Courtney Barnett – Sometimes I Sit And Think, And Sometimes I Just Sit

Lunes, 22 de Junio de 2015 | 1:45 am | No hay comentarios
Courtney Barnett – Sometimes I Sit And Think, And Sometimes I Just Sit

Artista:

Courtney Barnett

Álbum:

Sometimes I Sit And Think, And Sometimes I Just Sit

Año:

2015

Sello:

Mom + Pop

Levantar artistas es fácil, envolverlos en el hype de lo nuevo, de lo que la va a romper durante el año, es un ejercicio natural por parte de la prensa especializada, sobre todo la europea y estadounidense. El caso de la cantautora australiana Courtney Barnett es, en apariencia, uno de ellos. A sus 26 años, con dos EP a cuestas (“I’ve Got A Friend Called Emily Ferris” de 2012, y “How To Carve A Carrot Into A Rose” de 2013) ha cosechado críticas positivas en su país natal y concitó la atención internacional con su estilo a veces inexpresivo de voz y su habilidad para mezclar folk, indie y el rock de garage en un envase de pop rock estándar. Este año se creyó lo suficientemente preparada para dar el gran salto con su primer LP, y lo cierto es que, efectivamente, estaba muy bien preparada.

COURTNEY BARNETT 01El título del álbum proviene de una cita de Alan Milne y su más famosa creación: el entusiasta fan de la miel, Winnie-The-Pooh, y hasta este punto se podría presuponer que se está frente a un disco intrínsecamente indie pop y, hasta cierto punto sí, su tono de voz similar a Sheryl Crow juega como medio de prueba, sin embargo, lo de Barnett es muy distinto, está profundamente enraizado en el grunge y el indie rock de los noventa: “Pedestrian At Best” podría entrar perfectamente en el catálogo de The Breeders.

“Elevator Operator”, track que abre el álbum, sirve como un ejemplo bastante conciso de lo que las diez canciones que le siguen pretenden mostrar. Barnett no siempre se preocupa de crear frases que calcen en la melodía; su estilo transita ingeniosamente entre el spoken word y lo derechamente melódico en las voces, demostrando poder insertar todo lo que tiene que decir en un compás, sin pasarse de largo ni quedarse corta.

Juguetea con el folk, a veces incluso con sutiles trazas de country, como en “An Illustration Of Loneliness (Sleepless In New York)”, derivando en ataques de distorsión en los coros. La vacilación entre balada y noise de “Small Poppies” sigue sumándole puntos al álbum; esa capacidad de crear in crescendos que no resultan bruscos, sino cuidadamente elaborados, ha sido y es una de las características de Barnett, casi como si Pixies y sus característicos vaivenes incursionaran en el blues. El folk se apodera totalmente de la australiana en “Depreston”, una preciosa canción proveniente de lo más recóndito del sonido americano, pero hecho en la tierra de los canguros. “Aqua Profunda!” sigue COURTNEY BARNETT 02la línea de “Pedestrian At Best”, con riffs gancheros, precisos y disfrutables, mientras que “Dead Fox” muestra nuevamente su faceta de poetisa del rock, como una de sus influencias: la inconmensurable Patti Smith. Su capacidad de recitar sobre historias ingeniosas y simples, mientras ataca su guitarra, es destacable.

Es el ingenio en sus letras y su habilidad de insertarlas en el formato más simple posible, sin caer en la languidecencia ni las construcciones densas e inexplorables, lo que ha puesto a Bartnett en lo alto de las listas y las expectativas del año, y “Nobody Really Cares If You Don’t Go To The Party” es nuevamente una muestra de ello, retozando plácidamente en páramos pop, añadiéndoles distorsión como en “Debbie Downer”. Nuevamente recurriendo al parangón Patti Smith, “Kim’s Caravan” es su “Gloria”, una canción de casi siete minutos que comienza como una melodía amable, para terminar en una muralla de sonido, donde hasta las referencias a Jesús existen en las líricas, lo que quizás sea coincidencia, o quizás no. “Boxing Day Blues” es el track que cierra el disco, una delicada canción casi completamente acústica. Sólo el tiempo dirá qué tan grande será Courtney Barnett en el mundo de la música, pero a juzgar por su larga duración debut, se puede aseverar que algo grande está en camino, sólo resta esperar y disfrutar.

Por Danny Arce

Enlace corto:

Comentar

Responder