John Zorn – Templars: In Sacred Blood

Sábado, 9 de Junio de 2012 | 12:11 pm | Comentarios (1)
John Zorn – Templars: In Sacred Blood

Artista:

John Zorn

Álbum:

Templars: In Sacred Blood

Año:

2012

Sello:

Tzadik Records

El cuarto lanzamiento discográfico del músico norteamericano en lo que va del año, y el sexto capítulo en la saga de uno de sus proyectos más extremos, conocido como Moonchild, regresa con el trío compuesto por Mike Patton (voz), Trevor Dunn (bajo) y Joey Baron (batería), sumando a la mezcla al órgano de John Medeski, en un disco que toma como inspiración la historia de La Orden de los Caballeros Templarios, quienes jugaron un papel crucial durante las Cruzadas en medio oriente y luego se transformaron en una amenaza para la Iglesia Católica.

Haciendo las tareas de director, productor y compositor, Zorn mantiene la versatilidad del cuarteto en un trabajo que puede ser considerado como el más “oreja” del grupo. Jazz, rock y avant garde, ahora se compenetran con sonidos sicodélicos, obra del órgano de Medeski, y una atmósfera litúrgica, que transmite la sensación de estar inmersos en una misa pagana al interior de una gigantesca catedral.

Aferrándose al concepto del oscurantismo, el disco comienza con “Templi Secretum”, asentando la atmósfera de misterio, la cual explota cuando la voz de Patton entra en escena, transformándose en uno de los elementos claves en el sonido de “Templars: In Sacred Blood”. Es cierto, los elogios a sus virtudes como cantante a estas alturas, parecen majaderos y hasta complacientes, pero hay que señalar que  hace mucho tiempo que no se escuchaba un registro tan sobresaliente del vocalista de Faith No More, ni siquiera desde sus trabajos en Fantômas. Mike Patton se las manda y en “Evocation Of Baphomet”, segundo track del disco, es como escuchar al personaje de un cuento siniestro, más que a un vocalista per se.

Los coros eclesiásticos se apoderan de la introducción de “Murder Of The Magicians”, para dar paso al bajo del siempre preciso Trevor Dunn, cuya base da pie para que el órgano ponga las cuotas de rock setentero, mientras Patton alcanza unos agudos casi heavy metaleros. El bajo de Dunn vuelve a ser protagonista, junto a las percusiones de Baron, en “Prophetic Souls” donde sigue predominando la estructura “esquizoide”, mezclando una base de jazz con cortes rockeros.

Abandonando la atmósfera ritualista, cae “Libera Me”, composición más cercana al trabajo de Naked City, mucho más directa y pesada, es también la más breve del disco. Siguiendo la misma línea, “A Second Sanctuary”, contiene en su segunda mitad un riff casi calcado al del tema “Master Of Puppets” de Metallica, en uno de los cortes más versátiles del disco.

La faceta más experimental de la banda, llega con “Recordatio”, donde la deformación de la propuesta llega a sus límites, en un terreno ya conocido para los músicos, quienes se despachan uno de los momentos más  extremos de la placa. El gran final lo pone la audiovisual “Secret Ceremony”, cuyos nueve minutos de duración nos llevan por un viaje espectral donde la creación de atmósferas sonoras, vuelve a ser la gran protagonista.

Zorn vuelve a darse el lujo de sacar adelante un trabajo que se sale de la norma, trabajando con los artistas más destacados de su campo, en un álbum que confirma que las formas y los estilos musicales, no tiene límites a la hora de la experimentación. Con unas energías que parecen no agotarse, el norteamericano continúa su incesante carrera, que a juzgar por lo mostrado hasta el momento, se mantiene en constante renovación y capaz de seguir dando a luz discos tan remarcables como el que nos ocupa. “Templars: In Sacred Blood” es Zorn en su máxima expresión.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:
(1)
  1. juan says:

    debo decir que esta es una mierda de review, ¡no hay NINGÚN review en español que analice las letras!
    Se limitan a decir “bueno este álbum suena bonito y me gusta porque sale patton, dumm, amendola, bla bla bla y lo produjo zorn y además me hace sentir así y azá”.

Comentar

Responder