Gone Is Gone – “Echolocation”

Lunes, 16 de Enero de 2017 | 10:38 am | No hay comentarios
Gone Is Gone – “Echolocation”

Artista:

Gone Is Gone

Álbum:

Echolocation

Año:

2017

Sello:

Rise Records

Con frecuencia, el mundo del rock nos sorprende con el nacimiento de los denominados supergrupos, es decir, bandas conformadas por connotados músicos de diferentes proyectos, muchas veces unidos por el amiguismo. Dentro de esta clasificación, la novedad la trae Gone Is Gone, la que posee la particularidad de conjugar bajo un mismo nombre a Troy Sanders de Mastodon en bajo y voz, Tony Hajjar baterista de At The Drive-In, Troy Van Leeuwen guitarrista de Queens Of The Stone Age, y al multi instrumentista Mike Zarin, quienes ya nos sorprendieron el año 2016 con el lanzamiento de un EP homónimo como primer material. Este 2017, vuelven a dar que hablar con el lanzamiento de “Echolocation”, primer larga duración de la agrupación, que se pasea por una variedad de sonoridades dentro del rock y el metal alternativo.

“Sentient” da la partida al disco con un aura oscura, la cual varía constante y abruptamente con demoledoras descargas de acordes al compás de una pausada rítmica. Inmediatamente después llega “Gift”, tema capaz de entrelazar los estilos de los cuatro integrantes de la banda, con una guitarra que dibuja líneas de stoner, matizadas por el acompañamiento teñido de metal, haciendo de este uno de los puntos altos de la entrega. En la misma línea, “Resurge” es un tema en donde el prolífico trabajo en la batería de Hajjar parece guiar desde el post hardcore el aporte del resto de integrantes. Con la llegada a “Dublin” la placa da un vuelco radical hacia una sonoridad más industrial, demostrando la gran capacidad creativa de Mike Zarin en secuencias rítmicas y atmósferas de envolvente estridencia y profundidad. Por su parte, “Ornament”, si bien posee una estética completamente distinta a su predecesora, viene a coronar la figura melódica con la que clausuran el anterior track, además de poseer una poderosa entonación de la voz de Troy Sanders, armonizada con sintetizadores. Luego de esto llega “Pawns”, el tema más duro del disco, en donde se manifiesta de forma clara la influencia del bajista de Mastodon y destaca la intervención del solo de guitarra –con anómalo pero prudente sonido– de Troy Van Leeuwen.

A medio andar, “Colourfade” baja las revoluciones entregando una interesante pieza con variedad melódica compuesta por un bajo dinámico, guitarras profundas, sintetizadores ruidosos –pero armoniosos– y un certero acompañamiento rítmico. Con un buen camino ya recorrido, la banda nos sorprende con el inesperado pero sublime cover del tema “Roads” de la banda inglesa Portishead. Acá Zarin vuelve a lucirse, esta vez con los sonidos procesados del resto de instrumentos, los cuales inundan de tinieblas un tema originalmente cargado de sentimentalismo.

Casi llegando al final nos encontramos con la dupla “Slow Awakening” y “Fast Awakening”; la primera retoma las influencias del industrial mezclándola con guiños al noise, responsabilidad del agónico efecto de la guitarra que se apodera de la sonoridad, mientras que la segunda, con un tempo acelerado de carácter hardcore, es una reversión magistral a su antecesora. Nuevamente se vive un cambio drástico con “Resolve”, único tema acústico del disco, el cual evoca una melancolía noventera, con juegos entre lo electrónico y lo análogo en las percusiones, acompañado de un ensamble de cuerdas de fondo que parecen llevar a la banda a un sitio alejado del disturbio terrenal. A modo de conclusión y síntesis, el tema “Echolocation” con versos armónicos, guitarras manipuladas y coros demoledores, sumado a una rítmica lenta pero incisiva y sintetizadores tormentosos, define a la perfección la amalgama de géneros que Gone Is Gone intenta manifestar a lo largo del disco.

Doce temas son suficientes para demostrar que este supergrupo no es la simple proyección del sonido de la banda de uno de los miembros; es totalmente lo contrario. Cada uno de los integrantes contribuye desde su estilo a generar un sonido identitario para la agrupación. Los constantes diálogos entre el industrial, el metal, el hardcore y el stoner se ordenan generando frecuencias inconfundibles, esperanzándonos con que “Echolocation” sea sólo la punta del iceberg y que Gone Is Gone se mantenga en nuestros radares por un largo período.

Por Emilio Toledo

Enlace corto:

¿Cuál es la banda que más quieres ver en RockOut Fest 2016?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...