Johnny Marr – The Messenger

Lunes, 4 de Marzo de 2013 | 11:00 am | No hay comentarios
Johnny Marr – The Messenger

Artista:

Johnny Marr

Álbum:

The Messenger

Año:

2013

Sello:

Warner / Sire

Lo más fácil en estos casos es pensar en comparaciones con el pasado. Mal que mal, Marr es la otra gran mitad de The Smiths y, a diferencia del divisivo Morrissey, a Johnny le tomó más de 25 años armar un disco debut como solista. Entonces se piensa en la obra de su banda más reconocida o en todos los proyectos donde Marr sobrellevó estos años. Pero “The Messenger”, el primer álbum que Johnny Marr firma con su nombre (los anteriores era con The Healers), no quiere ser comparado con nada. A cambio, ofrece un sonido atemporal, galopante y brillante, pero que, por tratar de rescatar el rock de guitarras melódicas, termina cercado en sus buenas intenciones, aislado de la innovación que ha caracterizado a Marr en cada uno de sus proyectos.

JOHNNY MARR 01Es cosa de escuchar The Cribs, Electronic o The The para notar que no sólo crea canciones buenas, sino que busca el paso más allá. Por eso es extraño escuchar un disco como este, que ofrece más efectividad que novedad. Quizás es la mayor vuelta a las raíces de un músico que nunca tuvo la necesidad de mostrar un origen siempre y cuando el siguiente paso estuviera pronto a ser realizado. De todas formas este trabajo es una joya en su acotado contexto. El sonido es una celebración del poder de la guitarra; un álbum de un guitarrista que ama el instrumento. Y las melodías y arpegios son brillantes, iluminando cada espacio de los 48 minutos que dura “The Messenger”, con el talento del trabajólico Marr siempre en marcha.

El inicio con “The Right Thing Right” muestra aquellos ritmos galopantes y melodías clásicas de cualquier canción de pop-rock británico que se precie de tal, mientras que “I Want The Heartbeat” recuerda a Arctic Monkeys o Kasabian, y “European Me” a los inicios de Miles Kane, pero todo con el especial sentido para las armonías de guitarra que tiene Marr.

JOHNNY MARR 02El gran problema del disco, es que algunos tracks hacen que el promedio decaiga como la U2-esca “Say Demesne” que, además, por su duración languidece la escucha del álbum, igual que “The Crack Up”, pero cerca del final “New Town Velocity” y sus guitarras al comienzo nos hacen creer que The Smiths sigue viviendo en Marr, pese a que el disco no vaya en esa dirección.

Porque lo que hace Johnny Marr es apelar al pasado, pero no copiando lo que antes hizo o lo que existió, sino que revisitando esos sonidos tal y como varios lo han hecho en la actualidad. De todas formas, el sonido puede parecerle rudimentario a varios por ser este, como se mencionó anteriormente, un disco esencialmente de sonido guitarrero, y que termina entrampando a “The Messenger”, un trabajo con grandes ideas en un par de reproducciones antes de cansar al oyente. Al final, como un todo no funciona, pero sí existen grandes canciones por separado para que este mensajero nos de la buena nueva de que seguirá dando que hablar con su nombre por un buen rato.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:

Comentar

Responder