Fu Manchu – Gigantoid

Viernes, 16 de Mayo de 2014 | 11:40 am | Comentarios (1)
Fu Manchu – Gigantoid

Artista:

Fu Manchu

Álbum:

Gigantoid

Año:

2014

Sello:

At The Dojo

Es bastante inútil decir a estas alturas que Fu Manchu no ha modificado su sonido en sus más de 20 años de carrera. Aquel distorsionado (o fuzzy) de las guitarras afinadas en Re, escalas pentatónicas, la cada vez más agresiva voz de Scott Hill y los riffs sacados de la escuela de Black Sabbath o Blue Cheer, han sido y seguirán siendo marca registrada de los oriundos del sur de California. Lo interesante en este caso, es que a pesar de lo homogéneo que ha sido su música en los ya más de diez discos que han lanzado desde su aparición, es posible encontrar matices que demuestran la variedad de estilos y temáticas que han podido desarrollar. Ya sea en las odas a la vida californiana de “The Action Is Go” (1997), en el álbum –casi- conceptual que terminó siendo “King Of The Road” (2000) o en la propuesta más comercial de “California Crossing” (2001), Fu Manchu ha sabido moverse con soltura dentro de sus propios límites.

FU MANCHU 01Tras la salida del eximio baterista Brant Bjork (quien también fuera miembro de la icónica banda stoner Kyuss), los californianos Fu Manchu iniciaron un viaje que los llevó por sonidos mucho más directos, dejando de lado la psicodelia y el amor por los autos y las drogas (al menos en cuanto a sus letras se refiere). “Start The Machine” (2004), “We Must Obey” (2007) y “Signs Of Infinite Power” (2009) terminaron conformando una trilogía que se caracterizó por darle al sonido de la banda una impronta más similar a agrupaciones como Black Flag y no tanto a otras como Blue Oyster Cult. Y si bien todos esos discos terminaron siendo más que correctos trabajos, ya para su última publicación cabía hacerse la pregunta si es que la banda podría desarrollar algo un poco más novedoso, en vez de volver a probar la fórmula de esos tres últimos trabajos.

“Gigantoid” no representa el abandono total de lo realizado por la banda en la última década, pero no cabe ninguna duda de que este es, por lejos, el disco más “stoner” que ha lanzado, quizás, desde “In Search Of…” del año 1996. Las temáticas abordadas en este disco tienen más que ver con la paranoia que con los autos, más con los monstruos y  alienígenas que con California, y más con la psicodelia que con el escapismo.

La agresividad sigue estando ahí, y es cosa de dar inicio al disco y encontrarse con “Dimension Shifter” para corroborar aquello. Pero es justamente en esta misma canción donde los californianos presentan aquel sonido más psicodélico que mencionamos anteriormente. Un quiebre al medio del tema es todo FU MANCHU 02lo que necesita la banda para iniciar un viaje de poco más de dos minutos donde se bajan las revoluciones y se da paso a ese sonido que tan bien le queda a Fu Manchu. Y si hiciéramos un paralelo, estaríamos frente a un disco donde los “Planet Caravan” terminan siendo más disfrutados que los “Iron Man”. “The Last Question” lleva esta propuesta al extremo, en una canción que, con casi ocho minutos, se transforma por lejos en una de las más extensas de su fructífera carrera.

Hablamos de temáticas donde la psicodelia y la paranoia se hacen presente, y esto la banda lo demuestra no sólo en sus alocadas letras, sino que también en su sonido. “Evolution Machine” es por lejos uno de los puntos más altos del disco, con un riff maquiavélico que acompaña al verso, dotándolo de una premura a la cual no nos tienen acostumbrados. Y la gran decepción de “Gigantoid” es que este tipo de canciones terminan siendo escasas y a ratos parecen ser la excepción y no la regla. En discos previos, sonidos como los explorados acá terminaban siendo un pequeño acápite dentro de toda la estructura, por lo que se agradece bastante que se den esta vez el tiempo para adentrarse más en este mundo que al parecer tanto les acomoda. Y sería deseable que en un futuro no muy lejano los californianos puedan dar rienda suelta a esta faceta que, lamentablemente, aún no han explotado. Esperemos que “Gigantoid” sea el primer paso.

Por Emilio Guerrero

Enlace corto:
(1)
  1. Roberto Fuentes says:

    Comparto gran parte del revise, es notable el trabajo en estructura, esta vez caminando por otra vereda, mas psychodelica, densa y doomy a ratos, pero sin perder un ápice el fuzz marca registrada, sin entrar en comparaciones burdas con el pasado me parece uno de los mejores trabajos de fu manchú con una dosis extra de agresividad, menos surf y mas piedra.

Comentar

Responder