Hoobastank – Fight Or Flight

Miércoles, 26 de Septiembre de 2012 | 12:03 pm | Comentarios (1)
Hoobastank – Fight Or Flight

Artista:

Hoobastank

Álbum:

Fight Or Flight

Año:

2012

Sello:

EMI / Open E Entertainment

Los californianos Hoobastank, compañeros de cuna de bandas como Linkin Park e Incubus, han vuelto con un sexto álbum de estudio. Tres años desde su última producción “For(N)ever” (2009), se presentan con nuevos aires ligados a la comodidad compositiva. Hablan sobre crear para ellos mismos más que verse trabajando para alcanzar mayor popularidad. Algo así como entrar al estudio de grabación y concebir lo que a ellos más les alegre el alma. Así es como apostaron por el productor canadiense Gavin Brown (Metric), quien les aportaría con algo diferente, pero nunca radical. Este nuevo disco está conformado por once temas más un bonus track incluido en la edición para Japón.

Así nos encontramos en el inicio de la reproducción con el primer single, “This Is Gonna Hurt” que, indiferente a la idea que expusieron, suena bastante parecido a lo que en discos anteriores publicaron. Es un tema bien guitarreado y rítmico, pero no sorprendente. Le sigue “You Before Me”, pieza que de a poco nos da una especie de introducción a la técnica que predominará en esta creación. Se desarrolla de forma apacible respecto al contexto de balada típica a la cual ellos están acostumbrados. Algo parecido sucede con “The Fallen” donde lo que posiblemente más destaca es el bajo de Jesse Charland.

Ya con “Can You Save Me?” se hace notar la incorporación de distorsión en la guitarra de Dan Estrin, que le otorga una atmósfera diferente a lo que conocíamos de ellos. Sonidos delicados, pero envolventes convierten este track en algo que nos hace empezar a creer que realmente quisieron plasmar otro sello en su nombre. “No Destination”, primer avance que se pudo descargar gratuitamente antes del lanzamiento, le da una continuidad a la anterior canción sonando casi igual, sólo que aquí la batería a cargo de Chris Hesse, si bien no toma protagonismo, pasa a darle un ritmo más radial. En “Slow Down” nos encontramos con un coro muy pegajoso y aunque repetitivo, bien acabado. Lo demás se ciñe a la estructura de balada que ha primado en lo que va de reproducción.

Interrumpiendo la calma, a la mitad del disco aparece “No Win Situation”, que se convierte en uno de los dos temas más vigorosos de este “Fight Or Flight”. Sonidos tal vez en extremo melosos aparecen con “Sing What You Can’t Say”, balada sin mayores arreglos donde las voz de Doug Robb se convierte en el foco principal. “Magnolia” continúa con la tónica romántica que se ha hecho notar durante todo el disco, junto con “Incomplete”, que exhibe descaradamente algo que suena más a pop que a rock alternativo. Terminando el recorrido aparece “A Thousand Words” –último track oficial-, que va más allá y cruza los límites de lo empalagoso. Quizás no es el mejor final, pero se ve en algo compensado con el bonus track “The Pressure”, que se acerca más al Hoobastank de antaño que cumplía con el no hacernos sentir culpables al escuchar piezas tan dulzonas.

Esta nueva producción posiciona lo que vendría siendo una transición en cuanto a sonido, en las distorsiones y efectos de guitarra. Sin embargo, su música no ha sufrido demasiados cambios desde su álbum homónimo de 2001. Quizás ellos no buscaban una reinvención, pero no logran generar un apetito musical, más bien produce fatiga con tanta balada melosa. Si bien sus sonidos nunca fueron demasiados frenéticos, es muy posible que lo más esperado por quienes les siguen, fueran canciones como el single “This Is Gonna Hurt”, que llega a parecer una oveja negra entre tanto corderito espumoso.

Por Carolina Velásquez

Enlace corto:
(1)
  1. Ignacio Silva says:

    El disco anterior era la raja, este me ha costado digerirlo.. Basketball shorts es la raja y es del 98

Comentar

Responder