Fear Factory – Genexus

Lunes, 31 de Agosto de 2015 | 11:26 am | Comentarios (1)
Fear Factory – Genexus

Artista:

Fear Factory

Álbum:

Genexus

Año:

2015

Sello:

Nuclear Blast

Hablar de Fear Factory, es hablar de una institución pionera en el metal moderno. Quizás, sin saberlo, hordas de bandas surgidas con posterioridad al año 2000 son tributarias de los riffs filosos de Cazares, del doble bombo asesino de Raymond Herrera y del fraseo desgarrador, matizado con la voz melódica aplicada en los coros, de Burton C. Bell, siendo esta quizás la contribución más emulada durante los últimos 15 años, y que muy pocos de quienes la utilizan saben que nació en un álbum de death metal llamado “Soul Of A New Machine”, en un ya lejano año 1992. Mucha agua ha pasado bajo el puente desde entonces y, tras cambios de alineación, separaciones tortuosas y caminos errados, desde el año 2010 con el espléndido “Mechanize”, la máquina del miedo parece haber encontrado su camino para consolidar su legado, aunque en el mismo se encuentre con más de un bache.

FEAR FACTORY 01En efecto, su último disco, “Genexus”, toma el testimonio de su antecesor “The Industrialist” (2012) en lo que a fuerza y estructura se refiere, mejorando el sonido y la orgánica del álbum, pues en el antecesor la batería fue programada y, aún cuando dicho aspecto no es extraño en la historia de la banda, su uso fue desmedido, restándole vitalidad. En esta ocasión cuentan con Mike Heller (Malignancy), el que cumple con su cometido airosamente. No obstante, esto no alcanza para darle el carácter de “fundamental” a este trabajo, principalmente por la fisonomía monocorde que adoptan las cuerdas de Cazares y una menor compenetración en la creación de la batería, algo que no pasaba en los tiempos de “Obsolete” (1998) o el mítico “Demanufacture” (1995). Si debemos categorizar este álbum, podemos incluirlo dentro de la lista de los trabajos correctos de este año. Tiene casi todo lo que un fan de Fear Factory espera: guitarras pesadas y agresivas, melodías pegajosas, baterías coléricas, y una base industrial acertada, entre otros elementos. En ese sentido, cabe preguntarse: ¿que faltó? La respuesta ya fue anticipada: la innovación prácticamente es inexistente. Esto no es sinónimo de que “Genexus” sea un mal opus, muy por el contrario, no es arriesgado decir que está por sobre la media de las producciones de hoy en día. Empero, tal hecho debe medirse con la historia de la banda y los hitos que ha logrado, y es en dicho cotejo en donde cae.

Existen varios temas que cumplen con lo que uno espera del grupo. El comienzo arrollador con “Autonomous Combat System” evoca los mejores pasajes de la mitad de la década de los noventa, pero actualizado con la producción prístina moderna. Lo mismo ocurre con “Dielectric” y “Soul Hacker”, que suenan como vetas descolgadas del disco “Obsolete”, lo cual es muy positivo. Otros temas como “Anodized” o “Regenerate” parecen tomar el concepto más simple de “Digimortal” (2001), pero mejor trabajado, reforzando su pesadez y conjugando mejor las partes melódicas en la construcción de la canción, sin que suenen forzadas como en aquél trabajo. Pero otros temas muestran un rollo distinto: “Promotech” parece un reciclado de la fórmula exprimida en “Mechanize”, en donde la guitarra sólo se limita a seguir el tiempo del doble bombo, algo básico para lo que nos tiene acostumbrado el simple, pero innovador trabajo de Cazares; siendo necesario destacar, con FEAR FACTORY 02todo, que la sección que comienza después de los dos minutos y medio de canción, es una de las más potentes escritas en el último tiempo por la banda.

La deficiencia compositiva reseñada en el apartado anterior se repite en “Genexus”, en la que sólo el profundo coro y el trabajo en los sintetizadores de Rhys Fulber la convierte en algo interesante. Peor es el caso de “Battle For Utopia” cuyo verso está al borde del autoplagio de “Slave Labor” del álbum “Archetype” (2004) y donde las ideas corren por cuenta de la hondonada que imprimen las máquinas del productor. “Expiration Date” aporta levedad y tranquilidad final, extrayendo la savia industrial de Fulber al máximo, pero sin un punto de inflexión que la haga memorable.

Y así, esta versión de Fear Factory se posiciona como un acto sólido dentro de la escena metalera, pues su música y su mensaje suena actual en un mundo cada vez más dominado por la tecnología, cuestión que han venido pregonando desde sus inicios. En tal sentido, “Genexus” es un disco entretenido de escuchar e interesante de comprender; sin embargo, falla en un aspecto que era central en los años mozos de la banda: la capacidad de innovar. Por eso, queda como un buen trabajo de los californianos, pero nada más.

Por Pablo Cañón

Enlace corto:
(1)
  1. nomadessert says:

    Disco bastante potente que busca mucho captar lo hecho en demanufacture según mi punto de vista. Sonido muy bien logrado, disco potente, intenso que reivindica lo poco realizado en las últimas entregas.

Comentar

Responder