Jimmy Eat World – Damage

Lunes, 10 de Junio de 2013 | 10:30 am | No hay comentarios
Jimmy Eat World – Damage

Artista:

Jimmy Eat World

Álbum:

Damage

Año:

2013

Sello:

RCA Records

Un sonido más maduro y una vuelta a sus orígenes es lo que promete Jimmy Eat World con “Damage”, su octavo álbum de estudio y sucesor de “Invented” (2010). Un disco que fue grabado en Los Angeles, en el estudio casero del destacado músico chileno Alain Johannes, quien ha colaborado con artistas de la talla de Queens Of The Stone Age, Chris Cornell, Mark Lanegan, entre muchos otros, y que también se hizo cargo de la producción de la placa, mientras que la mezcla de los diez cortes que estructuran este nuevo material fue responsabilidad del reconocido ingeniero James Brown. Los oriundos de Arizona rompieron su vínculo con Interscope Records durante 2012 y ahora se unieron a RCA Records para la edición y distribución de este álbum.

JIMMY EAT WORLD 01Una sólida ejecución de cuerdas marca el comienzo de una dinámica “Appreciation”, que da paso a la consistente secuencia de batería de Zach Lind y toda la energía que inyecta la voz de Jim Adkins, apoyado de buena manera por Tom Linton en el estribillo. Las revoluciones bajan un par niveles con la melodía a medio tiempo de “Damage”, que ofrece una percusión con muchas más variantes que su predecesora y con el bajo de Rick Burch sonando preciso en un segundo plano. “Lean” transita sobre un terreno un tanto ambiguo, con una propuesta poco definida y donde sólo destaca su base rítmica fundamentada en las guitarras de Linton y Adkins. El ambiente se llena del sonido acústico de “Book Of Love”, presentando una hermosa pieza llena de optimismo y vitalidad, con una velocidad controlada y esas justas pinceladas de sensibilidad, tan propias del estilo emo. El cierre de la primera mitad del álbum llega de la mano de su primer sencillo, “I Will Steal You Back”, tema que no esconde su matiz pop punk, con una melodía que crece en intensidad, fusionando secuencias de cuerdas potentes y decididas, con pasajes levemente más sosegados.

Toda la melancolía y sentimiento de la bella “Please Say No” se apodera del disco, con la guitarra acústica conviviendo en perfecta armonía con la definida voz de Jim Adkins, estructurando en conjunto, líneas rebosantes de nostalgia y sensibilidad. La intensidad se incrementa con la melodía de “How’d You Have Me”, en donde la batería de Lind suena potente y decidida, complementándose de buena manera con las sólidas secuencias de la guitarra de Linton, que golpea como ráfagas de energía. “No, Never” vuelve a cambiar el ritmo, bajando las revoluciones y dándole mayor protagonismo al sonido del bajo de Burch, que si bien aporta con nuevas texturas, no termina por configurar una apuesta del todo arriesgada. La hermosa y pausada ejecución de “Byebyelove” catapulta la experiencia a otro JIMMY EAT WORLD 02plano, con guitarras y batería sonando en su justo volumen y velocidad, para plasmar una pieza llena de carácter, dolor y profundidad. El último track de la placa es “You Were Good”, que en su primera parte tiene como protagonista excluyente el sonido acústico de la guitarra, para posteriormente compartir créditos con la áspera y característica voz de Jim Adkins, teniendo como principal virtud su capacidad para transmitir una amplia gama de emociones, con una cantidad limitada de elementos.

“Damage” es un álbum que transcurre de manera simple y fluida, haciendo que los diez cortes que lo componen sean fácilmente digeribles. Sin lugar a dudas los mejores dividendos los obtienen las canciones con matices más nostálgicos y sensibles, como “Book Of Love”, “Please Say No” o la misma “You Were Good”, quedando una deuda pendiente con las texturas más cercanas al punk y al rock alternativo, que sólo quedan en evidencia en el single “I Will Steal You Back” y el tema “How’d You Have Me”. Hay que destacar el atrevimiento de los nativos de Arizona, que optaron por una propuesta concisa, precisa y eficiente, sin caer en la tentación de echar mano a canciones fácilmente descartables para hacer más robusta una placa que, con lo que tiene, le basta y le sobra para encumbrarse como uno de los buenos elementos dentro de la discografía de Jimmy Eat World.

Por Gustavo Inzunza

Enlace corto:

Comentar

Responder