Charly García – “Random”

Lunes, 20 de Marzo de 2017 | 2:10 am | No hay comentarios
Charly García – “Random”

Artista:

Charly García

Álbum:

Random

Año:

2017

Sello:

Sony Music

Impredecible. Probablemente este es uno de los mejores adjetivos para definir a Carlos Alberto García Moreno. Hace sólo unos meses cerraba el año deshidratado, febril y hospitalizado, dejando una vez más la puerta abierta para especular en torno al futuro de su carrera. Sin embargo, bastó poco más de un mes para que, sin mediar aviso, el bonaerense nos regalara el primer single de “Random”, decimotercer álbum de su carrera solista, dejando finalmente atrás siete años de silencio creativo. Muy en su estilo, García volvía a mirarnos de reojo para tomarnos por sorpresa, igual que en 2000, cuando decidió saltar desde el noveno piso a la piscina de un hotel en Mendoza sólo para darse el gusto. Un provocador a la antigua.

El nombre del álbum refleja de excelente forma el concepto detrás de la entrega. No se trata de un disco homogéneo, por el contrario, se trata más bien una colección de diferentes Charlys: el nostálgico, el contestatario, el crítico y el melómano seguidor del rock inglés. Por cierto, en esta dinámica no todos los Charlys se lucen de la misma forma, dando como resultado un disco que combina momentos de fantástica lucidez, con otros no tan brillantes. En el grupo de los primeros está “La Máquina de Ser Feliz”, tema sencillo, de ánimo nostálgico, que luego de tomarse unos segundos para revivir los años en el conservatorio Thibaud Piazzini con un breve saludo a Chopin, deja en lo lírico a un Charly cálido y pausado, que en algo más de cuatro minutos construye un paisaje de conmovedora y sencilla progresión melódica.

Por fortuna, el disco “Random” es mucho más que un buen single, y “Primavera” es la mejor prueba de ello. Canción redonda, contagiosa desde el primer segundo gracias a una guitarra disfrazada de banjo y percusiones que en tono de marcha van sumando paulatina y cautivadoramente al resto de los instrumentos, llegando a un clímax sonoro cerca del minuto y medio para posteriormente mantener las cosas en tono y dar espacio para que “Mr. Say No More” denuncie, entre otras cosas, la irritante desprolijidad gramática de la nueva generación digital. “Lluvia” entra en esta misma línea, dulce y llena de matices, de esos temas que invitan a no dejar escapar ningún detalle; para escuchar con audífonos.

“Believe” y “Spector”, por otro lado, se mueven por la senda del Charly melómano, dándose el gusto por un lado de tributar el rock británico de los sesenta con “Believe”, mientras que con “Spector” juega francamente al homenaje, tomando la conocida base sonora de “Be My Baby” (uno de los clásicos del inventor de la muralla de sonido) para contarnos una historia de agridulce amor urbano. En esta misma esquina, “Mundo B” se despliega cansina y pesada, ideal para el rango vocal que actualmente tiene García, cerrando con un saludo a los cuatro de Liverpool en un loop que repite “I want to hold your hand” y “She loves you, yeah, yeah, yeah”. Inevitable para quién dice haber comenzado a ver el mundo en colores gracias al cuarteto. Sin embargo, no todo es luz en este nuevo capítulo del catálogo del autor de “Yendo De La Cama Al Living”, y así como hay cortes que sobresalen sin problemas como los ya mencionados, los momentos entregados por canciones como “Ella Es Tan Kubrick” y “Amigos De Dios” sin ser abiertamente pobres, quedan muy por detrás del resto del álbum, restándole consistencia al larga duración a la hora de revisarlo como un todo.

A pesar de lo anterior, lo cierto es que de forma completamente inesperada Charly saca de debajo de la manga un disco de excelente nivel, con ripios menores, algunos que tienen que ver únicamente con el paso de los años (como los desafortunados problemas de dicción que se dejan ver por momentos) y no con su calidad como compositor, la que pareciera estar en perfecto estado. Tratándose de García, es difícil saber si se trata del despertar de un gigante o tan sólo de un nuevo destello transitorio en su carrera. Como sea, el único autor capaz de decirle a Bruce Springsteen “Acá El Jefe Soy Yo” aún parece poder deleitarnos con su talento. Sería un desperdicio no darse el tiempo de disfrutarlo.

Por David Martínez

Enlace corto: