Hadouken! – Every Weekend

Martes, 26 de Marzo de 2013 | 12:00 pm | Comentarios (1)
Hadouken! – Every Weekend

Artista:

Hadouken!

Álbum:

Every Weekend

Año:

2013

Sello:

Surface Noise Records

Hadouken! no suena mucho en nuestro país, y a pesar de haberse hecho un pequeño espacio en los mix de fiestas electrónicas juveniles –celebraciones donde todavía se puede vivir el lado más rave y desordenado del techno, a diferencia de las empaquetadas y poseras mega-fiestas a las que estamos acostumbrados-, Hadouken! todavía se mantiene como un nombre bastante alejado de la popularidad de agrupaciones como Crystal Castles o artistas como Skrillex.

La banda británica, que toma su nombre del movimiento especial del popular videojuego de luchas, Street Fighter, aterrizó de manera oficial allá por el año 2007 con el lanzamiento en formato digital del EP “Not Here To Please You”, para lanzar un año después el fundacional “Music For An Accelerated Culture” (2008), uno de los grandes exponentes del renacimiento del rave, el denominado nu rave, del que también se colgaron bandas como Klaxons o CSS. Hadouken! proponía una fórmula simple, pero muy efectiva, a base de rapeos que describían situaciones adolescentes y ritmos frenéticos que mezclaban el desenfado del punk con el rave noventero.

La agrupación no proponía nada nuevo, pero se escuchaba fresco y divertido, acaparando un fiel séquito de seguidores que motivaron al grupo a realizar un nuevo disco, “For The Masses” (2010), consagrando su estilo con sencillos como “M.A.D.” y “Mic Check”, mostrando ya señales de “evolución” con marcadas influencias de The Prodigy, y por sobre todo, de Pendulum, quienes se han trasformado en una suerte de padrinos de los ingleses, llevándolos de gira consigo por gran parte de Europa y convirtiéndose en importantes referentes para este nuevo LP que lleva por nombre “Every Weekend”, el disco más comercial de Hadouken! hasta la fecha.

HADOUKEN 01El arribo de músicos como Skrillex y Deadmau5 al panorama musical, pese a quien le pese, ha dado un vuelco a la electrónica contemporánea mainstream, y el dubstep ha logrado establecerse como el estilo en boga en estos días. Hadouken! no ha querido quedarse fuera del fenómeno. Tampoco es que estemos frente a EL disco dubstep de los londinenses, sino que se toman los elementos más representativos del estilo para mezclarlos con las influencias de Pendulum y el dance “a lo David Guetta”, siendo éste último el punto más criticable de un disco que peca de monotonía en varios de sus pasajes, empeñado en dar el despegue final para llegar a audiencias mundiales, solapando la esencia que hizo de Hadouken! la banda punk/electrónica de rebeldes sin causa, ideada para pasar un buen rato bailando y saltando.

El inició es más que prometedor, siguiendo la senda de “For The Masses”, la introducción de “The Vortex” suena a épica fiestera, dejando caer las primeras señales de que lo que vamos a escuchar es un disco que puede ser reproducido de principio a fin en cualquier disco y poner a bailar a todo el mundo. Las voces de apoyo y los sintetizadores dance-pop, otorgan ese sentimiento de carnaval electrónico, complementado por los fraseos de James Smith, que terminan de definir a este Hadouken! 2013, bastante más oreja, pero deseoso de continuar construyendo su legado.

“Levitate” viene impregnada de Pendulum. Desde su imponente introducción, hasta el intenso quiebre del estribillo, cuya intensidad la saca del ámbito netamente bailable, para dar forma a un muy buen tema electrónico que nació de la melodía principal de un bonus track que servía de outro para “For The Masses”, el instrumental “Retaliate”. Por su parte, “Bliss Out” toma como base el dubstep, en un tema bastante más bajo perfil, aunque necesario para dar un respiro y cantar su pegajoso coro.

