Crystal Castles – “Amnesty (I)”

Lunes, 12 de Septiembre de 2016 | 11:51 pm | No hay comentarios
Crystal Castles – “Amnesty (I)”

Artista:

Crystal Castles

Álbum:

Amnesty (I)

Año:

2016

Sello:

Fiction / Casablanca

Los cambios pueden ser buenos. En 2014, Alice Glass dejó de ser la vocalista de Crystal Castles, el proyecto de electrónica formado en 2003 por Ethan Kath. Con una dosis importante de ruido, una atmósfera oscura y una energía desbordante, el dúo canadiense había conseguido equilibrar un considerable éxito en el mainstream y su reconocimiento como parte de la escena experimental de la electrónica de los 2000. La salida de Glass de la banda sembró dudas sobre el devenir del proyecto, pero Kath consigue entregar en “Amnesty (I)” un corto pero potente set de canciones que transitan entre lo melódico y lo ruidoso, lo reflexivo y lo bailable, con la presencia de Edith Frances como vocalista.

El disco comienza con “Femen”, una canción ambiental que gira en torno a un sample de un cover coral de “Smells Like Teen Spirit” de Nirvana, modificado para construir una atmósfera tétrica. Cumple crystal-castles-01su rol de introducción a cabalidad, en tanto dispone al oyente a la temática –oscura– de la obra, pero no requiere de su atención completa. La canción que le sigue, “Fleece”, es la encargada de capturar la atención y lo hace con la exagerada potencia del synth que entra después de la primera aparición de Frances en el disco. Esta fórmula se repite en la breve “Sadist”, que fluctúa entre la suavidad de la vocalista y un teclado distorsionado, consiguiendo armonizar estos elementos de mejor manera que “Fleece”.

La dimensión pop es siempre fundamental en el trabajo de Crystal Castles y en este disco es explotado en canciones como “Char”. El motivo principal de este corte es un synth arpegiado muy recordable que, junto con la melodía vocal que realiza Frances, conforman un tema synthpop de gran factura. Acá el toque experimental lo aporta el coro, que tensiona la atmósfera con un cambio melódico y el procesamiento intensivo de la voz. La enérgica “Frail” también se basa en una idea pop, pero se acerca más a otro género electrónico: el house. En este disco la diversidad de las texturas y sonidos es más bien reducida, lo que provoca cierta monotonía, pero también actúa como unificador de una propuesta a veces dispersa, reflejada en canciones como “Concrete” y “Ornament”, que provienen de géneros de la electrónica lejanos entre sí. Mientras la primera es caótica y progresiva, “Ornament” suena mucho al trabajo de Sia, con ritmos recogidos y adaptados desde el dancehall. En “Chloroform” destaca el trabajo timbrístico, lo que la perfila como la más fiel al sonido desarrollado en otras placas por el dúo, Por otro lado, la voz tiene una carga importante de efectos a lo largo de todo el disco, lo que enriquece la textura del mismo, pero dificulta el análisis de la interpretación de la nueva vocalista, encargada de las letras en canciones como “Fleece” y “Enth”.

crystal-castles-02Durante la carrera de Crystal Castles las letras siempre han sido parte de la expresión artística, pero desde un rol secundario, en tanto resultan ininteligibles en buena parte de sus composiciones. Sin embargo, en este disco estas adquieren una relevancia particular, ya que las temáticas que se abordan dejan entrever un discurso político, principalmente contra la discriminación. El nombre del LP también refleja ese posicionamiento, dado que todo lo que se recaude con las ventas del CD físico irá en beneficio de la ONG Amnistía Internacional. Otra buena razón para comprar el disco físico es que “Kept”, una de sus mejores canciones, sólo está incluida en esa versión. En esa pieza la voz se compone de trozos sampleados de un par de tracks del disco “Bloom” (2012), del dúo de dream pop Beach House, conformando un puzle vocal casi imposible de descifrar.

Los cambios pueden ser buenos, pero en este caso el cambio en líneas gruesas es inexistente. Si bien la ausencia de Glass hacía suponer un giro en la trayectoria de la banda, “Amnesty (I)” representa una continuidad respecto al sonido que Kath ha forjado a lo largo de la carrera de Crystal Castles, generando la impresión de que, a pesar del talento y la presencia de Alice Glass, cualquiera hubiera podido reemplazarla.

Por Manuel Valenzuela

Enlace corto:

Comentar

Responder