Franz Ferdinand – Right Thoughts, Right Words, Right Action

Martes, 27 de Agosto de 2013 | 10:30 am | No hay comentarios
Franz Ferdinand – Right Thoughts, Right Words, Right Action

Artista:

Franz Ferdinand

Álbum:

Right Thoughts, Right Words, Right Action

Año:

2013

Sello:

Domino

Es fácil entusiasmarse cuando vuelven los viejos amigos. En general, las ausencias de gente querida crean expectativas amplias al momento de su regreso, e incluso los recuerdos se distorsionan a veces. Pero también es mejor cuando vuelven y son mucho más parecidos de lo que creías a la forma en la que los recordabas. Eso pasa con Franz Ferdinand, esa banda escocesa que, primero, era la llamada a revolucionar el rock con su revisionismo propositivo, con menos de homenaje y mucho más de sentir que esa era la música del futuro, y luego, ese grupo que le hacía más honor que ningún otro al concepto de “rock bailable”.

En parte, Alex Kapranos, Paul Thompson, Nick McCarthy y Bob Hardy ganaron. El rock hecho más para disfrutarlo en una pista de baile que en cuartos oscuros y solitarios, se tomó al mundo, pero mientras ese fenómeno ocurrió, los propios Franz Ferdinand se iban de ese carril con el errático y arriesgado “Tonight: Franz Ferdinand” de 2009. Por eso, el retorno de estos amigos era más que esperado: era necesario. En un mundo dominado por los banjos insoportables y la electrónica más monótona, Franz Ferdinand tenía que intentar salvar al mundo, y apropiadamente su cuarto disco se titula “Right Thoughts, Right Words, Right Action”, o sea, pensar, decir y hacer de forma correcta, como todo héroe de historietas sueña con ser. Pero FF no se mete en ninguna pelea, y ni siquiera aplica su factoría de singles a trabajar, sino que se encarga de hacer el disco que debían hacer, que opera como la resurrección de una banda que estuvo a punto de separarse y donde los amigos cada vez tenían relaciones más forzadas.

FRANZ FERDINAND 02Más que la vocación de un sencillo, como el omnipresente “Take Me Out” o la recordada “Do You Want To”, lo que hay es el rescate de un sonido propio, un revisionismo a los elementos que hicieron de FF el fenómeno que fueron, pero sin la urgencia de buscar “la” canción, sino que con la necesidad de supervivencia de usar un álbum para revivir. Así, no es extraño que el corte que abre el disco y cuyo coro incluye el nombre del mismo, haya tenido un video hecho por el director de “Take Me Out”, y que además usa una estética que recuerda a la gráfica alemana, igual que la de ese video. Pero “Right Action” no es “Take Me Out”, su estructura es demasiado sencilla, quizás siendo la canción más directa hecha por la banda, más sencilla de digerir, pero al mismo tiempo con bastantes menos puntos de atractivo que otros singles de los escoceses. El otro sencillo, “Love Illumination”, tiene una dinámica y un momentum que operan haciendo de esta una de las mejores composiciones del combo británico, pero cuya fluidez no genera un mayor magnetismo con la audiencia, quizás por su estética –al igual que la mayoría del disco- antigua y oscura. Incluso el video de “Love Illumination” brilla por su irónico y sombrío tono, como una película de terror de mofa.

Otras canciones también brillan, como la riesgosa “The Universe Expanded” o el brit reggae de “Brief Encounters”, pero nunca en la forma que necesita FF. Estos tracks sí denotan que la primera opinión ante “RTRWRA”, que indicaría que acá estamos ante una mera vuelta a las raíces, es falsa, y que las apuestas con cierto nivel de riesgo están. Un punto fuerte del disco, pese a su aparente carencia de profundidad, son las letras de Kapranos, cuya interpretación también hace creer que él es el depositario de la tradición más granada del britpop, y esto gana notoriedad con el trabajo en las segundas voces y coros que está bastante bien, y no por nada el órgano en “Treason! Animals” recuerda a los sonidos de “Freaks”, disco de Pulp de inicios de los 90’s. Pero es complicado que FF consiga un éxito grande con este disco, ni tampoco estará en los listados de “Lo Mejor del Año” a finales de 2013, pero sí puede devolverle el cariño y el respeto de sus parroquianos, y también sumar nuevos devotos al santuario que crean en la pista de baile. Incluso Todd Terje se alió con ellos y lanzó dos remixes, uno para “Evil Eye” y otro para “Stand On The Horizon”, y además metió sus narices en la producción del álbum, al igual que algunos miembros de Hot Chip.

FRANZ FERDINAND 01Todo eso se nota. La producción del disco es el verdadero avance de FF, no sus canciones o las melodías, que son elementos constantes en la vida de la banda. Pero ni siquiera este maquillaje le da un carácter más allá de la corrección a este álbum. Y ese es el problema: la corrección se sobrepone a la espontaneidad que una propuesta como la de Kapranos y los suyos necesita como compañera. No se trata de que improvisen todo, pero este segundo aire requiere no sólo de riesgos, sino también de esa fluidez que tiene “Love Illumination” o la excelente construcción de “Fresh Strawberries”, donde las figuras de guitarra tienen una preponderancia magnífica. Pero esto contrasta con la ya mencionada simpleza simplona (la redundancia es necesaria) de “Right Action”, o la Fallen-esca “Bullet!”, que también cae en esa categoría y que, pese a su potencial de single y al gusto que generará de seguro en los fans, caerán para el resto en la intrascendencia. Eso sí, pese a la irregularidad del álbum, funciona bien como un todo, y su tono recuerda más a los buenos tiempos que a los problemas del presente o del pasado más cercano con la ambición de “Tonight…” y los 35 minutos de duración de “RTRWRA” también ayudan a la digestión de este material, pero sí es verdad que requiere de cierto esfuerzo para escucharlo.

Hace alrededor de una década, Franz Ferdinand era la banda de moda, la punta de lanza del rock británico y también los portadores de la batuta del sonido del futuro. Hoy son una banda más, el rock británico con medios como NME le ha dado espacio a Arctic Monkeys, Mumford & Sons o Palma Violets, pero siguen teniendo el sonido del futuro, y aunque FF no salvará al mundo, por lo menos tiene ese triunfo, y en su correcto renacer podemos regocijarnos con el hecho de que este grupo volvió a ser un conjunto de amigos tocando música, y desde ahí pueden reconstruir su historia. La esperanza sigue viva mientras piensen, digan y hagan las cosas correctas.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...