DragonForce – Maximum Overload

Martes, 7 de Octubre de 2014 | 11:45 am | No hay comentarios
DragonForce – Maximum Overload

Artista:

DragonForce

Álbum:

Maximum Overload

Año:

2014

Sello:

Ear Music

Sobreproducción de contenidos e información digital, la sólida metáfora baumaniana de la liquidez haciéndose presente, la aceleración progresiva de la interacción social, informaciones que se transforman en datos difíciles de controlar. Vivimos en una época de “Maximum Overload” para nuestras mentes, como lo sugiere DragonForce desde el principio con la carátula de su sexto disco. La solución programática propuesta por la banda parece ser la misma de siempre, quizás para reafirmar a una velocidad de mil bpm que pueden navegar en la web y surfear una ola de información y datos sin problema.

DRAGONFORCE 03Una banda reconocida por los adeptos a la velocidad extrema y sonidos intensos, los efectos con la barra whammy y un estilo a la vieja escuela, DragonForce le debe gran parte de su éxito mediático a la aparición en uno de los Guitar Hero. Completar “Through The Fire And Flames” en el nivel más difícil era una prueba que sólo pocos nerds de los cinco botones de colores del control en forma de guitarra lograron conseguir. Históricamente DragonForce también ha sido atacado, muchas veces de manera injusta, por la crítica especializada por ser incapaz de reproducir en vivo un sonido limpio y de no ejecutar a la velocidad supersónica con que lo hace en sus discos. Después de un álbum escaso de inspiración como “Ultra Beatdown” (2008), uno en vivo de paupérrima calidad como “Twilight Dementia” (2010), y tras haber reemplazado al histórico ZP Theart por el talentoso Marc Hudson, los ingleses reaparecieron con “The Power Within” (2012), un disco sobresaliente, menos autorreferente y con buenas letras.

Ahora que el grupo ha crecido artísticamente y es finalmente capaz de autocontrolar su propia furia, la expectativa por ver el resultado del trabajo de Herman Li y sociedad impacienta a sus fanáticos. Hay que admitir que el disco es fiel a “The Power Within” en varios aspectos: desde la línea melódica, pasando por el songwriting hasta la duración promedio de las canciones, que bordea los cinco minutos; el sonido es limpio y la producción, esta vez a manos de Jens Borgen, es sinceramente satisfactoria. Basta escuchar un par de veces “The Game”, primera canción, para darnos cuenta de la descarga de notas con las que crean una atmósfera tétrica pero positiva, para recrear la lucha cotidiana en este gran juego que es la sociedad. También se hace presente el gran Matt Heafy, aportando con su voz de fondo, la que no se logra aprovechar por completo en las tres canciones en que está involucrado (“The Game”, “Defenders” y “No More”).

DRAGONFORCE 01“Tomorrow’s Kings” comienza con una óptima intro acompañada de una velocidad supersónica un tanto banal, con coros que se apagan en notas altísimas. Así, el disco arranca de improviso y parece no perder intensidad.  “Three Hammers” es un tema épico, bastante parecido a “Cry Thunder”, que  rompe con la monotonía de exceso de velocidad yendo de menos a más. Se alzan coros desde el fondo junto a un texto casi manowariano, sobre el cual una típica cabalgata power estilo clásico se mezcla con el sello de la banda de Sam  Totman. “Symphony Of The Night” es otra canción que se aleja del formato estándar de la banda, acercándose más al estilo compositivo de Timo Tolkki y la veloz “Through The Fire And Flames”, marca registrada de DragonForce.

“The Sun Is Dead” es el tema más extenso del álbum y mérito de reconocimiento para la interpretación de Frédéric Leclercq, quien ha escrito gran parte de la música del disco y se hace notar. Continúa “Defenders”, que tal vez por ser la canción más clásica, fue usada como single promocional del disco, mientras que “Extraction Zone” tiene un momento electrónico que se transforma en la instancia perfecta para que DragonForce dé rienda suelta a los efectos de los que alguna vez se hizo cargo Herman Li, como el famoso “Pac-Man Noise”.  Y si hablamos de participaciones individuales, en “City Of Gold” Marc Hudson nos sorprende y rectifica su nivel. El final del disco nos guarda una gran DRAGONFORCE 02sorpresa: una acelerada versión de la legendaria “Ring Of Fire” de Johnny Cash, un cover jugado, pero que al ser interpretada 100% al estilo DragonForce, se gana un par de pulgares hacia arriba.

Excluyendo a los numerosos detractores de la banda, para todos los metaleros de larga trayectoria “Maximum Overload” es una nueva y agradable zona por descubrir en el planeta DragonForce. Un álbum que no representa necesariamente una revolución o un pilar fundamental y, aun estando un escalón debajo de su predecesor, consigue sorprender incluso a sus más grandes fans en distintos momentos con la variedad en la letra de las canciones. Es verdad que faltan hits que se peguen en la cabeza y la sensación de déjà vu que es imposible no sentir con el abuso de efectos o melodías repetitivas, pero después de escuchar repetidas veces se comienza a disfrutar lo mejor del disco. Es verdad, no estamos hablando de un trabajo imprescindible, pero es un álbum honesto que sin duda apreciarán los fans de  DragonForce.

Por María José Frazzoni

Enlace corto:

Comentar

Responder