Foals – What Went Down

Miércoles, 23 de Septiembre de 2015 | 10:32 am | Comentarios (1)
Foals – What Went Down

Artista:

Foals

Álbum:

What Went Down

Año:

2015

Sello:

Warner

Foals está de vuelta. Así lo han hecho saber fuerte y claro desde que hace unos meses empezaron a liberar los primeros adelantos de lo que sería esta, su más reciente entrega, dejando en claro desde un principio cuál es la tónica esta vez: con un sonido levemente más alejado del math rock que caracterizó sus trabajos anteriores, se aventuran con sonidos mucho más fuertes y ruidosos, pero a la vez potenciando su sello particular basados en sus hipnóticas guitarras, la matemática que aún conservan en sus percusiones, la expresiva voz de Yannis Philippakis o, más probablemente, en la sinergia de estos elementos cuando suenan en conjunto. Aquello que los define es algo que Foals tiene claramente identificado y, tras tres discos lanzados a lo largo de seis años, la evolución de cada elemento es evidente entre cada trabajo, y es en “What Went Down” donde viene a encontrar un punto álgido en su madurez.

FOALS 01En este disco nos encontramos con música llena de movimiento, tanto por sus ritmos casi bailables, como por el conjunto completo de sonidos, que es en sí mismo como un recorrido por las profundidades que varía en su velocidad. Es así que este viaje empieza potente, rápido, y para ello las canciones escogidas son “What Went Down” y  “Mountain At My Gates”. La primera, explosiva, funcionando casi a modo de fuegos artificiales para abrir este tan esperado trabajo. En la segunda, los arreglos de guitarra recuerdan mucho al encanto que marcó “Total Life Forever” (2010), con esos sonidos tan melódicos pero a la vez llenos de actitud. En tanto, “Birch Tree” se sitúa como una composición de dos partes, con una transición casi imperceptible, que funciona de la misma forma dentro del disco.

Lo que parte por un ritmo que podría ser hasta bailable, finaliza con sonidos más distorsionados y algo más profundos para introducir sutilmente a “Give It All”, una de las pocas canciones lentas de esta entrega, la cual nos conduce a través de un desplazamiento submarino por las intensidades que Foals ha aprendido a manejar tan bien, con melodías que transportan y que, a su vez, se fusionan con esa influencia pop con la que ya experimentaron en “Holy Fire” (2013). Es esta misma influencia la que quizá les facilitó alcanzar la masividad que lograron tras dicho lanzamiento, agregado que no molesta, en tanto lo han sabido integrar de forma sabia a su propio sonido, quedando más que claro en la consistente “Albatross”.

Y para que no nos quede lugar a dudas sobre el rol fundamental de cada integrante de la banda, “Snake Oil” se presenta como un tema creado especialmente para sacar a relucir el talento y la actitud del bajista, Walter Gervers, quien en esta pista se hace cargo del liderazgo instrumental con una línea melódica impecable. “London Thunder”, por su parte, ya se sitúa entre las favoritas de los seguidores de la banda, y con justa razón, ya que es una de las canciones más íntimas del disco, cargada hacia la melancolía y la introspección. Sin dejar nada al azar, “A Knife In The Ocean” es la canción escogida para cerrar el disco, aunque pareciera haber sido directamente compuesta con dicha intención. Un FOALS 02tema que sintetiza la intensidad que va tomando la placa conforme se acerca a su final, con un principio cargado de tensión, decantando en los continuos quiebres que presenta desde que se acerca el primer coro. Tras esto, dicha tensión se va liberando progresivamente de forma cada vez más visceral, con instrumentos más distorsionados y con la voz de Philippakis funcionando como el acompañante idóneo para esta catarsis final.

Es así como los ingleses han dejado pasmados a su público, alcanzando una madurez que se expresa fuerte y claro, tanto en la implementación y ejecución de las composiciones, como también en la composición misma, donde Foals establece un diálogo con distintos estilos, pero siempre imponiendo su sello particular. Su trayectoria, aunque breve, no ha sido en vano, siendo posible apreciar la identidad de cada disco, y es en este trabajo donde nos muestran los resultados de una madurez continua, recopilando lo aprendido en cada una de sus anteriores entregas para lograr un sonido cada vez más consolidado. Esperamos tener Foals para rato, porque, a juzgar por “What Went Down”, esto recién empieza.

Por Evelyn Munzenmayer

Enlace corto:
(1)
  1. Nico says:

    Es la zorraaaaaaaa

Comentar

Responder