Björk – Vulnicura

Viernes, 30 de Enero de 2015 | 3:05 am | Comentarios (1)
Björk – Vulnicura

Artista:

Björk

Álbum:

Vulnicura

Año:

2015

Sello:

One Little Indian

A la islandesa Björk hay que reconocerle el mérito de ser una de las artistas más innovadoras del mundo de la música, tanto musical como estéticamente. Durante más de veinte años, después de su debut llamado simplemente “Debut” (1993), ha navegado con mano firme sobre los mares de la industria imponiendo sus propias reglas, con resultados más o menos disímiles, pero siempre aclamados por la crítica. Su último disco, “Biophilia” (2011), es un proyecto audiovisual complejo y sumamente difícil de digerir, que incluso tiene una aplicación para dispositivos móviles. Este año ha dado una vuelta de timón y ha regresado con un nuevo álbum llamado “Vulnicura”.

BJORK 01Es complicado escuchar este disco y entender el concepto que hay detrás de él sin sentir un nudo en la garganta. Todo aquello relativo a “Vulnicura” exuda tristeza profunda y lacerante, incluso su nombre, que significa “cura para las heridas” (Vulnus-Cura) y su portada, que muestra a la mismísima Björk con el pecho abierto aparentemente a carne viva, da señales de lo crudo que es este disco. “Vulnicura” es una oda al dolor y la desesperanza a raíz de un quiebre amoroso con su novio de más de una década, el artista visual Matthew Barney. Para lograr plasmar toda esta tristeza, se alió con el productor venezolano Alejandro Ghersi, más conocido en los círculos de música experimental como Arca, quien co-produjo la mayoría de las canciones. El efecto inmediato se siente brutalmente en “Stonemilker”, la preciosamente desoladora pieza que abre el álbum, construida en arreglos de cuerdas con un beat resonante y profundo. La intro de “Lionsong” recuerda brevemente a “Hide And Seek” de Imogen Heap –otra voz femenina destacada- en el tratamiento de la voz con vocoder, otorgándole una duplicidad vocal que, junto a las programaciones de Arca y los arreglos de cuerdas, entrega una gran canción.

“History Of Touches” es una especie de recreación metafórica, pero por ratos con tintes gráficos, casi una exhumación lírica y musicalmente hablando del momento en que el amor termina, y en esa misma senda renguea “Black Lake”, nuevamente nutriéndose de los arreglos de cuerdas y la sutil pero ascendente percusión de Arca. Quizás la canción más sentida y dolorosa de este disco, al menos en lo que el concepto ya contiene, es “Family” (“¿Hay algún lugar donde pueda rendir respetos a la muerte de mi familia?”, como notable línea de apertura), contando con la colaboración de otro de los grandes nombres que tiene este álbum, el británico Bobby Krlic, más conocido como The Haxan Cloak. Krlic voltea la canción alrededor del tercer minuto en una tétrica oda al desamor, siempre montada lánguidamente en los omnipresentes arreglos.

BJORK 02Tal vez el único momento luminoso, aunque tenso a ratos, es “Notget”, que parte con arreglos más alegres, pero desemboca en un beat complicado de digerir, amarrado a sintetizadores casi industriales. En la sincopada “Atom Dance” le secunda un conocido de la islandesa, el inglés Antony Hegarty, quien ya colaboró en “The Dull Flame Of Desire” de su álbum “Volta” (2007), un verdadero oasis más orientado al pop entre “Medulla” (2004) y el mencionado “Biophilia”. Los momentos solemnes siempre inundados de las programaciones glitch de Arca, vuelven en “Mouth Mantra”, terminando con la ambivalente “Quicksand”, una pieza casi drum’n’bass que de alguna forma suena en el álbum como un atisbo de esperanza, de superación, al menos musicalmente y líricamente también.

“Vulnicura” es muchas cosas al mismo tiempo: un vehículo para expresar el dolor más profundo de Björk frente a una pérdida amorosa y familiar, inclusive. Es un nuevo quiebre musical en su carrera, alejada de cerebralidades y de abstracciones demasiado profundas, totalmente ajena a la pista de baile o a estructuras pop estándar, y quizás por esto mismo es una carta a corazón abierto, desnuda y sensible. Un disco profundamente motivo, pero intelectualmente estimulante al mismo tiempo, obligando a correlacionar música y concepto y, a la vez, obliga a aglutinar toda esta unidad en la obra de Björk, para finalmente decir que sin duda es el mejor álbum que ha publicado en los últimos diez años. Tal vez lanzar un álbum desde las tripas funciona, siempre y cuando se tenga aliados que te enrielen en la tarea.

Por Danny Arce

Enlace corto:
(1)
  1. leon says:

    hola!
    creo que tu review esta mas detallado que el de rockaxis,con tu escrito me convence y escucho si o si el disco!!

Comentar

Responder