David Bowie – Blackstar

Miércoles, 24 de febrero de 2016 | 3:13 pm | No hay comentarios
David Bowie – Blackstar

Artista:

David Bowie

Álbum:

Blackstar

Año:

2016

Sello:

Columbia

Un crematorio en Nueva York. Ese fue el último sitio terrenal de David Bowie. El cuerpo de David Robert Jones estuvo ahí, entre las llamas claustrofóbicas de las desintegración de lo corpóreo. Quedaron cenizas que fueron esparcidas en Bali, sí, pero en esa jornada neoyorkina ya no hubo más David Bowie en esta Tierra, y tal vez no era motivo de tristeza suprema que estuviera solo en ese trámite, sin familia, amigos o fanáticos, porque su inmortalidad ya había sido alcanzada, a través del legado perenne que se propagó durante décadas en el planeta.

DAVID BOWIE 01Con el beneficio de la distancia se puede decir que “Blackstar” es una exploración de David Bowie a su vida, en el que sería su último álbum de estudio. Con la producción de Tony Visconti, y con la colaboración y lealtad de músicos de jazz que había reclutado hace no tanto tiempo, Bowie evoluciona cómo sólo él sabe hacerlo: contra los pronósticos y contra las líneas serializadas de creatividad. No hay forma de pensar en el disco como un producto separado de las circunstancias, donde el eclecticismo y misterio del sonido y de las letras alcanzan una dimensión complementaria con los hechos ocurridos, con las emociones de cada uno de los fanáticos, y por cierto con el cruce de las historias de cada uno.

“Blackstar” es uno de los mejores álbumes de la carrera de David Bowie, aun sin este torbellino contextual y factual, pero el gran cambio es cuánto significa el disco para cada uno y para la historia de la música. Es el primer y único álbum del inglés en alcanzar el N° 1 en ventas en Estados Unidos, y es muy difícil que salga un disco mejor este año. Un álbum salido un 8 de enero sería el mejor de 2016. Una empresa compleja pensando en las bandas que sacarían sus registros este año, pero ya lo dijimos: no sólo se trata de la calidad innegable de un álbum jugado, sino que también de las experiencias de vida y muerte asociadas.

DAVID BOWIE 02Musicalmente, el jazz, el avant-garde y por cierto buenas cuotas de pop como elemento cohesionador, se suceden en canciones donde las letras hablan de finales, de incógnitas, donde la música se dispone en ese tono abierto a interpretaciones pero también oscuro, un tanto tenebroso, con canciones que parecen ser mundos en sí mismos como “Blackstar”, mientras que otras como “Lazarus” o “Dollar Days” siguen lógicas más tradicionales y fáciles de digerir, y justo en ambas tenemos letras que remiten a una futura ausencia. En tanto, las composiciones de carácter más expansivo terminan siendo las más intensas, como “‘Tis a Pity She Was A Whore” y el gran final, que a estas alturas redunda en épica, “I Can’t Give Everything Away”, casi una petición clerical, que se une a “Dollar Days” en la sensación de que una deidad está pidiendo a sus creyentes que hagan una labor por ella. Es Bowie dictaminando un camino tranquilo para evitar mayores despedidas. Es el adiós devenido en obra de arte, tal como diría después Visconti.

Analizar “Blackstar” en integridad es un ejercicio extraño porque tiene mucho de personal, y el contexto es más grande que cualquier visión respecto a un disco en particular, entonces queda la emoción, quedan las ideas y experiencias específicas, y más que cualquier otra cosa, la imagen de millones de personas marcadas para siempre con la obra y presencia de un artista que dejó atrás su cuerpo y su mortalidad, con la que dialoga abundantemente en “Blackstar”, para convertirse en espíritu e inmortalidad, en legado e historia, y en arte cotidiano, trascendiendo a las leyes que rigen al hombre para llegar al panteón colectivo.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:

¿Cuál es la banda que más quieres ver en RockOut Fest 2016?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...