HADOUKEN 02La idea de madurar es una tarea que los ingleses han querido tomarse muy en serio en este larga duración y una canción como “As One”, que repite la estructura y sentimiento de “Levitate”, es una composición que podría conquistar a cualquier aficionado a eventos como Mysteryland o Creamfields, efectiva y grandilocuente, haciendo añorar los años en que temas como “Liquid Lives” o “That Boy That Girl”, bastaban para identificar –y disfrutar- de Hadouken! Aun así, no es para nada un mal tema, ya que el quinteto ha aprendido a moverse por estos senderos y dar material más que solvente. La agresividad hace acto de presencia con la poderosa “Parasite”, canción que ya pudimos escuchar durante el año pasado, como muchas de las canciones de este disco. Drum ‘n bass a la vena, una vez más mostrando la herencia Pendulum, en uno de los mejores momentos de la placa. “Bad Signal” es LA canción dubstep “marca registrada Hadouken!”, la misma que causó revuelo entre sus fanáticos cuando se estrenó como sencillo a principios de 2012, al poner en duda la continuidad del sonido que los llevó a la fama, para rendirse ante la moda del momento. Afortunadamente, el cambio sólo fue parcial y “Bad Signal” es una respuesta a la contingencia bajo la chapa de los británicos, que tomó prestadas las voces de “You Keep Me Hangin’ On” del grupo The Supremes, para reciclarlos bajo las bases de dubstep. Llegados a este punto, lo que más se puede achacar a este retorno discográfico es la ausencia casi absoluta de la guitarra de Daniel “Pilau” Rice y el bajo de Christopher Purcell, quienes han decidido unirse a Alice Spooner en los sintetizadores, transformando a la banda en una agrupación completamente electrónica. Si hasta la batería de Nick Rice podría ser fácilmente reproducida por un computador, pero en una decisión bastante criteriosa, su sonido acústico sigue presente para dotar de naturalidad al combo europeo.

“Stop Time” nos devuelve a la discoteca, mientras que “Spill Your Guts” es la mezcla perfecta entre este Hadouken! “versión Skrillex” y los teenagers contestatarios. Bajo estos mismos términos llega “The Comedown”, canción en la que, por fin, la guitarra de Rice toma un poco de protagonismo. Luego toca el turno de “Daylight”, original del grupo Drummsound & Bassline Smith, en una colaboración que realizaron en conjunto con Hadouken!, y que fue agregado a este álbum marcando el segundo pasaje más frenético del registro, que es rematado por “Vessel”, última manifestación drum ‘n bass, antes de regresar al baile absoluto con los dos sencillos que fueron lanzados durante 2011, “Mecha Love” y “Oxygene”, que funcionan muy bien como unidad, pero en conjunto con el resto del álbum no logran sobresalir ante la similitud que comparten con gran parte de las canciones de “Every Weekend”.

Hadouken! dio el gran salto a nivel comercial, y lo más probable es que su tercera placa los lleve a la fama mundial, hasta alcanzar un podio al que han tratado de escalar con no pocos esfuerzos durante su meteórica carrera. Su incorporación a la parrilla principal de certámenes como Reading Festival, dan fe de los frutos que han podido cosechar. Para los que seguimos a la banda desde hace unos años, el cambió que ha sufrido se veía venir desde “For The Masses”, y no choca, pero lo cierto es que el resultado pudo haber sido mucho más contundente, más diverso. Faltó esa personalidad y carisma que caracterizó a sus dos primeras producciones. Eso se ha perdido en este disco, transformando a Hadouken! en una banda mucho más amigable, más genérica, más comercial. Tampoco es que hayan vendido sus almas ni nada por el estilo, sus intenciones radiales estaban más que claras desde un principio, pero aunque “Every Weekend” se transforma es una entretenida escucha y en un muy buen disco de música electrónica, la esencia desvergonzada de un grupo de chicos adictos a las fiestas alocadas al ritmo del “punchi, punchi”, se echa demasiado de menos.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:
(1)
  1. Ignacio says:

    HDKN! en Humonegro :o!

Comentar

Responder