploración en un género propio como son las canciones de corte más religioso (“Canciones De Misa”, 2012), y su nexo con el lado más popular de la composición también va en colaboraciones, como por ejemplo el haber estado encargado de la orquestación y los arreglos del lanzamiento de “Fuera De Campo”, de Dënver, el año pasado. Pero ningún movimiento anterior de Abalo había tenido tanta ambición como su tercer disco, “Como Un Animal”, donde los pies forzados no son tan claros, más allá del subtítulo “Nueve Baladas de Amor y Misterio”, y donde el artista consigue explorar y explotar géneros tan disímiles como el rhythm & blues o la balada más tradicional. En nueve tracks, y poco más de media hora, lo decimos desde ya, Juan Pablo Abalo se anota uno de los mejores discos chilenos salidos en los últimos años.

En materia de calidad, Abalo traspasa su experticia docta para armar canciones aparentemente simples e ir jugando con sus complejidades y capas de manera experta, segura y con la claridad suficiente como para evitar ripios o repeticiones. Todo lo que se escucha en “Como Un Animal” es novedoso, fresco, pero por sobre todas las cosas, elegante. Aunque el disco explora de forma carnal, sexy y directa el amor y las aristas que convergen en este, no existe nada burdo, ni excesos, ni parafernalias efectistas. En vez de ello, el tratamiento de las canciones exhibe hasta una cadencia elegante, pero no por ello menos interesante.

JUAN PABLO ABALO 01Es claro desde el inicio del disco que, a diferencia de ejercicios anteriores, esta vez es la voz de Abalo la que se escucha, no sólo con su canto correcto pero con pocas variantes brillantes, sino también en la propuesta, llena de seguridades y comodidad. La voz de Abalo no es bonita, no es sexy, no es lo que necesita la música, y aún así se convierte en exactamente lo que evita que “Como Un Animal” sea un disco sensual y amoroso, y adquiera un carácter de misterio y oscuridad evidente.

Es imposible no hacer la relación entre este disco y “Woman” de Rhye (2013), pero a diferencia de estos últimos, que hacían de la belleza el ropaje para la sensualidad, en “Como Un Animal” no hay necesidad de que la música sea “bonita”. En vez de eso, los horizontes son más amplios, más atractivos, menos obvios, lo que es aún más notorio al revisar el nexo entre letra y música. En vez de abatirse, el hablante en la excelente “No Te Vayas” invita, atrae, no se tira al suelo para lograr atención, sino que la gana. En “Un Lindo Jardín” Abalo no hace crítica cliché, sino que arma recursivamente un examen a otro y a la “inercia” de las convenciones sociales y los pliegues emocionales que irrumpen.

Pero más allá de eso, es lo animal lo que perdura. Cada historia, cada línea del disco en sus breves pero concisos 32 minutos, presenta la supremacía de lo irracional por sobre el argumento, destacando siempre una naturaleza salvaje, donde poco y nada tiene que hacer la razón. Allí es donde Guadalupe JUAN PABLO ABALO 03Becker tiene un rol clave en el track que inicia el disco y le da nombre también. Son sus susurros lo que de inmediato indica que el álbum es un ejercicio más del análisis de la pareja y sus complejidades –principalmente, los errores y lo malo- que una revisión de un individuo particular.

El ejercicio que hace Abalo es relevante porque, desde un álbum musicalmente impecable, donde él armó cada arreglo, y la producción quedó a cargo de Milton Mahan y Pablo Muñoz (el dúo De Janeiros), logra una reflexión coherente, llena de matices, en el ejercicio del amor más bruto, pero también del más rico. Finalmente, este ser humano en la era digital, con todos sus avances históricos, sigue siendo preso del instinto más básico, e incluso queda propenso a los errores más graves, como se explicita en la inquietante “A Cinco Cuadras”.

Más allá de la perfección en lo musical, en la producción, la mezcla, la masterización y lo técnico, es lo humano lo que perdura en “Como Un Animal”. En un mundo donde el detalle y el reino del single o del éxito rápido y viral son la regla, el ejercicio de Abalo de pensar un disco, en un concepto, llevarlo a cabo con riesgos, sin prejuicios, con calidad y con humanidad brutal, es sin duda lo más refrescante e interesante salido en Chile en un año donde los buenos discos han sido regla, pero donde pocos se han aventurado a mostrar de forma tan directa la existencia de una reflexión por lo humano y la voz propia.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...