Beirut – No No No

Miércoles, 28 de Octubre de 2015 | 11:00 am | No hay comentarios
Beirut – No No No

Artista:

Beirut

Álbum:

No No No

Año:

2015

Sello:

4AD

El último lanzamiento de Beirut, “The Rip Tide” (2011), generó un montón de críticas positivas, que crecían en proporción al éxito de la banda. La genialidad de sus melodías, mezcla de sonidos provenientes de México y Europa Oriental, proyectaban un futuro singular. Hasta hoy esto se cumple, pero con pequeños obstáculos en el camino. Cuatro años fue tiempo suficiente para que una serie de eventos se desataran en la vida de Zach Condon: una separación y posterior hospitalización a causa de un cuadro de agotamiento. Teniendo en cuenta estos antecedentes, al conocerse los planes del nuevo material, se esperaba que la banda de Condon arremetiera con la fuerza característica y los conmovedores arreglos que hicieron de Beirut la respetable banda que es hoy. Sin embargo, parece que el bloqueo de su gestor no ha sido del todo superado.

BEIRUT 01“No No No” es un disco compuesto por nueve canciones, cada una de las cuales no supera los cuatro minutos de duración en promedio, hecho que desde la primera escucha desalienta bastante, pues queda la sensación de estar ante un trabajo incompleto y, sobre todo, carente de la emoción y energía instrumental a la que Beirut nos había acostumbrado. La responsable de abrir los fuegos es “Gibraltar”, pista que con sus riffs de piano y percusión marca la tónica del álbum. Por su parte, la homónima del disco transcurre sencilla, sin mucha complejidad, pero acercándose gradualmente a sonidos anteriores. La voz de Zach logra momentos valiosos y nostálgicos de manera tal, que pareciese que este es el momento de despegue del disco.

Sin embargo, en temas como “At Once”, “August Holland” y “Pacheco” notamos que algo decae, nada nuevo aparece, sólo sucesiones de melodías repetitivas y privadas de carácter, que dejan ver cierto cansancio y desgano. En la misma línea sigue “As Needed”, la pista instrumental del álbum. Nuevamente los riffs de guitarra acústica y piano tienen la intención de conmover, pero quedan estancados en la monotonía de una cadencia superficial e invariable.

El sonido funk de las guitarras en “Perth” devuelve un hálito de esperanza a la escucha, logrando crear un ambiente bailable y dinámico, sin embargo, la fiesta queda trunca con tres y medio minutos de BEIRUT 02duración. Algo similar ocurre con “Fener”, donde aparece un cambio de tempo interesante, pero que no logra ser suficiente para salvar el disco, que concluye con “So Allowed”, pista sutil y emotiva que oscila discretamente entre vientos, cuerdas y la voz de Condon, logrando captar –un poco tarde- la esencia de Beirut.

Al finalizar la experiencia de la escucha quedan algunas reflexiones dando vueltas. Una de ellas es la impresión de un trabajo inacabado y demasiado ligero, lejano al esfuerzo característico con el que se había acostumbrado llegar al oyente en entregas anteriores. Por otra parte, se echa de menos la fuerza de los instrumentos de viento que hacían de cada canción una fuerza única y viva. En general, se trata de un álbum sin mucha profundidad, fácil de escuchar y que, en ocasiones, parece un ensayo falto de seriedad. La ecuación final es simple: para quienes conocemos el talento de Zach Condon resulta difícil conformarse con un disco tan simple y breve. Se extraña la complejidad, y por ello esperamos y confiamos en la total recuperación del músico estadounidense.

Por Camila Fuentes

Enlace corto:

Comentar

Responder