Ben Folds Five – The Sound Of The Life Of The Mind

Lunes, 24 de Septiembre de 2012 | 2:57 pm | No hay comentarios
Ben Folds Five – The Sound Of The Life Of The Mind

Artista:

Ben Folds Five

Álbum:

The Sound Of The Life Of The Mind

Año:

2012

Sello:

Sony Music

Tuvieron que pasar largos 13 años para conocer el sucesor de “The Unauthorized Biography Of Reinhold Messner” (1999), el que para muchos había sido el último destello de talento y genialidad de Ben Folds Five. “The Sound Of The Life Of The Mind”, el cuarto álbum de estudio del trío norteamericano, se gestó el año pasado a partir de una reunión para grabar tres temas nuevos que serían incluidos en el disco recopilatorio “The Best Imitation Of Myself: A Retrospective” (2011), y en donde se despertó la química que habían perdido cuando decidieron separarse en 2000.

El álbum fue grabado en Nashville y su producción fue financiada mediante una campaña de recaudación de fondos a través del sitio PledgeMusic, en donde los músicos comprometieron destinar un porcentaje de las ganancias al apoyo de la iniciativa Music Education & Music Therapy. Además, como una forma de incentivar la colaboración, los fanáticos que participaban en este proyecto tendrían el privilegio de recibir el disco de manera anticipada. En una primera instancia el trío consideró trabajar con Caleb Southern, productor de sus primeros tres trabajos, pero no se encontraba disponible, por lo cual optaron por Joe Pisapia.

El tema encargado de comenzar el viaje a través del disco es “Erase Me”, que también constituye el primer sencillo que se desprende de la placa y cuya letra habla de una desilusión amorosa. Desde sus primeros acordes el protagonismo lo asume el piano de Ben Folds y su melodía se mueve entre sonidos delicados y secuencias mucho más aceleradas. Una canción que se queda grabada rápidamente y que genera buenas expectativas para el resto del álbum. “Michael Praytor, Five Years Later” se muestra con sonidos mucho más alegres y energéticos, donde aparece con toda su fuerza la batería de Darren Jessee. El disco continúa con la hermosa melodía de “Sky High”, que crea una ambiente relajado y distendido, convirtiéndolo en uno de los cortes más destacables de la placa. Llega el turno de la canción que da nombre al álbum, en donde el piano brilla con luces propias y que incrementa la intensidad de la mano de esporádicas secuencias cargadas de potencia y energía. El cierre de la primera mitad del viaje, queda a cargo de la sensible balada “On Being Frank”, que incorpora algunos tintes de jazz, pero que no termina por convencer con su propuesta.

“Draw A Crowd” sube las revoluciones en base a una melodía plagada de energía y con sonidos mucho más eléctricos, donde aparece en todo su esplendor el sintetizador de Robert Sledge. El disco se llena de alegría de la mano de la lúdica “Do It Anyway”, canción que inspira a seguir los sueños y que fue elegida por Chris Hardwick, dueño del estudio que produce el famoso show “Fraggle Rock”, para celebrar sus 30 años de vida con la participación de los personajes en el video oficial. En “Hold That Thought” vuelve a aparecer toda la sensibilidad del piano, creando una atmósfera relajada, que se mezcla a la perfección con algunos matices un tanto más rápidos. Llega el turno de “Away When You Where Here” en donde los sonidos lentos siguen siendo protagonistas excluyentes, dejando en claro que este será el sello de la placa. Promediando la mitad de la canción se incrementa la intensidad, destacando la hermosa secuencia de teclado. El álbum no podía terminar de otra forma, con toda la melancolía de “Thank You For Breaking My Heart”, en donde todos los bonos se los lleva el piano, prescindiendo la mayor parte del tiempo del resto de los instrumentos. Una melodía cargada de tristeza, que penetra en lo más profundo de los sentidos, cerrando con broche de oro el nuevo material de Ben Folds Five.

Que satisfactorio resulta tener de vuelta todo el carisma y creatividad de los oriundos de Carolina del Norte, con su característico sonido fundamentado en el piano de Ben Folds, que se complementa a la perfección con la percusión de Darren Jessee y las cuerdas de Robert Sledge. “The Sound Of The Life Of The Mind”, salvo algunas contadas excepciones, fluye por la línea de las melodías delicadas y melancólicas, que si bien es cierto no ganan en dinamismo y energía, sí sacan sus mejores réditos en la búsqueda de los sentidos más profundos, generando una atmósfera de tranquilidad y relajación, en donde la extravagancia convive en perfecta armonía con la genialidad. En declaraciones al sitio RollingStone, Ben Folds indicó que no querían estar inactivos por más de una década para volver con un “pedazo de mierda”, y después de escuchar los diez tracks que componen esta nueva placa, sólo se puede decir: ¡misión cumplida!

Por Gustavo Inzunza

Enlace corto:

Comentar

Responder