Daft Punk – Random Access Memories

Lunes, 12 de Agosto de 2013 | 11:00 am | Comentarios (4)
Daft Punk – Random Access Memories

Artista:

Daft Punk

Álbum:

Random Access Memories

Año:

2013

Sello:

Columbia / Daft Life Ltd.

Alrededor de Daft Punk, como era de esperar, se han construido varios mitos. El primero es que su nuevo disco sea un retorno a la música disco, cuando ellos ya habían experimentado con eso en su excelente “Discovery” (2001). El segundo es que su silencio discográfico había sido de ocho años, cuando hicieron el soundtrack de “Tron: Legacy” en diciembre de 2010, hace dos años y medio. Claro, no era un disco, pero por lo menos sí habían estado en el radar musical hace no mucho tiempo. El tercer punto es que Daft Punk se dedique a armar un disco unificador y que va en un sólo carril al rescatar lo humano de la música bailable, cuando en el álbum existe mucho más que sonidos para la pista de baile, siendo muchísimo más variado de lo que la propia campaña liderada por el single “Get Lucky” ha esbozado. Claro, la campaña publicitaria y, sobre todo, las expectativas creadas alrededor de “Random Access Memories”, el cuarto disco de los franceses, hacían pensar en grande, pero también la construcción marketera sobredimensionó lo que puede ser un disco, y le pone un peso gigante sobre sus hombros, incluso más que a sus creadores.

DAFT PUNK 02Un punto debe quedar claro: “RAM” es un buen disco. Muchos han indicado de plano que es un álbum “malo” o que es una “decepción”. Se puede estar de acuerdo con esto último dado el hype dispuesto en su publicidad, pero indicar que su calidad es baja o que es “malo”, sería caer en una falacia. El gran problema que tiene “Random Access Memories” es que tiene grandes ideas, gran aprovechamiento de las cualidades únicas de los colaboradores, pero en algunos momentos estos elementos simplemente no alcanzan todo su potencial. Ello se nota al comparar una de las capacidades que hacen único a Daft Punk, que es poder repetir constantemente somas sonoros, creando in crescendos con pequeñísimos detalles. Si en canciones como “Technologic” o “Around The World” se lograba esto, en el disco hay un ejemplo claro de falta de desarrollo, como la desaprovechada “Lose Yourself To Dance”, donde Nile Rodgers (Chic) se saca el mejor riff del disco, pero donde pareciera que escuchamos la misma canción dos o tres veces. Otra composición que suena floja en relación al resto es “The Game Of Love”, uno de los tres tracks donde Daft Punk no tiene a alguno de sus colaboradores más reputados. Aquí tenemos una canción que supuestamente evoca a un funk más romántico, pero que termina siendo una monótona sucesión de ritmos y teclados que suenan cliché.

Si bien, “Beyond” y “Motherboard”, los otros dos momentos donde los franceses están solos, son poco importantes, por lo menos plantean una propuesta mucho mejor llevada a cabo y claramente la orquestación de “Beyond” la hace parecer en su comienzo más cercana a los soundtracks de ciencia ficción, más que la oda a un funk-disco más espacial que notamos más tarde. “Motherboard” es un largo sample, cuya recordación se hace complicada dada su innecesaria extensión, languideciendo una composición con mucho más potencial para trascender y que se queda en una idea genérica y poco más.

Repito el punto: “RAM” es un disco de ideas excelentes y ejecución espléndida, con un sonido cercano a la perfección, pero cuyo desarrollo narrativo y/o dramático carece de la densidad necesaria para hacer a este trabajo algo inolvidable. Sí tiene grandes momentos, como la estupenda “Giorgio By Moroder”, donde escuchamos a Giovanni Georgio Moroder hablar de sus inicios en la música antes de ser el productor pionero de la electrónica que escuchamos hoy. Luego, pasamos a una canción donde Daft Punk rinde un homenaje a Moroder de forma perfecta, con un track lleno de momentos de inflexión entre loops de sintetizadores y capas que se van descubriendo paulatinamente tras cada escucha.

