El Álbum Esencial: “Daydream Nation” de Sonic Youth

Jueves, 13 de Julio de 2017 | 12:16 am | No hay comentarios
El Álbum Esencial: “Daydream Nation” de Sonic Youth

Artista:

Sonic Youth

Álbum:

Daydream Nation

Año:

1988

Sello:

Enigma

Para gran parte del imaginario popular, el álbum “Goo” (1990) se asoma como lo más reconocido de la legendaria banda Sonic Youth, pero existió un disco que fue lanzado sólo dos años antes y que marcó un precedente en la transformación musical que el grupo desarrolló durante la década de los noventa. Esta obra es “Daydream Nation”, quinto álbum de estudio de Sonic Youth, considerado por muchos como el puente definitivo entre el sonido crudo y ruidoso de sus primeros años, hasta el rock alternativo que desarrollaron posteriormente en su carrera.

Hay un factor común entre todos los primeros trabajos de Sonic Youth: las bajas ventas discográficas. Si se mira desde esa llana y fría vereda, cada trabajo realizado por el cuarteto fue un fracaso en cuanto a copias vendidas, no obstante, otra característica compartida por todos sus trabajos es el gran reconocimiento que lograron posteriormente, ya que muchas de sus obras son consideradas piezas clave en la historia de la música alternativa.

Luego de haber lanzado “Sister” (1987) y de haber grabado el LP del proyecto alterno Ciccone Youth (“The Withey Album”, 1989), Sonic Youth se encontraba en una cúspide creativa que los tuvo con la mayor de las energías trabajando en lo que sería su quinto LP. Luego de extensas sesiones de improvisación, la banda logró tal cantidad de material, que decidieron que “Daydream Nation” debía ser un álbum doble, alcanzando una duración sobre los 70 minutos.

Dentro de toda la genialidad de la banda, este álbum representa una línea sonora bastante convencional, ligándose al rock tradicional, pero con ese distintivo rabioso y juvenil que sólo Sonic Youth podía entregar. La canción de apertura, “Teen Age Riot”, habla sobre la revolución juvenil, con una nación imaginaria donde J Mascis, vocalista de Dinosaur Jr., sería el presidente de los Estados Unidos, todo bajo la críptica y analítica mirada de Thurston Moore y Kim Gordon, encargada de recitar una especie de mini poema al inicio de la canción. El riff furioso y estridente que arranca el disco en este track marca el sonido que se desarrolla durante las 14 canciones que lo componen, incorporando extensas partes de guitarra inspiradas principalmente por la capacidad de improvisación que la banda posee en vivo, un agregado al disco con el fin de capturar esa potencia en escena, pero llevada al estudio.

Con letras surrealistas, llenas de metáforas y dobles lecturas, “Daydream Nation” hace guiños constantes a la literatura (como en “The Sprawl” o “Hey Joni”), los íconos de la cultura popular (como Andy Warhol y su película “Chelsea Girls” en “Eric’s Trip”), así como a sucesos que ocurrieron durante esos años (abordados en tracks como “Eliminator Jr.”), haciendo de “Daydream Nation” una placa multi temática, pero encerrada en un concepto: la transición.

Dicha transición está incluso demostrada en la portada, en esa vela que se mantiene encendida, trayendo luz a la oscuridad, algo evidenciado en el sonido de la banda, trasladado al lado más melódico en este LP. Es probable que el reconocimiento definitivo para Sonic Youth no fuera el suficiente mientras existieron, pero al menos los años le han dado la razón a una discografía llena de obras maestras para la música contemporánea.

Sin discos como este, probablemente mucha de la música presente en la década de los noventa ni siquiera hubiese existido. No por nada la revista Pitchfork lo escogió como el mejor álbum de los años ochenta; una obra muy poco valorada en su lanzamiento, pero transformada en algo de culto con el pasar de los años.

En resumidas cuentas, “Daydream Nation” es un álbum completo, lleno de matices y con un sonido difícilmente escuchado antes. Con esto, el despegue creativo de Sonic Youth se disparó hasta su último año de actividad, alcanzando incluso las carreras en solitario de sus cuatro miembros. No importa si su discografía es escuchada desde el principio hasta el final, o desde su último álbum hasta el primero, todo se conecta en este punto, en esta obra puente entre la experimentación y la consagración; el punto de inflexión en el esquema sonoro de los padrinos del rock alternativo.

Por Manuel Cabrales

Enlace corto:

Comentar

Responder