Hot Chip – In Our Heads

Martes, 12 de Junio de 2012 | 12:40 pm | No hay comentarios
Hot Chip – In Our Heads

Artista:

Hot Chip

Álbum:

In Our Heads

Año:

2012

Sello:

Domino

“Hoy, el pop es el estilo más conservador”, decía con ánimo revolucionario Joe Goddard de Hot Chip en una entrevista al semanario New Musical Express. Y esto probablemente sea más que cierto. Mientras el rock se ha hecho más bailable u osado para cruzarse con otros estilos, el hip hop ha dejado de lado los samplers sencillos para experimentar más allá. En cambio, el pop sigue echando mano a una misma batería de sonidos. Por eso la frase de Goddard no es dicha al azar. Todo lo contrario, ellos saben la relevancia que su música tiene en esta escena, y que su quinto disco –el primero en el sello Domino- era uno de los más esperados en este año.

Los 11 tracks que conforman “In Our Heads”, reafirman que el quinteto londinense es uno de los grandes grupos del “pop-rock bailable” del presente, y que son capaces de evolucionar entrega tras entrega. Menos enamoradizos que en el gran “One Life Stand” (2010), el sentimentalismo sigue siendo capital en los matices que son denotados en cada capa sonora. Pero ahora ya las sensaciones no son de uno, sino que de varios.

El “we” –o sea, “nosotros”- ocupa gran parte de las letras, constatando la forma de trabajar de este grupo, que se basan en dos polos de voz que se complementan todo el tiempo entre el robótico lamento de Alexis Taylor y la profundidad reflexiva de Joe Goddard. O sea, los sentimientos son compartidos, abiertos, no es cosa de uno sino que de todos.

El uso de este elemento podría haber hecho que el tren se descarrilara en cualquier momento, pero el buen juicio en la producción –realizada por los mismísimos Hot Chip, y Mark Ralph en colaboraciones- logra que lleguemos a instantes deliciosos. Un ejemplo de esto es el primer tema que se dio a conocer de “In Our Heads”, que debe ser la mejor canción del año también, “Flutes” y sus siete minutos de constante crecimiento, minimalismo, momentum, una letra durísima que referencia a la desorientación y que debe ser la canción más parecida a lo hecho hace dos años en “One Life Stand”. Un monumento sonoro pegajoso y siempre en alza. Pero “Flutes” es sólo una canción de 11. Y las otras 10 también son piezas de museo, partiendo por el otro single, “Night & Day”, que es la mejor invitación a la pista de baile del registro.

No obstante, el pop, el r&b y el funk se toman el desarrollo de las composiciones de Hot Chip. En la balada “Now There Is Nothing” los 70s llegan de golpe, con reminiscencias a los Bee Gees en una canción hermosa.

El inicio de “Ends Of The Earth” recuerda a los teclados espaciales de Muse, para derivar en una suite ochentera llena de sintetizadores y teclados fiesteros.

Lo que menos se siente al escuchar de principio a fin este registro, es esa sensación de que una canción sobra, o que todo el rato suena lo mismo, o que algo fue forzado. Todo funciona como debe, como una evolución en todo sentido sin olvidar desde donde viene el quinteto. No por nada varios han comparado este disco con “The Warning” (2006) en su capacidad de no forzar las cosas, creando maquinarias musicales sinérgicas impecables.

Otra cosa agradable de “In Our Heads” es que el disco se siente como un relato coherente y estructurado. El track inicial, “Motion Sickness” y el final con “Always Been Your Love”, funcionan como intro y outro, pero también como singles separados. La segunda canción (“How Do You Do”) y la penúltima (“Let Me Be Him”) también operan en su lugar creando expectativas. El centro del disco es con la dupla estelar de singles. Todo pareciera tan planeado, pero al escucharlo la fluidez es el concepto clave.

Más que destacar sonoridades, matices o interpretaciones, aquí vale destacar una actitud y un crecimiento en materia compositiva con una simplificación de la propia propuesta. Mientras otros grupos estiman que es más ambicioso crear canciones con diez o veinte pistas diferentes de audio, Hot Chip entiende que con lo que pueden hacer los cinco miembros y algunas armonías vocales, es más que suficiente para generar un álbum memorable. Y esa es la verdadera revolución del pop, notar que con la sencillez se puede llegar a lo sublime. En nuestras cabezas (y oídos) retumba esa nueva verdad.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...