Deep Purple – “Infinite”

Lunes, 24 de Abril de 2017 | 1:08 am | No hay comentarios
Deep Purple – “Infinite”

Artista:

Deep Purple

Álbum:

Infinite

Año:

2017

Sello:

earMUSIC

Cuando una banda ha atravesado con éxito gran parte del siglo pasado y parte importante de estos primeros años del siglo XXI, aunque con algunas pausas y muchos cambios de alineación lógicamente, estamos en presencia de unos insignes clásicos de la música. Reputados como pocos, electrificados hasta los huesos y fundadores de un sonido denso y pesado, Deep Purple no requiere de demasiados apelativos ni envalentonadas apologías para reconocer su trayectoria. Así, cuando en noviembre pasado anunciaron un nuevo proyecto de estudio con el productor Bob Ezrin, las expectativas por conocer el resultado final crecieron exponencialmente. Las inquietudes del público se vieron en parte aplacadas cuando publicaron su primer single, “Time For Bedlam”, una canción misteriosa y portadora de una esencia rockera que recuerda las viejas glorias de los años setenta.

“Infinite” es un disco con el sello y la calidad propia de Deep Purple, con composiciones debidamente diseñadas y ejecutadas. En tan sólo 10 tracks presenciamos la perseverancia de una banda que alterna, como pocas, elementos propios de la instrumentalidad, aunque sin descuidar ni prescindir de la calidad en las letras y la expresividad sonora. De cierta forma, el disco expone la confianza de sus integrantes al tener la certeza de que sonarán tal cual ellos son.

La placa es inaugurada por el ya mencionado single “Time For Bedlam, una canción elegida con prolijidad, puesto que deslumbra por su agilidad rítmica y energía descollante. La guitarra se desliza nítida pero pesada, todo envuelto en un poderoso juego de percusión y de voces que aparecen y desaparecen sin cesar. Estamos en presencia de una composición que bien podría haber sido insertada décadas antes en el icónico “Made In Japan”. Le sigue “Hip Boots”, una canción instrumental correctamente ejecutada y dibujada en su arquitectura. La guitarra de Steve Morse delinea más de tres minutos de experimentación y rudeza. Con “All I Got Is You” nos acercamos a un clímax sonoro al elevarse una canción con pretensiones de grandeza y trascendencia. La alquimia de Deep Purple aún no caduca y esta composición demuestra que los años no pasan en vano. Por su parte, “One Night In Vegas” encuentra su espacio con luces propias, descollando por una voz entumecida pero elegante de Ian Gillam, todo en medio de una canción que incita al descontrol.

Con “Get Me Outta Here” el disco asciende a una demostración de rock enraizado en la dureza de la banda británica. Probablemente una canción que será coreada en las presentaciones en vivo de la banda. “Johnny’s Band” se introduce como una composición con tradición británica, densa y pesada a ratos, pero con pequeños guiños a sonidos melódicos y elegantes. “Birds Of Prey” tiene elementos de los mejores momentos de Deep Purple en el disco “Machine Head” (1972), que bien sirve de preámbulo para un final con estilo y añoranzas. Así, finalmente aparece el cover “Roadhouse Blues” de The Doors en la virtuosa pero personalizada interpretación de los británicos. Un cierre de disco lleno de solemnidad con una canción del recuerdo, que entrega la posibilidad de disfrutar y recordar.

Ambicioso en su estructura, aunque bien ejecutado en lo instrumental, “Infinite” es un disco manejado de comienzo a fin por la densidad sonora propia de Deep Purple. La banda británica, como durante gran parte de su trayectoria, manipula ese sonido tan característico que los identifica, pero lo transforman a través de ejecuciones que sólo músicos de su envergadura pueden realizar. Seguramente un par de hits saldrán de esta encubierta despedida de la banda, no obstante, habrá que esperar para verificar qué le deparará el futuro a quienes forjaron y le dieron un sonido tan elevado al rock, principalmente durante los años setenta. Ciertamente hay en este trabajo mucho de añoranzas y recuerdos, pese a ello, no se puede anclar toda la vida futura allí, y aquí está Deep Purple para corroborarlo.

Por Javier Mardones

Enlace corto:

Comentar

Responder