Corrosion Of Conformity – IX

Miércoles, 6 de Agosto de 2014 | 10:57 am | No hay comentarios
Corrosion Of Conformity – IX

Artista:

Corrosion Of Conformity

Álbum:

IX

Año:

2014

Sello:

Candlelight Records

Después del regreso a las pistas, allá por mediados de 2012, y con la formación clásica del “Animosity” (1985), los oriundos de Carolina del Norte no escatimaron en potencia al lanzar su octava placa y produjeron, quizás, uno de sus mejores trabajos, que a punta de un sonido simple y con un mensaje crudo y directo, dejaban bien en claro que a medida que el tiempo pasa las cosas se añejan, pero agarran un gusto único y distinto. Y es que su homónimo no sólo marcó el regreso a la carrera de una de las agrupaciones más icónicas e inspiracionales del stoner doom norteamericano, sino que prácticamente reiniciaron y volvieron al clásico crossover ochentero con Mike Dean en voz y bajo. “IX”, es el segundo disco sin el guitarrista y vocalista ícono de la banda, Pepper Keenan, que como ya se sabe está ocupado a tiempo completo con Down y Phil Anselmo desde hace algunos años. Así que su retorno y reincorporación es, prácticamente, harina de otro costal. Por ahora, no es tan necesaria su presencia.

CORROSION OF CONFORMITY 01La placa abre con “Brand New Sleep”, un oscuro y profundo track con ese exquisito y cautivador sonido stoner doom clásico setentero. En términos generales, cuenta con acordes que simplemente expelen maldad y densidad sabática absoluta, y que nos remontan inmediatamente a esa gloriosa época. Con una breve introducción casi apocalíptica, se nos presenta “Elphyn”, composición que sigue el patrón setentero, con un Mike Dean emulando y rindiendo tributo en voz al legendario Ozzy Osbourne. Todo se rompe con “Denmark Vesey”, que es una versión actual de lo que el grupo hacía a principios de los 80’s. Un tema bien punketa, con un coro simple pero funcional –suena a “Spin The Black Circle” de Pearl Jam-, y que es imparable, hasta que empieza el primer acorde de “The Nectar”, con una batería y la agresiva guitarra de Woody Weatherman machacando hasta completar el endemoniado ritual de la danza infernal –mosh– que, hacia la mitad del track,es abruptamente cortado por un lento y sublime riff que vuelve a dar esa calma tan necesaria, que converge en la hermosa y catedralística “Interlude”.

“On Your Way” es un corte estilo stoner rock, con una cuota precisa de misticismo, y que destaca por su simpleza. Le prosigue la pieza más alta del disco: “Trucker”, dando una fehaciente prueba de que la fórmula compositiva –ultra usada- del stoner-doom-rock jamás tendrá un estancamiento. Y es que, tras un perfecto interludio que fluye hacia un impecable y enganchador riff, disrupciona con un solo que, paso a paso y junto al bajo, marca el ritmo de una batería de forma envolvente y adictiva. Se destaca la forma en que Mike Dean canta y trata el tema sin aburrir, pese a tener ese tono tan característico setentero, otorgándole otro aire, haciéndole ganar un valor propio y funcional.

CORROSION OF CONFORMITY 02“The Hanged Man” es otro corte stoner rock, que inicia con una especie de cinta vieja rallada; algo así como si la canción se hubiera grabado encima de ella. Acá se valora la voz de Mike Dean una vez más, y es que nos recuerda en cierta forma a John García, de Kyuss, en la forma de ejecutar, prueba de la permeabilidad vocal y profesionalismo que destaca en gran parte de este trabajo. El presente registro una vez más se vuelve a quebrar con la maligna, letal y thrashera, “Tarquinuis Superbus”, que es un certero tiro a la cabeza y que tiene ese sello netamente crossover tan característico de “Animosity”(1985), pero que se actualizó y pulió de forma excepcional en el disco homónimo. Y es que, como pioneros en un sonido que rozaba el thrash con el hardcore-punk de los 80’s, no era de esperar que ellos sacaran otro corte así y explotaran esta faceta. Ya hacia el final, la stoner rocker “Who You Need To Blame”, que funciona de forma correcta y que retoma las sendas setenteras propuestas al inicio de la placa, decanta en una pequeña revisión del tema “The Nectar Revised”, que se encarga de sellar este larga duración con un profundo outro, marcando el final de un trabajo muy variado y rico en géneros.

“IX” puede jactarse de hacer un resumen de todo lo que es Corrosion Of Conformity como tal: una banda que a lo largo de su trayectoria ha experimentado con diversos estilos y géneros, y que siempre estuvo en la búsqueda de un sonido que los caracterizara. El disco posee eso, mucha variedad y riqueza musical, y no genera ese aburrimiento y monotonía que alargan la fórmula hasta odiarla. Es levemente bajo en comparación con la producción anterior, pero lo que pierde en potencia lo gana en diversidad. Pasa del stoner hacia el thrash y vuelve al doom como si nada. Eso, pocos lo pueden hacer en un solo registro. En resumen, estamos frente a un muy buen larga duración, que muestra que la banda puede lograr un gran nivel sin la necesidad de contar con el toque aditivo que alguna vez prestó Pepper Keenan.

Por Daniel Guajardo

Enlace corto:

Comentar

Responder