Belle & Sebastian – Girls In Peacetime Want To Dance

Martes, 20 de Enero de 2015 | 3:06 pm | No hay comentarios
Belle & Sebastian – Girls In Peacetime Want To Dance

Artista:

Belle & Sebastian

Álbum:

Girls In Peacetime Want To Dance

Año:

2015

Sello:

Matador

Si hay una banda que podría participar (y posiblemente ganar) en el concurso de “banda influyente”, al menos en lo que indie pop respecta, esa sin duda es Belle & Sebastian. Representan, ayer, hoy y siempre, lo mejor que el pop de guitarras puede entregar, obra y gracia de su líder Stuart Murdoch, que partió como un tímido director de orquesta, musitando débiles melancolías en sus primeros discos para luego ser un conductor enérgico. Este año, los escoceses vuelven al ruedo discográfico luego de un lustro de ausencia desde “Belle And Sebastian Write About Love” (2010) y se despachan uno de los primeros grandes estrenos de este año con su “Girls In Peacetime Wants To Dance”.

BELLE & SEBASTIAN 01La previa del lanzamiento oficial fue bastante controvertida. Su primer single, “The Party Line”, partió aguas entre sus fans dada su complexión orientada casi para la pista de baile, y esa vocación disco guitarreada es el primer elemento que cruza completamente el álbum; las estructuras son mucho más complejas y ricas en elementos con los que, si bien ya venían jugueteando en álbumes anteriores, ahora descolla y crea agradables melodías. Y es aquí mismo donde radica la única debilidad de “Girls In Peacetime Wants To Dance”: suena tan redondo, que la sutil voz de Murdoch no siempre logra alcanzar la potencia que las canciones requieren, aunque en “Nobody’s Empire” la alcanza en su cuota necesaria, además que él mismo ha declarado que es su canción más personal e íntima, por lo que la premisa inicial de todos modos se mantiene.

“Allie” está enraizada en el power pop ochentero como nunca antes Belle & Sebastian lo estuvo, siempre mezclado con sus intenciones naïve que les ha hecho famosos, y la inclusión de los sintetizadores no del todo atinada, pero coherente en la línea del disco en “The Power Of Three”, confirman la idea de un cambio estético, mas no de fondo. “The Cat With The Cream” es una buena idea, más que nada por entremezclar el ideario baladístico que llenaba sus primeros trabajos con esta nueva profundidad de sonido, con una cama de sintetizadores y cuerdas que la potencian, y se nota que, a pesar de la riqueza instrumental, Murdoch adolece de la presencia vocal que le caracterizaba en beneficio de un producto redondo en melancolía y evocación.

Desconcertante –mucho más que “The Party Line”- resulta “Enter Sylvia Plath”, una canción que abraza el pop sintético de forma sorprendente y que sigue dando forma al nuevo sonido que este disco propone. Esa ansia de exploración vuelve a sorprender en “The Everlasting Muse”, mezcla extrañamente agradable de jazz klezmer, en el que el contrabajo y la batería se adueñan por completo. Jamás en la historia de la banda fue posible introducir tales ritmos en su sonido, pero todo BELLE & SEBASTIAN 02indica que ahora es cuando. El baile vuelve a aflorar en “Perfect Couples”, donde su groove e influencias de percusiones latinas le dan un punto adicional, como si David Byrne estuviera presente y quisiera meter mano en algunas porciones de la canción. “Ever Had A Little Faith?” es sin duda la que más se allega al sonido clásico de la banda, para quienes lo echaban de menos a estas alturas, aunque la previsibilidad de la propuesta le juega en contra, al menos en contexto.

“Play For Today” también juega con los sintetizadores en la línea ochentera y cuenta con la colaboración vocal de Dee Dee del combo dream pop Dum Dum Girls, quien quedó fuera del casting del film musical “God Help The Girl” de Murdoch, pero fue invitada a este dueto. Una de las canciones que de mejor forma reflejan la intención de este disco es “The Book Of You”, un indie pop sincero y directo, tanto en letra como en música, evocando a “The Life Pursuit” (2006) pero con nuevos arreglos.

La lánguida “Today (This Army’s For Peace)” cierra un disco que es contradictorio, dado que es muy redondo en el marco de esta nueva etapa en la que Stuart Murdoch abandona los intimismos musicales para mudarse a una construcción sonora más completa, sin embargo, algo no termina de calzar. Quizás es cosa de acostumbrarse a este nuevo sonido y dejarse llevar, ellos al menos lo están haciendo y de muy buena forma.

Por Danny Arce

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...