In Flames – Siren Charms

Martes, 30 de Septiembre de 2014 | 10:43 am | No hay comentarios
In Flames – Siren Charms

Artista:

In Flames

Álbum:

Siren Charms

Año:

2014

Sello:

Sony Music

Pioneros de un sonido que marcó a una generación y provocó que el metal en Suecia fuera mirado con otros ojos, los oriundos de Gotemburgo, In Flames, hicieron algo que para esos años era de discusión para los mas puristas: mezclar toda la agresividad del death metal con la melodía propia del heavy metal inglés, algo irrisorio y que iba en contra del mismísimo sonido violento y radical del death metal. Con discos como “The Jester Race” (1996), “Whoracle” (1997) y “Colony” (1999), In Flames daba a luz al estilo que posteriormente muchas agrupaciones adoptarían como gran influencia. Por otro IN FLAMES 01lado, la escena norteamericana, que por esos años no tenía nada nuevo bajo el brazo, veía con gran asombro cómo esta fórmula forjaba e imponía nuevas reglas al nuevo sonido del metal moderno. Bandas como At The Gates y Dark Tranquility generaban a la par discos de gran renombre y que poco a poco transformaban a Gotemburgo en terreno fértil para la emergente escena, algo así como en su momento fue el thrash del Bay Area a San Francisco, o el grunge a Seattle, destacando a la cuidad por su death metal melódico.

Pasó el tiempo y la banda incursionó en áreas más alternativas para componer, incorporando voces limpias y melodizando un poco su fórmula; cambios que se notan luego de la salida del guitarrista Jesper Strömblad y que se marcan aún más en su trabajo anterior, “Sounds Of A Playground Fading” (2011). Ya a mediados de 2013, se informaba que la banda estaba en vías de composición de su novena placa de estudio. “Siren Charms” se comienza a formar y entrevé un sonido quizás un tanto más suave que otras producciones.

IN FLAMES 02El disco abre con “In Plain View”, un progresivo y melódico track con un coro pegadizo y la voz de Anders Fridén bien marcada y entonada. Un giro se da en “Everything’s Gone”, un tema que inicia algo oscuro y que va acompañado de una caótica batería que decanta hacia la mitad del track en un jugueteo de solos. Prosigue “Paralyzed”, que destaca por sus precisos riffs y un suave sintetizador que, junto a la batería a medio tiempo, funcionan perfectamente hasta arrancarse a un coro algo pop, pero bastante bien ejecutado, recordando a lo hecho por los coterráneos de Soilwork en “Natural Born Chaos” (2002).

El elegido por la banda como single, “Through Oblivion”, se precipita con un remarcado y melancólico ritmo, y nos presenta una visión progresiva, generando armonías tanto vocales como en los sintetizadores, enganchando de forma cautivante hasta converger en la melódica “With Eyes Wide Open”, que propone una fórmula algo predecible, pero funcional. Ya llegando a la mitad del larga duración, la pieza que titula la placa, “Siren Charms”, recalca aún más el lado alternativo y calmado que se plantea en un principio. Toda esta tranquilidad se ve afectada por “When The World Explodes” tema con tintes nü metal  y que cuenta con la colaboración de la soprano Emilia Feldt.

IN FLAMES 03“Rusted Nail” fue el primer esbozo de cómo seria el noveno trabajo de los suecos, una canción justa y que recalca las voces limpias de Anders Fridén como eje principal. Algo más del In Flames clásico se deja entrever en “Dead Eyes”, pero desde la vista más melancólica y suave que propone el disco. Ya cerrando, “Monsters In The Ballroom” y “Filtered Truth”  retoman en cierta forma la fuerza y energía de siempre con riffs bien pronunciados y solos de correcta ejecución.

“Siren Charms” marca aún más el cambio que la banda poco a poco dio a conocer por mediados de la década pasada, en donde la incorporación de voces mas limpias y menos guturales junto con la expansión hacia otros sonidos un tanto más alternativos, les funcionase en cierta medida en los charts, incrementando su fanaticada y ganando distintos premios con esta fórmula más comercial para componer, y dejando un poco de lado la raíz misma de lo que era In Flames en un comienzo, marcando un antes y un después. En resumen, se incorpora algo del repertorio clásico del baúl de recuerdos, más esta leve inclinación alternativa que llevan experimentando. El disco posee temas con puntos bien altos, pero cae a veces en la melosidad radial absurda en algunas canciones, que quizás a los que añoran que vuelvan a sonar como antaño odiaran en demasía. “Siren Charms”, a grandes rasgos, es similar a su antecesor; no es su peor trabajo, pero tampoco es el mejor.

Por Daniel Guajardo

Enlace corto:

Comentar

Responder