Iced Earth – Plagues Of Babylon

Martes, 18 de Marzo de 2014 | 11:11 am | No hay comentarios
Iced Earth – Plagues Of Babylon

Artista:

Iced Earth

Álbum:

Plagues Of Babylon

Año:

2014

Sello:

Century Media Records

Si Iced Earth todavía no es considerado un icono del metal a nivel mundial, poco les falta para alcanzar este reconocimiento. Fuertes como pocos, la banda liderada por Jon Schaffer, luego de haber marcado los años 90, fue lentamente consolidando su nombre a pesar de los constantes cambios en su formación. Incluso después de la segunda separación del vocalista Matt Barlow, la banda de Florida parece haber tomado un segundo aire con el ingreso del ex Into Eternity, Stu Block, grabando “Dystopia” (2011) y demostrando que la visión de Schaffer sigue con vida.

Tres años han pasado desde la última entrega y ahora, con un grupo más unido y con un marcado regreso a las raíces thrash, nos ofrecen “Plagues Of Babylon”, un disco que en su primera mitad agrega un nuevo capítulo a la saga “Something Wicked This Way Comes” iniciada en 1998 con el disco del mismo nombre y que después tendría en “Framing Armageddon” (2007) y “The Crucible Of Man” (2008) su continuación.

ICED EARTH 01Comenzamos con el tema “Plagues Of Babylon”, que recoge las características del disco completo ofreciendo un buen inicio instrumental, un imponente y solemne coro junto a una batería poderosa y los épicos riff que fijaron a la banda en nuestro corazón la primera vez. Pero el álbum cobra vida realmente con “Democide”, en donde se respira una atmósfera dramática, apoyada notablemente por una base power-thrash que nos recuerda a “Night Of The Stormrider” con sus vigorosos riff y una capacidad vocal excepcional. Acá el pedal doble se transforma en el elemento perfecto para fortalecer la base rítmica de la que se apoyan las diferentes composiciones. Mientras avanzamos en el disco, nos es cada vez más fácil apreciar los coros casi imperiales que componen canciones como “The Culling”, los que de seguro se quedarán pegados en la cabeza por varios días, mientras que en “Among The Living Dead” el cruce entre potentes guitarras y una batería como martilleo es algo completamente estruendoso.

La parte central del disco representa, quizás, el clímax de calidad del mismo. “Resistance” es potente y épica al mostrar cambios de tiempo, ritmo y coros que sufren, mientras que con la maidenesca “The End?” descubrimos una potencia casi telúrica de thrash con guitarras que nos asaltan con la potencia de metralletas, cerrando así la primera parte de la placa. Pero Iced Earth es también sinónimo de power ballads y lo demuestra con “If I Could See You”, escrita por Schaffer en memoria de su abuelo, resultando ser una canción lenta e introspectiva que se une a otras como “I Died For You”, “Watching Over Me” o “Melancholy”, con este estilo único certificado por Iced Earth. Con más carácter y vida aparece “Cthulhu”, que se caracteriza por un inicio tranquilo interrumpido por una estruendosa guitarra, sonando como una canción que podría ser parte de “Burnt Offerings” (1995) hasta algo que nos recuerda a “The Glorious Burden” (2004).

ICED EARTH 02A la ligeramente menos incisiva “Peacemaker”, que ofrece un ritmo como un trote siendo la base que enriquece la parte melódica, la sigue “Parasite”, la última pieza original del disco que termina con dos covers como son “Spirit Of The Times” del proyecto paralelo de Schaffer, Sons Of Liberty, y la atípica “Highwayman” de Jimmy Webb con la participación de Michael Poulsen de Volbeat en la voz.

Después de haber demostrado por onceaba vez el talento compositivo de Jon Schaffer y la óptima presentación del guitarrista Troy Seele, tenemos que destacar el trabajo del canadiense Stu Block. Y es que estamos hablando de uno de los vocalistas más prometedores de su generación, aunque no despliegue a pleno todo su desplante vocal como lo hacía en Into Eternity, podemos decir que su segunda participación en un disco de Iced Earth pavimenta un camino largo y con mucho futuro.

Varios son los puntos fuertes de esta entrega, partiendo obviamente por las canciones; es un disco rico y que convence al oírlo aún si falta una pieza capaz de transformarse en un nuevo clásico. Sólo el tiempo dirá si alguna de estas canciones se mantendrá fuerte a la par de caballos de batalla como “Stormrider” o “The Hunter”. Después de escucharlo durante una hora, da la impresión que hubiera sido mejor centrarse en los primeros diez títulos del disco, ya que los dos cover no son imprescindibles. Aun con el aporte de Poulsen y Hansi Kursch, la calidad del trabajo, la impecable técnica, ejecución y creación musical son evidentes. En resumen “Plagues Of Babylon” no es un disco inmediato, se necesita escucharlo más de un par de veces para asimilarlo realmente y descubrir que el clásico e inconfundible sonido de Iced Earth está presente en cada nota.

Por María José Frazzoni

Enlace corto:

Comentar

Responder