Fucked Up – Glass Boys

Viernes, 30 de Mayo de 2014 | 11:28 am | No hay comentarios
Fucked Up – Glass Boys

Artista:

Fucked Up

Álbum:

Glass Boys

Año:

2014

Sello:

Matador

La principal característica de los canadienses Fucked Up es la transgresión, tienen su base sónica en el punk y el hardcore, pero existe otra arista, la que los acerca a un tratamiento del sonido mucho más melódico que, pese a ello, no los liga al hardcore melódico tipo Millencollin o Bad Religion, sino que al post-hardcore y el rock experimental, porque hay que convenir que es curioso oír un coro femenino entre tanta violencia, obra y gracia de su bajista Sandy Miranda. Todo esto deriva en que ha sido la única banda del estilo que ha ganado el premio Polaris en Canadá. Su disco conceptual, “David Comes To Life” (2011), fue una explosión en críticas positivas y el primer gran éxito comercial de la banda, y este año regresan a consagrarse con “Glass Boys”.

FUCKED UP 01Una inusual intro en “Echo Boomer” en teclado desemboca en un beat machacante y en la característica voz de Damian Abraham, que a veces uno, en momentos de euforia, echa de menos en bandas más noise punk como Japandroids, o que otras veces asoman en Metz, ambos coterráneos de Fucked Up y que podrían allegarse al sonido general de la banda. En “Touch Stone” atacan con un ritmo sincopado, mezclado con el clásico “tuca-tuca” del hardcore, siempre con jugueteos de guitarra por encima. El primer y esperado quiebre en el disco sobreviene en “Sun Glass”, donde un par de riffs acústicos tensos terminan en una canción que de Fugazi tiene mucho, muchísimo, por lo demás con un video acorde a la ocasión, donde la violencia sónica se refleja en los trozos que grabaron de shows en vivo.

La progresión de riffs en “The Art Of Patrons” es clásica y el sonido también, como buena muralla siempre está construida de pequeños detalles y esta no es la excepción. “Warm Change” es hijo directo de la mezcolanza entre el punk más genialmente contenido y el pop rock de The Replacements. Un arpegiado de guitarra es el que da la bienvenida a “Paper The House”, una melodía envidiable y un gancho muy recordable extrae lo mejor de su repertorio y lo incluye en esta canción. “DET”, entre su disonancia y su construcción rítmica algo difícil de digerir, termina siendo interesante, y nuevamente otro quiebre en el sonido es el que distrae la atención. “Led By Hand” es la canción definitiva de este álbum en cuanto a lo que a pogo se refiere, sin recurrir al ritmo frenético del punk más desorbitado, cumple a cabalidad con esa premisa.

FUCKED UP 02Al escuchar “The Great Divide”, al igual que en la gran mayoría de los tracks de este disco, se siente que hay un patrón en común que llama a no armar una placa que parezca una canción única de 30 o 40 minutos, clásica carencia del punk y, por extensión, de la mayoría de los estilos; se nota de principio a fin que hay un esfuerzo de citar a un mismo llamado la fuerza propia del estilo con una variación en el mismo, sin miedo y sin quitar ninguna agalla.

Quizás, pensando en lo que fue su anterior disco que reunía la friolera de 18 canciones con una extensión estándar de tres a cuatro minutos, era necesario prepararse para más y más agresión, sin embargo, “Glass Boys” da término a este álbum con sólo diez temas y lo hace con dignidad, sapiencia y confianza en el método, empujando la canción sin mayor esfuerzo, otra más de este álbum digna de lanzarse al moshpit sin mayores contemplaciones, aunque terminando con piano, una sorpresa más que nos tenían preparada los canadienses.

Después de un disco sumamente interesante, pero extenuante a ratos, al menos en su extensión, es bueno saber que Fucked Up mantiene la fórmula en un formato más breve, que ya de por sí es fresco, novedoso y acapara muchos públicos, y parecen no tener ganas de parar, para alegría de muchos.

Por Danny Arce

Enlace corto:

Comentar

Responder