Lo mismo pasa con “Instant Crush”, donde irrumpe un Julian Casablancas cuya voz se deforma por el uso excesivo del Autotune, pero cuya calidez va en la utilización magistral de una estructura de canción romántica que el propio Casablancas no logró en su disco solista, “Phrazes For The Young” (2009). En el track encontramos un coro excelente y un solo de guitarras del propio Julian que claramente fue empujado por los propios Daft Punk, y que calzó en una canción sencilla pero con suficientes puntos de giro como para destacar con colores propios.

La joya del disco es su track más arriesgado, el que tiene más ideas mezcladas y también donde Daft Punk pierde el control robótico sobre su propuesta para llegar a distancias insospechadas. Se trata de la colaboración con Paul Williams, “Touch”, donde el artista mete su extravagancia y su afectado timbre vocal para enternecer las estructuras de acero que muchas veces hacen parecer como lejana y llena de ejecución a la obra de DP. “Touch” es rica en quiebres, sonidos, orquestaciones, sintetizadores, ritmos y voz. La segunda canción más extensa del LP no sólo es larga en duración, sino también en los DAFT PUNK 03alcances que consigue. Incluso en sus ocho minutos, contiene una estructura aristotélica donde claramente se advierten un inicio, un desarrollo y un final, con puntos de giro al medio. En su desarrollo aparece la música disco, los sonidos retrofuturistas que uno puede esperarse de un álbum con Paul Williams, y también orquestaciones magníficas, para derivar en un desenlace de antología, lleno de emotividad y un mantra que, de no ser por el genial cierre que es “Contact”, pintaba para track final del álbum.

¿Y “Get Lucky”? Bien, gracias. El single en la versión del disco no destaca, aburre e incluso denota poca variedad en los recursos de Daft Punk, cosa extraña si pensamos, como hace un rato, en canciones anteriores del dúo. Al revés, la edición para las radios sí tiene un efecto mucho más potente y la concisión ayuda a su carácter de éxito pop infalible, y las reminiscencias al Michael Jackson de inicios de los 80’s quedan en mayor evidencia.

“RAM” no es un mal álbum, pero tampoco es la maravilla que se pinta en un montón de textos, más desde las expectativas y los deseos de que algo salga bien, antes que desde la realidad misma. Sí, usamos el término nefasto “realidad”, porque quizás sea el mejor concepto para contraponerlo a las “expectativas”, y no porque nos creamos dueños de esta.

Lo grandioso de este álbum es todo lo que no hizo directamente Daft Punk. Las reacciones de los medios, de la gente, de los auspiciadores, de los festivales, de los otros artistas, e incluso los músicos externos que pudieron meter mano en “RAM”. El hype también puede ser arte, y esa capacidad de generar una atmósfera sobre un disco, era algo que se extrañaba. Una lástima que esa burbuja se reviente al escuchar un disco lánguido, pero con fuertísimos cimientos como es el último lanzamiento de Daft Punk. Un álbum que nos devolvió, pese a todo, la noción de lo trascendente que todavía puede ser la música.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:
(4)
  1. wecansaveit says:

    Cuidado al decir que Beyond es una canción sin invitados. Co-creada por Paul Williams y ejecutada por el ex baterista de Michael Jackson, es la única canción junto con Within que logra ligar el argumento Humano-Robot tan característico del grupo. Es una verdadera Joya en armonía y letras!

  2. NIN says:

    el disco es piola, pero no tan bueno como sus anteriores, , mención honrosa para el tema ‘ya saben cual’ una joya.

  3. Fegna says:

    RAM no es el Discovery ni Get lucky es Around the world,,pero estoy seguro que si después de este disco ellos desaparecieran o murieran ( toco madera ) serán catalogados dioses ! desde el ’84 4 discos , 20 singles, nada parecido !! para mi escuchar este disco el volarse , con unos sonidos que estoy seguro proporcionaran mucho más a la música!, ojo que escuchar este disco original con el sonido real ( me refiero a compralo y no descargarlo ) es IMPRESIONANTE !!!!

  4. Juako says:

    en mi opinion este es el mejor disco de daft punk, siento que ahora hicieron lo que siempre quisieron hacer, tocar en una banda. es un disco trabajado, detallista y maduro. pd: dale tiempo a The Game of Love, que es un temazo por donde se le escuche.

Comentar

Responder