Callisto – Secret Youth

Martes, 31 de Marzo de 2015 | 1:49 am | No hay comentarios
Callisto – Secret Youth

Artista:

Callisto

Álbum:

Secret Youth

Año:

2015

Sello:

Svart Record

Finlandia es por sí sola una antesala prometedora si hablamos de exponentes del metal. Encontrar un “¿Por qué?” a esa aseveración, muchas veces está demás.  Callisto es prueba fehaciente de eso. Denominada como post-metal, posee una cualidad pocas veces vista; su música es religiosa, específicamente cristiana, lo cual para muchos sería un punto en contra, básicamente por escepticismo, pero lo cierto es que los oriundos de Turku demuestran que la cosmovisión no es sinónimo de restricciones creativas, como muchas veces solemos creer.

CALLISTO 01Callisto en cada disco (desde 2004) nos muestra una influencia muy marcada en cuanto a su instrumentalidad, y hoy, después de seis años desaparecidos de la escena, nos traen “Secret Youth”, una placa que destaca por varios motivos. La pauta la rige –quizás excesivamente- el predominio del bajo, distorsiones profundas y una ambientación electrónica, situándola en un estado pesado y solemne, muy parecido a ratos a lo que hizo A Perfect Circle con  “Mer de Norms” (2000), haciéndola original las tres primeras canciones (si se quiere, también de forma aleatoria), ya que la variación compositiva queda acotada a los límites que puede ofrecer la predominación de estos tres elementos.

La voz de Jani Ala-Hukkala, a diferencia de “Providence” (2009), logra una mayor calidad interpretativa, acorde con la banda, pero a la vez muy apegada a las aspiraciones del disco, disminuyéndola. A pesar de eso, de una manera más resuelta, Ala-Hukkala ha logrado encontrar un sello característico en su interpretación al cantar, la cual muestra su máxima expresión en la canción “Blackbone”, mostrando casi al final un estilo desgarrador ligado al hardcore, teniendo solamente esa oportunidad de brillar totalmente, limitándolo dentro de un trabajo de 10 tracks.

La sobre posición de los elementos hace que el álbum no logre una cohesión. Su melodía –que claramente se posiciona más hacia el lado del rock progresivo, corriente en la que, si no se tiene cuidado, es fácil caer en redundancias y exageración- logra aplacar reiteradamente la voz del frontman, entendiendo de inmediato que el disco está enfocado a mostrar las destrezas musicales de cada integrante, más que consolidar la unificación interpretativa.

CALLISTO 02“Secret Youth” a pesar de ser una mixtura un poco difícil de descifrar, que muchas veces suena interesante e innovadora, no es capaz de enganchar de buena manera al oyente, ya que satura y cansa, sin cumplir el tan determinante menos es más. El único que se lleva los reales méritos, por sostener un álbum completo es su bajista Juho Niemelä, el cual dirige en todo momento a la banda y muestra una destreza que muchas veces queda relegada sólo a la guitarra, pero en este caso, su rol predominante incluso llega a opacar la tarea del vocalista, ya que su presencia entrega solos y riffs potentes y precisos, acaparando la atención total de quien los escucha.

En el fondo, la banda incursiona hacia la corriente progresiva, y se agradece y se entiende como una aspiración por fusionar su sonido, pero requiere de mayor rigurosidad y meditación en cómo ejecutar. Durante catorce años han mostrado un poder de reinvención, que quizás hoy no es tan acertado, pero sí rescatable por el riesgo que toman en cada entrega. Buen ejercicio es escuchar en su totalidad su discografía, para situarnos en su contexto y en el concepto que como banda hay detrás, dejando de lado el prejuicio, que sin investigarlos a profundidad se suele caer, al creer que la religión no es compatible con el metal o géneros musicales menos pausados.

Por Ilse Barahona

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...