Green Day – ¡Uno!

Miércoles, 3 de Octubre de 2012 | 1:18 pm | Comentarios (2)
Green Day – ¡Uno!

Artista:

Green Day

Álbum:

¡Uno!

Año:

2012

Sello:

Reprise Records

En la última década, los destinos de las bandas de los noventa han sido muy disímiles. Mientras varios se separaron y formaron otros proyectos, otros se separaron y se volvieron a juntar. Pocos pueden decir que se han mantenido contra viento y marea, y aún más, sólo un puñado ha tenido un creciente éxito y al mismo tiempo han expandido los horizontes de su propuesta.

Green Day no es una banda que desde lo under haya tenido un explosivo reconocimiento. El éxito de “Dookie” en 1994 cimentó su camino donde han tenido más altos que bajos, principalmente porque, pese a siempre instalarse en la vereda del punk rock más adolescente, no se quedaron pegados en un estilo. El salto al rock de estadios lo dieron con el indiscutible “American Idiot” (2004), pero en su siguiente álbum, “21st Century Breakdown” (2009), la grandeza simplemente se les escapó de las manos, resultando en un material descartable más allá de un par de singles promedio.

Ahora, el siguiente paso es ambicioso y nostálgico en varios planos. En un periodo de 5 meses van a lanzar tres álbumes, como una trilogía, de la que “¡Uno!” es el primer vistazo, y las conclusiones son ambivalentes. Si bien pareciera ser un disco incompleto y de una sola tecla —que se explica en que sea parte de una trilogía—, también presenta una vuelta a lo básico con un set de doce canciones, donde todas tienen el potencial de ser exitosos singles, tal como se hacía en los ‘60 o ‘70.

El punto de partida con “Nuclear Family” es explosivo, lleno de vibra glam y con la banda a tope. Hay que recordar que hace rato Green Day dejó de ser un trío en vivo y eso se nota en las capas sonoras que van más allá de la fórmula del power trío común, pese a que destaque especialmente a ratos el bajo de Mike Dirnt. Eso sí, muchos se olvidarán de eso porque las canciones de “¡Uno!” no tienen como objetivo denotar la mayor complejidad que ha alcanzado el poder popular de Green Day, sino que recordar las épocas del trío que no necesitaba esos back-ups.

“Stay The Night” tiene guitarras más brillantes que afiladas, pero funciona bien en el registro como una urgente llamada de atención romántica, al igual que “Oh Love”, que cierra el álbum con una canción extensa, pero que mantiene la urgencia y el impulso del resto del disco. En “Let Yourself Go” o en “Angel Blue” se vuelve hacia la estética de los singles de “Dookie” o “Nimrod” (1997), sin sonar añejas.

Tampoco es que todo siga un patrón monótono, sino que hay cierta flexibilidad como en “Troublemaker”, que suena mucho más Hives, o en “Kill The DJ”, donde hay ciertas cuotas del beat al estilo Franz Ferdinand. Esas son influencias interesantes que quizás abran la puerta a lo que suene en el resto de la trilogía. Y ahí está el punto clave. “¡Uno!” parece más una colección de singles que un álbum en sí, pero decir que efectivamente no hay línea de coherencia, no sería justo hasta tener la trilogía completa.

Además, “¡Uno!” es un saludable retorno a la raíz de Green Day, esa donde Billie Joe, Mike y Tré se lucen con pocos elementos y su poder los hace florecer. En su noveno disco, el tridente californiano muestra urgencia y fuerza, como hace rato no lo hacían, y aunque no sea un gran álbum en sí, por lo menos es un poderoso llamado de atención, y eso ya es bastante interesante.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:
(2)
  1. Marcelo.Mancilla says:

    En mi opinión este disco es una pisca de lo que green day era antes, en donde se deja el sonido del piano para resaltar el antiguo trío que hacia canciones simples pero que son bastante interesantes, ya que tienen un sonido pegajoso que queda dando vueltas en la cabeza.

  2. jano says:

    Encuentran bueno este posavasos y le tiraron mierda a la nueva joya de Muse… tan claritos en humo negro.

Comentar

Responder